Suscriptor digital

Racing es el líder de la Superliga, pero Coudet aún tiene materias pendientes

Racing tiene que mejorar en los partidos decisivos y Coudet lo sabe
Racing tiene que mejorar en los partidos decisivos y Coudet lo sabe Fuente: FotoBAIRES
Nicolás Zuberman
(0)
8 de octubre de 2018  • 23:59

Racing no puede en los partidos clave en 2018. Y esa es la herida que más lastima al puntero de la Superliga, más aún que el dolor de empatar como local un clásico ante Boca que parecía ganado. Como le ocurrió en el duelo crucial ante Colón, como le pasó las tres veces que se cruzó con River o en el tropezón por la Copa Argentina ante Sarmiento de Resistencia, dejó la sensación de que algo le falta en estos partidos. Los más bondadosos podrán decir que es suerte. Otros, como Lisandro López después de la eliminación de la Copa Libertadores en el Monumental, consideran que la mentalidad se entrena como un control en una práctica.

Anteayer, a nueve minutos del final, la Academia ganaba con comodidad 2-0. Dominaba el partido y miraba como un espectador cómo Boca caminaba por la cornisa de la cordura. Pero el descuento de Ábila reavivó temores que parecían olvidados por los cinco triunfos en fila. La locura, con el 1-2, pasó del banco visitante al local: Coudet se quitó la campera y descargó su furia con el árbitro Darío Herrera. Zaracho cometió su segunda falta del partido y dejó a su equipo con diez. El ambiente empezaba a presentir lo que ocurrió: el colombiano Villa recibió sin marca en el área y señaló el empate que parecía imposible. "Duele porque habíamos hecho un gran esfuerzo. Que se nos escapen dos puntos en casa duele mucho. Pero tampoco es para volverse loco. Ahora tenemos 15 días para recuperar jugadores. El equipo está bien: tiene juego, tiene presencia, tiene gol. Estamos bien", relativizó Coudet.

Resumen de los goles del empate entre Racing y Boca - Fuente: Télam

02:59
Video

Desde que se estrenó como técnico de Racing, en enero pasado, salir victorioso de un clásico o de un partido decisivo quizás sea la materia que le falta al Chacho. Y esa es una sombra que los persiguió en Rosario Central. Protagonista en dos temporadas y con triunfos sobre Newell's, no coronó con un título: cayó en dos finales por la Copa Argentina ante Boca y River. En cada una de esas derrotas, ya con el resultado puesto, se escucharon voces críticas por la mala lectura de momentos del juego y por los cambios que ensayó. Con Boca, el ingreso de Ricardo Centurión, calentó un partido que ya parecía resuelto; tampoco supo cuidar a Zaracho, amonestado, cuando el juego se tornó áspero. "Los cambios fueron obligados. Lisandro tenía cargado el posterior. Cristaldo y Díaz estaban con molestias. Son 20 segundos que marcan la diferencia. Antes de la expulsión le había dicho a Ariel (Broggi, su ayudante) que saquemos a Zaracho. No nos dio el tiempo", explicó Coudet. En dos fechas recibirá a San Lorenzo, una nueva oportunidad para aprobar ganar un clásico con Racing.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?