Soles

Noelia Rivero
Noelia Rivero LA NACION
Fuente: AFP - Crédito: Louisa Gouliamaki
(0)
10 de octubre de 2018  

Isla de Sifnos, Grecia.- Una vez, en un atardecer prematuro, producto de un eclipse, la televisión filmó la reacción de los animales: una alpaca plegándose sobre sus patas, el ganado reuniéndose para tener protección en esa breve noche. Lo que la mirada humana señalaba como ingenuidad era, al contrario, una sincronía maravillosa, sencilla, con los ritmos del sol y la sombra. Algo de eso se observa en esta puesta de sol, retratada desde la pequeña isla de Sifnos. Más cercano al fuego, el último color del astro parece avisar que las sombras no serán eternas, que su energía aún rondará, marcándonos a su modo una idea del tiempo. Pero nosotros no obedecemos. Y permanecemos con los ojos abiertos en la noche. El tiempo está en nuestras pantallas y en nuestras computadoras, cronometrado; también en nuestra mente, que se debate y combate, en vez de plegarse y dormir.

Edición fotográfica Juián Bongiovanni

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.