Suscriptor digital

Para resolver el crimen de un niño extraen muestras de ADN a 3000 personas en un pueblo santiagueño

Marito Salto fue violado, asesinado y descuartizado en el pueblo santiagueño de Quimilí en 2016
Marito Salto fue violado, asesinado y descuartizado en el pueblo santiagueño de Quimilí en 2016 Fuente: Archivo
(0)
8 de octubre de 2018  • 16:06

El 31 de mayo de 2016, Mario Augusto Salto, Marito, de 11 años, fue a pescar a un canal de desagüe próximo a su casa, en la localidad de Quimilí, a unos 230 kilómetros de la capital de Santiago del Estero. No se supo más de él y comenzó una búsqueda desesperada hasta que, dos días después, se produjo el conmocionante hallazgo: Marito apareció asesinado; su cuerpo, descuartizado, a la vera de la ruta que comunica con Otumpa. Los médicos legistas corroboraron, además, que había sido golpeado, abusado sexualmente y estrangulado.

Por el caso hay ocho detenidos, acusados de homicidio triplemente calificado por alevosía, ensañamiento y con el concurso de dos o más personas; privación ilegítima de la libertad y abuso sexual con acceso carnal en concurso real de delitos. Este año fue detenido el comisario Walter Céliz, exjefe de policía de Quimilí, por presuntas irregularidades.

Pero a la Justicia santiagueña las pruebas científicas le revelan que hay otros dos implicados que resta identificar. Hoy, en Quimilí, entre sus 27.000 habitantes hay más de 3000 sospechosos por el crimen: entre ellos, dos hombres con vínculos de sangre entre sí.

Más de dos años después del aberrante hecho, la Justicia santiagueña decidió tomar muestras de ADN de más de 3000 habitantes de la ciudad cabecera del departamento de Moreno, uno de cada familia de la localidad.

La jueza de la causa, Rosa Falcó, entiende que de este modo se podrá identificar a los culpables, que podrían ser hermanos.

El macabro hallazgo de Marito se produjo en una zona del pueblo alejada del lugar de su desaparición. Allí lo encontraron, descuartizado, sus restos puestos en varias bolsas de basura. Había sido violado reiteradamente y luego, desmembrado con un cuchillo de carnicero. En otra de las bolsas estaba la ropa del chico. Se sospecha que fue víctima de algún tipo de ritual satánico.

La jueza Falcó relató al canal de noticias TN que se realizaron estudios de ADN sobre las evidencias encontradas -el cadáver y la ropa del chico- y "se determinó que había dos ADN distintos".

Agregó: "De ese material se ha estudiado el cromosoma Y y los especialistas nos han informado que eran de la misma familia. Podrían ser hermanos o parientes por línea paterna".

Falcó señaló: "Después de muchas incidencias en la causa, que lleva más de dos años de investigación, se ha establecido la necesidad de encontrar a los autores materiales del abuso. Se determinó que se tome una muestra de ADN por familia, de todas las familias del pueblo, del individuo masculino mayor de edad del grupo".

La jueza consideró que con la muestra de cada familia de Quimilí se podría ver "si hay coincidencia con el ADN encontrado en el cuerpo del niño". Falcó destacó que este proceso "ha reducido mucho el universo de los 27.000 habitantes que tiene Quimilí".

Detalló la magistrada que el proceso de toma de ADN de los habitantes de Quimilí -realizado mediante un hisopado bucal- culminó el viernes pasado y se realizó con la colaboración de la Gendarmería Nacional.

El análisis de las muestras recogidas se llevará a cabo en el Laboratorio de Genética del Poder Judicial provincial. La jueza expresó calma cuando se le consultó con respecto a cuándo estarán los resultados de los múltiples exámenes: "Es un proceso que se hace paulatinamente. Lleva el tiempo normal del proceso".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?