El límite de Macri es su propia autoridad

Jaime Rosemberg
Jaime Rosemberg LA NACION
(0)
9 de octubre de 2018  

Puede tolerar, con la filosofía y el estilo zen que fue moldeando con el paso del tiempo, que su aliada más incómoda lo acuse de "viajar en helicóptero desde chiquito". También, pasar por alto con altas dosis de paciencia que le cuestione algún funcionario al que quiere desde siempre o que se pelee con un aliado esencial, como lo fue el juez de la Corte Ricardo Lorenzetti .

Pero lo que el presidente Mauricio Macri no está dispuesto a aceptar de ningún modo es que Elisa Carrió le cuestione su liderazgo en el proyecto político de Cambiemos, que lo llevó a la Casa Rosada el 10 de diciembre de 2015.

"El que lidera el fin de la impunidad y que tengamos una Justicia verdaderamente independiente es el Presidente", dejó trascender Macri en la larga jornada del domingo, que distó de ser apacible por obra y gracia de los desafíos mediáticos de la fundadora de ARI.

Casi con las mismas palabras, el ministro del Interior, Rogelio Frigerio , blanqueó ayer el malestar presidencial luego de la reunión de gabinete, más allá del tono diplomático que utilizó.

El Presidente conoce a Carrió desde que eran rivales en la ciudad de Buenos Aires, con competencia directa incluida en 2005. Desde ese entonces, y más allá de pertenecer a mundos distintos, muchos prejuicios mutuos cayeron y la relación comenzó a ser de confianza y familiaridad. Sin embargo, la líder de la CC-ARI nunca dejó de considerarse la principal referencia moral del Gobierno, tal como ella misma lo expresó públicamente en más de una oportunidad. Y las discusiones se hicieron más ásperas en las últimas semanas. "La autoridad no se impone ni se declama. Se ejerce y el resto la reconoce", afirmaba ayer uno de los referentes legislativos de Carrió, muy en línea con el pensamiento de su jefa política.

Cerca del Presidente conviven dos posturas. La primera, más radical, apunta a los conflictos generados en los últimos tiempos por Carrió con miembros del Gobierno, incluso con aquellos con los que en un principio tenía una buena relación, como el presidente de la Cámara baja, Emilio Monzó , y el actual titular de Producción, Dante Sica . "Hoy está restando más de lo que suma", le sugieren a Macri. Del otro lado, ministros "políticos" como el propio Frigerio y el jefe de Gabinete, Marcos Peña, sugieren mantener buenos vínculos, siempre en línea con el respeto a la "autoridad" del Presidente.

Todo indica que la espuma del conflicto bajará y que no habrá contrapuntos directos con el Presidente. Un conflicto abierto entre ambos con la economía complicada y la reelección puesta en duda según varios sondeos no le conviene a ninguno de los dos. Aunque nadie podría asegurar que los reclamos de la líder de la CC-ARI hacia Macri se acabaron en el crítico fin de semana que pasó.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.