Suscriptor digital
srcset

Edificios que se fueron: el Palacio Dose en la avenida Alvear

Soledad Gil
(0)
11 de octubre de 2018  • 17:38

En la esquina de Av. Alvear y Ayacucho se levantó, entre 1898 y 1938, una importante residencia que el banquero Carlos Dose mandó construir en la quinta de su abuelo Thomas Armstrong.

"Dose" no resuena tanto como "Casares" o "Unzué", apellidos que también tuvieron su residencia en la avenida Alvear. Sin embargo, a pocos metros de la Recoleta, allí donde arranca esa elegante arteria porteña, la familia Dose levantó, poco antes del 1900, un importante palacio. Fue obra de los arquitectos Jacques Dunant y Charles Paquin. De estilo ecléctico, el edificio tenía una clara inspiración Luis XIII, y una gran similitud con la casa principal de la estancia Huetel, que lleva también el sello Dunant, pero es posterior (su primera mitad se concluyó entre 1904 y 1906). En ambos proyectos hay combinación de piedras y ladrillos en sus fachadas, escalinatas de mármol y mansardas.

El Palacio Dose se destacaba en la Avenida Alvear, cuando esta era transitada por carruajes.
El Palacio Dose se destacaba en la Avenida Alvear, cuando esta era transitada por carruajes. Fuente: Archivo - Crédito: Archivo General de la Nación

Carlos Dose Armstrong era nieto de Thomas Armstrong, fundador de la Bolsa de Comercio -que presidió en 1857-1858-, director residente del Ferrocarril Central Argentino y uno de los fundadores de la línea de Buenos Aires a Ensenada. Además, fue el primer presidente de la Compañía de Seguros La Estrella y estanciero (hay en Santa Fe un pueblo que lleva su nombre).

La mensura de la quinta de Armstrong, 1856.
La mensura de la quinta de Armstrong, 1856.

Thomas adquirió en 1854 la quinta que iba desde la calle Larga (Quintana) hasta el bajo de la barranca (Posadas), y desde lo que hoy es Ayacucho hasta la Plazuela (Plaza Intendente Alvear). Sólo la utilizó como residencia de veraneo, hasta que murió en 1875.

Fachada noroeste del Palacio Dose, fotografiado desde la barranca que desembocaba en la ribera del Río de la Plata.
Fachada noroeste del Palacio Dose, fotografiado desde la barranca que desembocaba en la ribera del Río de la Plata. Fuente: Archivo - Crédito: Archivo General de la Nación

Vista noreste del palacio Dose (a la derecha) tomada desde la barranca (hoy calle Posadas). Las lavanderas secaban la ropa al sol en la subida de la calle Ayacucho.
Vista noreste del palacio Dose (a la derecha) tomada desde la barranca (hoy calle Posadas). Las lavanderas secaban la ropa al sol en la subida de la calle Ayacucho. Fuente: Archivo - Crédito: Archivo General de la Nación

Pasó a sus hijas Justa y Emma, quienes debieron ceder una franja del terreno a la Municipalidad para que abriera la calle Bella Vista (av. Alvear), pero quedó en manos de Dolores Armstrong. Su hijo, el banquero Carlos Dose Armstrong, fue quien demolió los viejos edificios y mandó construir el palacio. Casado en 1893 con María Esther Obligado Ortega tuvo cuatro hijos: Justa (1894), Carlos (1896), Alberto Jorge (1898) y María de las Mercedes (1903), madre de una de las pocas nobles argentinas, Mercedes von Dietrichstein.

Interior del Palacio Dose.
Interior del Palacio Dose. Fuente: Archivo

Como las grandes residencias de la época, el Palacio Dose seguía las líneas del grand hôtel particulier francés y constaba de un subsuelo, un piano nobile donde se desarrollaban los salones, una planta alta para las habitaciones de la familia, y un área de servicios en las mansardas. La decoración del Gran Salón y la llamada Salita estuvo a cargo de la casa inglesa Waring & Gillow que eligió, como se usaba entonces, el estilo georgiano para el primero, y una combinación de estilo oriental con toques de estilo inglés para la pequeña sala.

El recreo del Belvedere

El Palacio Dose al fondo. A la izquierda se llega a leer el cartel del Club Ciclístico Italiano que funcionó allí hasta 1910.
El Palacio Dose al fondo. A la izquierda se llega a leer el cartel del Club Ciclístico Italiano que funcionó allí hasta 1910. Fuente: Archivo - Crédito: Archivo Pablo Chiesa

Las pistas del Club Ciclístico Italiano en el Belvedere, junto al Palacio Dose, que apenas asoma a la derecha.
Las pistas del Club Ciclístico Italiano en el Belvedere, junto al Palacio Dose, que apenas asoma a la derecha. Fuente: Archivo - Crédito: Archivo Adolfo Brodaric

Dentro de su quinta, pero antes de la construcción del palacio, Dose había concebido el Recreo Belvedere. Era una propiedad de 9000 m2, entre lo que son hoy las calles Bioy Casares -ex Schiaffino, que aún no existía- y R.M. Ortiz. En 1900, se lo alquiló al Club Ciclístico Italiano, institución predecesora del Club Italiano, que en 1910 se mudó a su sede actual en Caballito, sobre Av. Rivadavia. En 1909, la Municipalidad había intimado a desalojar el terreno, con miras a expropiarlo para ampliar la plaza, dejando 1.000 varas a Carlos Dose para la apertura de la calle Schiaffino.

Justa Dose de Zemborain y su hija Esther, fotografiadas por Van Riel. 1920.
Justa Dose de Zemborain y su hija Esther, fotografiadas por Van Riel. 1920. Fuente: Archivo - Crédito: Archivo General de la Nación

El matrimonio Dose Obligado, mientras tanto, daba importantes fiestas en su residencia y los jardines, a los que concurría lo más granado de la sociedad de entonces.

Las fiestas de Fin de Año en el Palacio Dose eran un clásico. Las organizaba Alberto Dose, hermano de Justa, que vivía también en esa residencia. Diciembre de 1926.
Las fiestas de Fin de Año en el Palacio Dose eran un clásico. Las organizaba Alberto Dose, hermano de Justa, que vivía también en esa residencia. Diciembre de 1926. Fuente: Archivo - Crédito: Archivo General de la Nación

Esta tradición fue continuada por sus hijos, especialmente Alberto (Pepo) y su hermana Justa, que en 1913 contrajo matrimonio con Alfredo Zemborain. Tuvieron siete hijos. Justa fue escritora, autora de varios libros de historia, entre ellos, Tradiciones en el Río de la Plata, y Cinco Cartas del General San Martín, entre otros.

Justa Ester Dose y su marido Alfredo Zemborain, con motivo de sus bodas de plata. Fotografía tomada en la estancia El Recreo que la familia tenía en la localidad de Videla Dorna. 1938.
Justa Ester Dose y su marido Alfredo Zemborain, con motivo de sus bodas de plata. Fotografía tomada en la estancia El Recreo que la familia tenía en la localidad de Videla Dorna. 1938. Fuente: LA NACION

Mercedes, por su parte, pasaba largas temporadas en París y los veranos en la casa que su padre había construido en Mar del Plata.

Antes de incendiarse en los años 50, el chalet de Dose pasó a ser el Hotel Ausonia.
Antes de incendiarse en los años 50, el chalet de Dose pasó a ser el Hotel Ausonia.

El chalet Villa Atlántida de Carlos Dose en Mar del Plata.
El chalet Villa Atlántida de Carlos Dose en Mar del Plata.

Se trataba del magnífico chalet Atlántida, obra del arquitecto francés Gastón Mallet, y nuevo socio de Dunant (Paquin había fallecido en 1898). Juntos, Dunant y Mallet, ya habían proyectado el Club Hotel Sierra de la Ventana y la sede del Centro Naval de Av. Córdoba y Florida, entre otros edificios. Inaugurada en 1921, esta mansión abonaba el estilo normando que dictaba la moda como el más indicado para una propiedad de categoría a orillas del mar. Estaba justo en el Bvd. Marítimo y Lamadrid, y pasó a ser luego el Hotel Ausonia, hasta que se incendió en 1950.

Carlos Dose Obligado (centro) acompañado del capitán Angel María Zuloaga (izq) y Eduardo Bradley (der) en la canastilla del globo Teniente Origone. Abril de 1916.
Carlos Dose Obligado (centro) acompañado del capitán Angel María Zuloaga (izq) y Eduardo Bradley (der) en la canastilla del globo Teniente Origone. Abril de 1916. Fuente: Archivo - Crédito: Archivo General de la Nación

Carlos Dose Obligado fue pionero de la aviación en su juventud, y continuó más tarde con los negocios financieros de su padre. El Banco Dose, con sede en Cangallo 467 en Buenos Aires, tenía importantes sucursales en Santa Fe. La de Las Parejas, aún en pie, era una combinación de banco y casa de fin de semana del propietario. Realizada en estilo neo-colonial, contaba con un aljibe central, que es réplica de uno que se hallaba en el Cabildo de Buenos Aires y otro del Palacio San José en Entre Ríos.

El Palacio Dose, a mediados de los años 30, poco antes de ser demolido. Ya estaba en pie el hotel Alvear detrás.
El Palacio Dose, a mediados de los años 30, poco antes de ser demolido. Ya estaba en pie el hotel Alvear detrás.

A mediados de los años 30, con el hotel Alvear ya inaugurado justo enfrente, la situación financiera comenzó a deteriorarse y la familia se vio obligada a lotear parte de la manzana que les quedaba.

La esquina de Av. Alvear y Ayacucho en la actualidad. El Palacio Dose estaba en la manzana de la izquierda, donde hoy está Hermes.
La esquina de Av. Alvear y Ayacucho en la actualidad. El Palacio Dose estaba en la manzana de la izquierda, donde hoy está Hermes.

La manzana donde estaba el Palacio Dose tal como se la ve hoy.
La manzana donde estaba el Palacio Dose tal como se la ve hoy.

Finalmente, la casa fue demolida en 1938 y en la manzana se construyeron varios edificios de renta. Los Zemborain Dose conservaron una parcela (la de Adolfo Bioy Casares 2037) donde los arquitectos Carlos Alfredo Rocha y Enrique Martínez Castro construyeron un edificio de estilo academicista francés, que se conserva en la actualidad.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?