Suscriptor digital

La historia de Carlos Lampe, el arquero que llega a Boca para ganar la Copa Libertadores

Carlos Lampe, el arquero que llega a Boca
Carlos Lampe, el arquero que llega a Boca Fuente: AP
Franco Tossi
(0)
9 de octubre de 2018  • 09:25

Carlos Emilio Lampe Porras, o simplemente Carlos Lampe, empieza a cumplir uno de sus sueños. Porque el Complejo Pompilio lo recibió con los brazos abiertos para que realice su primera práctica en Boca, institución en la que permanecerá, al menos, hasta diciembre por el vínculo a préstamo. Pese a que solo tiene permitido vestir la camiseta xeneize en la Copa Libertadores, lo que significará un máximo de cuatro encuentros si acceden a la final, el arquero está muy entusiasmado con la oportunidad y quiere que la experiencia sea inolvidable y duradera. Quién es el hombre que fue criado por una familia deportista.

Nacido en Santa Cruz de la Sierra, Lampe será el segundo futbolista de esa nacionalidad que forme parte del plantel profesional en la historia de esta institución. El anterior había sido José Milton Melgar, el volante que jugó 99 partidos oficiales de 1985 a 1988 y convirtió cuatro goles.

Lampe comenzó su carrera en 2005. Y recién en 2016 salió de su país para jugar por primera vez en un club del exterior. Justamente del cual provino para desembarcar en Boca: Huachipato, de Chile, en el que atajó durante dos años. Antes había tenido dos ciclos en Universitario de Sucre (2005-2006 y 2009-2010), Bolívar (2007 y 2012) y San José de Oruro (2011-2012 y 2013-2015), mientras que además tuvo pasos por Guabirá, en 2008, y Sport Boys, en la temporada 2015-2016, en donde consiguió el único título de su carrera: el torneo apertura boliviano.

El mensaje de Carlos Lampe sobre su comienzo en Boca - Fuente: Twitter

00:45
Video

Ahora sueña con que su curriculum no muestre en el futuro que su paso por el xeneize solo comprendió algo más de dos meses y a base de un reemplazo (por el lesionado Esteban Andrada). Sino más bien que confía en que en ese corto lapso hará historia: "Ojalá estos meses se conviertan en años. Voy para cumplir el sueño mío, de mis compañeros y de todo Boca, que es ganar la Copa Libertadores". Porque asegura que su pasión por el azul y oro va más allá de esta contratación: "Siempre fui hincha. De chico admiraba a Oscar Córdoba y a Roberto Abbondanzieri".

Tiene una considerable altura de 1,92 metros, apenas un centímetro menos que el ex hombre de Lanús. De hecho, lo exprime al máximo a la hora del juego aéreo: él mismo sostiene que se destaca en el corte de los centros, además de que también puede jugar adelantado para anticipar los ataques rivales. Sin embargo, su estatura conlleva una historia familiar. Porque su padre (también llamado Carlos Lampe, se crió en Argentina hasta los 21 años) y su hermana Claudia fueron basquetbolistas.

Eso hizo que el nuevo refuerzo de Boca tenga un pasado con la pelota naranja: jugó dos campeonatos Sudamericanos con 16 años, hasta que se inclinó por el fútbol. Quería ser delantero, pero por sugerencia de su papá se mostró bajo los tres palos. Su madre también tenía alma de deportista: se desempeñaba en el mundo del vóley y vistió la camiseta de Bolivia.

Es un arquero que llega dulce. Porque en el último encuentro que disputó con la camiseta de Huachipato batió el récord institucional y se transformó en el guardavalla que más tiempo estuvo sin recibir goles en la historia: superó los 457 minutos que ostentaba Roberto Ortiz desde 1983 y su marca llegó a los 462

Los fanáticos boquenses le comenzaron a tomar cariño a partir de su entusiasmo por llegar. Estuvo pendiente de la clasificación ante Cruzeiro (si Boca no pasaba, él no sería refuerzo), a tal punto de haber gritado el gol, de manera escrita, en su cuenta de Twitter. Y aunque muchos lo empezaron a conocer hace unos pocos días, con el runrún de su llegada, la realidad es que es un habitué de la Selección de Bolivia: es el arquero titular desde 2016, previo a la Copa América Centenario de Estados Unidos.

Los colores de su país son sagrados para él, pero es consciente del paso importante que dio, a sus 31 años, al arribar a un club como Boca. En consecuencia, no viajará para los amistosos ante Birmania e Irán, a disputarse en las capitales de esas naciones, en una decisión tomada por él y el venezolano César Farías, el entrenador. ¿Por qué? Tan ilusionado está con esta nueva etapa que quiere aprovechar al máximo el tiempo, mostrarle sus habilidades a Guillermo Barros Schelotto y así ganarse el puesto para la serie ante Palmeiras.

Carlos Lampe será el cuarto guardameta que llega para cuidar el arco de los Mellizos: Axel Werner en 2016, Agustín Rossi en 2017 y Esteban Andrada en 2018. Y el sexto en formar parte del ciclo: Barros Schelotto supo contar con Agustín Orion y Guillermo Sara.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?