Venezuela: sospechosa muerte de un concejal detenido

La policía dice que se suicidó, pero creen que fue asesinado
(0)
9 de octubre de 2018  

CARACAS (Reuters).- Un concejal opositor venezolano que había sido detenido la semana última, al que el gobierno vinculó con la explosión de dos drones durante un acto militar al que asistía el presidente Nicolás Maduro , murió ayer al caer desde un décimo piso de una sede policial en Caracas.

El fiscal general Tarek Saab dijo a la televisión estatal que el concejal Fernando Albán solicitó permiso presuntamente para ir al baño y se lanzó desde el vacío en el Sebin, la sede de la policía de inteligencia donde estaba recluido desde el viernes.

El ministro del Interior, Néstor Reverol, informó en Twitter pocos minutos después que el detenido estaba "en sala de espera del Sebin cuando se lanzó por una ventana de las instalaciones, cayendo al vacío, ocasionándole la muerte". Albán también era investigado por "actos desestabilizadores dirigidos desde el exterior", agregó Reverol.

Críticos y opositores pusieron en duda la versión del suicidio. Líderes del partido opositor Primero Justicia, al que pertenecía Albán, dijeron que su arresto se debía a las denuncias por violaciones de derechos humanos que formuló el concejal en recientes reuniones en la sede de las Naciones Unidas en Nueva York.

"Exigimos la verdad y declaramos que esta dolorosa situación demuestra lo peor de la dictadura: un sistema de muerte que penetra en la conciencia de quienes defendemos la libertad en Venezuela", dijo Primero Justicia en un comunicado.

El diputado opositor José Guerra dijo en un tuit: "¿Albán se suicidó? No. Lo mataron en el Sebin. Conociendo a Fernando, jamás creeré en la versión del suicidio. ¿Lanzarse de un piso 10 en un edificio herméticamente cerrado? ¿No estaba custodiado? ¿No estaba esposado? Mil veces asesinos".

El abogado del concejal, Joel García, dijo a periodistas que el domingo, cuando lo vio en los tribunales, el detenido "no estaba golpeado, estaba bien". Añadió que le dijo "que no había sido objeto de tortura; sí de mucho interrogatorio. No tenía rasguños".

Al menos una treintena de personas están siendo investigadas por la explosión de los drones, entre ellas, el diputado opositor Juan Requesens, también del partido Primero Justicia, que permanece preso desde hace dos meses. Su familia ha denunciado que está incomunicado.

El gobierno del país petrolero y el propio presidente Maduro sostienen que la explosión de los drones el 4 de agosto último fue un intento de "magnicidio".

Críticos del mandatario dicen que está utilizando el incidente para sofocar a sus opositores y consolidar su poder, en momentos en que Venezuela enfrenta una combinación de recesión económica y escasez, un cóctel que ha empujado a muchos venezolanos a emigrar.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.