Suscriptor digital

La multinacional de las pinturas que se hizo de abajo

Claudio Rodríguez (Sinteplast)
Claudio Rodríguez (Sinteplast)
Cintia Perazo
(0)
10 de octubre de 2018  

De un pequeño taller de repintado automotriz a una multinacional de las pinturas con operaciones en toda la región. Así se podría resumir el camino que recorrió Sinteplast, empresa fundada en 1957 por Raúl Rodríguez que hoy factura US$220 millones y cuenta con nueve plantas distribuidas en la Argentina, Brasil, Uruguay, Paraguay y Bolivia.

"Papá había hecho solo la primaria, era huérfano de padre, tenía cinco hermanos y tuvo que empezar a trabajar a los 13 años. Empezó pintando autos y unos años más tarde fundó esta empresa", explica Claudio Rodríguez, uno de los cuatro hijos de Raúl que hoy dirigen la compañía.

1- Recordar de dónde se viene

La infancia de Claudio transcurrió entre latas y pinturas. "En 1955, mi padre empezó a construir un chalecito en San Justo, provincia de Buenos Aires. Cuando lo terminó, le pidió a mi madre permiso para usarlo unos meses y terminó funcionando allí la fábrica por doce años. También recuerdo que en aquella época la energía eléctrica era muy mala, con lo cual las máquinas podían funcionar solo cuando toda la gente se iba a dormir. Entonces mis padres salían de la fábrica a las seis de la tarde. A esa hora nos íbamos a casa, cenábamos y volvíamos a las once de la noche a prender la maquinaria. Después, entre todos, desde los más grandes hasta los más chicos, pegábamos las etiquetas y ayudábamos a archivar", cuenta.

Para poder estar a la altura de las necesidades de su compañía, Claudio estudió varias carreras. "Soy técnico electrónico, después me recibí de ingeniero químico. También me estudié Ingeniería en Higiene y Seguridad Industrial, y, por último, hice un máster en Administración de Empresas. Me fui capacitando de acuerdo con las necesidades de la compañía. Es que fui pasando por distintas áreas", enumera Claudio. Pero según él formar parte de la compañía familiar no fue un mandato, sino una elección. "Los mandatos y las obligaciones no sirven. El esfuerzo de mi padre, la tenacidad y el orgullo es lo que a uno lo lleva a seguir el mismo camino. A mí me gustan mucho los desafíos y por eso me encuentro muy cómodo en Sinteplast, una empresa que crece continuamente. Cuando ingresé hacíamos 10.000 litros de pintura al mes y hoy estamos en los siete millones. Y somos líderes en la Argentina, segundos en Uruguay y Bolivia y estamos luchando en Paraguay y en Brasil", agrega el actual director de administración y finanzas de la multinacional argentina.

2- No asustarse ante las crisis

Cuando se le pregunta sobre los momentos complicados que atraviesa nuestra economía, Claudio es contundente: "Siempre pensamos que la crisis la vamos a pasar porque ya sabemos cómo hacerlo después de tantas que hemos vivido. Además, tenemos que pensar a mediano y largo plazo. Si nos quedamos pensando en la crisis actual o en la próxima, es imposible avanzar".

En la fabricante de pinturas además aseguran que el impacto de la recesión todavía no se siente con tanta fuerza en su principal negocio. "Observamos un caída en el sector industrial, al que nosotros le vendemos pinturas para automóviles. Pero en la línea de productos para el hogar no estamos tan mal, porque la gente sigue tratando de mejorar su casa y de estar en un ambiente alegre y limpio".

3- No dejar de invertir

En línea con el ADN innovador de esta compañía, Sinteplast está invirtiendo US$23 millones en un nuevo depósito automatizado, que comenzará a operar en abril de 2019. Además, acaba de lanzar una nueva línea de productos para la construcción que incluye la producción y comercialización de impermeabilizantes y productos para el tratamiento de humedad, aditivos para morteros, grouts y anclajes. "Hasta ahora ingresábamos a las obras recién cuando se había finalizado; ahora podremos llegar antes y comenzarán a venderse nuestros productos en los corralones", dice Claudio.

4- Anticiparse a los cambios

A la hora de hablar sobre el futuro del sector, el director del área financiera de Sinteplast reconoce que a veces los desarrollos que se realizan están por delante de la demanda del consumidor. "Hoy tenemos pinturas ecológicas que están ingresando en el sector, pero muy lentamente. Hay también pinturas que ofrecen veinte años de garantía, pero el mercado está tardando en incorporar estos nuevos productos", asegura. La necesidad de anticiparse a los cambios también se aplica puertas adentro. A 60 años de la fundación de la empresa, ya se está preparando el desembarco de la tercera generación. Los fundadores tienen 16 nietos, de los cuales cinco ya forman parte de la compañía. "Tenemos un protocolo familiar muy estricto que debe cumplirse. La tercera generación, para poder pertenecer a la empresa, debe capacitarse. Los nietos deben ser universitarios, bilingües y tener un máster. Eso sí: nosotros los apoyamos y les pagamos las carreras para que puedan prepararse", asegura.

Minibio

  • Inicios: Sinteplast nació a partir de un pequeño taller de repintado automotriz fundado por Raúl Rodríguez.
  • Líder regional: Hoy, la empresa factura US$220 millones y opera en cinco países de la región y cuenta con nueve plantas
  • Segunda generación: Claudio Rodríguez, junto con sus hermanos Miguel, Rubén y Gabriel, hoy representa a la segunda generación que está dirigiendo la compañía

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?