Cristina y sus hijos están más cerca de otro juicio oral

Es por cobrar "retornos" de las obras otorgadas a Báez
Es por cobrar "retornos" de las obras otorgadas a Báez Fuente: Archivo
Hernán Cappiello
(0)
9 de octubre de 2018  

Cristina Kirchner y sus hijos, Máximo y Florencia , están cerca de enfrentar otro juicio oral: esta vez por cobrar "retornos" de Lázaro Báez , en pago por las millonarias obras públicas con las que lo beneficiaron. Estos pagos se efectuaron mediante la simulación de contratos de alquiler de habitaciones hoteleras a la empresa Hotesur , dueña de la Hostería Las Dunas y el Hotel Alto Calafate.

La novedad es que la Cámara Federal ratificó ayer los procesamientos de Cristina Kirchner, de sus dos hijos, de Lázaro y Martín Báez, de Romina Mercado (sobrina de la expresidenta), del contador Víctor Manzanares -detenido desde hace un año- y de Osvaldo Sanfelice, supuesto prestanombre de los Kirchner, entre otros implicados. Este fallo fue firmado por los jueces de la Sala I de la Cámara Federal, Leopoldo Bruglia, Pablo Bertuzzi y Mariano Llorens.

Con estos procesamientos firmes se allana el camino para que el juez Julián Ercolini eleve este caso a juicio, como lo hizo con su gemelo, Los Sauces.

De este modo, el 26 de febrero próximo comenzará un juicio oral contra Cristina Kirchner, Julio De Vido, José López y Lázaro Báez, entre otros, por haber beneficiado al empresario santacruceño con obras públicas por $15.000 millones. Las otras causas -Hotesur y Los Sauces- son parte de la misma maniobra, pues constituyen el tramo en el que se verifica el retorno de parte de esas ganancias al patrimonio de Néstor y Cristina Kirchner, según dijeron los jueces.

Cuáles son las causas de Cristina Kirchner que la acercan al juicio oral

1:42
Video

Este mecanismo de retorno se verificaba, en el caso de Los Sauces, mediante el pago de alquileres que hacían Báez y Cristóbal López a los Kirchner por propiedades que estaban a nombre de su empresa, Los Sauces. En el caso de Hotesur, el mecanismo consistió, primero, en que Néstor Kirchner compró Hotesur y los hoteles Las Dunas y Alto Calafate con dinero que le prestó Báez.

Luego alquiló los hoteles a Valle Mitre, que recibió sumas millonarias de las empresas de Báez, quien a su vez pagó enormes sumas de dinero a los Kirchner.

Esos contratos entre las empresas de Báez y Valle Mitre, según dictaminó la Cámara Federal, eran simulados. Algunos de ellos eran por alquiler de habitaciones hoteleras para empleados de Austral Construcciones, que hacía obras a más de 400 kilómetros de los hoteles.

Otro acuerdo firmado era por la contratación de un asesoramiento hotelero y otro por la realización de un emprendimiento turístico, nunca realizado, en la Península de Magallanes, cerca del glaciar Perito Moreno.

"A través de los contratos de locación Báez les habría girado a los exmandatarios una parte de las ganancias ilícitas producto de las defraudaciones cometidas", escribieron los camaristas, y dijeron que no importa que esas sumas sean inferiores a las ganancias de Báez.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.