Suscriptor digital

Buenos Aires 2018: Entre los diques de Puerto Madero el remo regaló nuevas postales al barrio

El remo fue protagonista del día en Puerto Madero; los andariveles atravesaban los diques por debajo del Puente de la Mujer
El remo fue protagonista del día en Puerto Madero; los andariveles atravesaban los diques por debajo del Puente de la Mujer Fuente: LA NACION - Crédito: Fabián Marelli
Mauricio Giambartolomei
(0)
9 de octubre de 2018  • 20:48

Las banderas de Uruguay, Suiza y de la Argentina colgaban y flameaban en el Puente de la Mujer, entre los diques de Puerto Madero que desde hace varios días lucen distinto. María González, recién llegada de Lima, Perú, observaba con cierta sorpresa aquel ícono porteño convertido en una tribuna que alentaba con pasión a cada paso de los botes. Quizás no esperaba encontrarse tan cerca de la competencia de remo de los Juegos Olímpicos de la Juventud, pero la curiosidad pudo más y se quedó, después de almorzar en una parrilla, a conocer un poco más sobre este deporte que se realizaba a pocos metros de la Casa Rosada.

El Puente de la Mujer se convirtió en una de las tribunas de los asistentes a la competencia de remo de los Juegos Olímpicos de la Juventud
El Puente de la Mujer se convirtió en una de las tribunas de los asistentes a la competencia de remo de los Juegos Olímpicos de la Juventud Fuente: LA NACION - Crédito: Fabián Marelli

No fue la única porque estas pruebas, que le dieron la primera medalla a la Argentinaatrajo a otros turistas, estudiantes que antes de ingresar a la universidad se hicieron un lugar para ver las carreras, oficinistas que en el horario del almuerzo se encontraron con postales distintas a las de todos los días y turistas que mientras almorzaban seguían de cerca a los botes, entre otros espectadores ocasionales que se arrimaron a las barandas de los diques.

"Me preguntaba cuál era la historia de este barrio, cómo había nacido y cosas así, pero no imaginé que podría encontrarme con esto", le decía María a José Luis Elcuaz, su acompañante, de Tres Arroyos, que realizó una breve reseña con los datos más importantes de Puerto Madero. "Tener la posibilidad de estar tan cerca de los deportes olímpicos es fabuloso porque se hacen al aire libre y en lugares públicos, como pasó con la ceremonia de apertura en la 9 de Julio. Fue una sorpresa encontrarnos con esto después del almuerzo. No teníamos ningún pase y pudimos disfrutarlo igual", contaba el hombre.

Banderas de la Argentina, Uruguay y Suiza, entre otros países, flamearon en el Puente de la Mujer, convertido en tribuna en la competencia de remo
Banderas de la Argentina, Uruguay y Suiza, entre otros países, flamearon en el Puente de la Mujer, convertido en tribuna en la competencia de remo Fuente: LA NACION - Crédito: Fabián Marelli

Las carreras de remo, en varias de las categorías, se realizaron en los diques ubicados entre las calles Azucena Villaflor y Macacha Güemes, con andariveles que pasaban por debajo del Puente de la Mujer. No solamente esa estructura sirvió de tribuna, sino también la fragata Sarmiento, en exposición, colmada de alumnos que, ante el paso de los deportistas, corrían a estribor, cerca de popa, para estar un poco más cerca de ellos.

Algunas personas se mantenían ajenas a lo que ocurría en el agua, como la quinceañera de vestido azul que posaba para las fotos que se verían en su fiesta de cumpleaños. Otras mostraban interés por todos los Juegos Olímpicos. "En Vicente López hay una pista de BMX y de patín, deberíamos ir", se escuchó decir a dos chicos que caminaban presurosos para acceder a la tribuna oficial de remo.

Competencias urbanas

"Durante varios días estuve viendo cómo montaban todas las estructuras, la organización de los lugares, y no podía dejar de ver de qué se trataba. Hoy (por ayer) vine antes y me quedé un rato viendo esto que me parece muy novedoso", sostenía Lucila Carusso un rato antes de entrar a la Universidad Católica Argentina para cursar una materia de Agronomía. "Ojalá se mantenga esto así, la limpieza del agua y la estructura para practicar este deporte acá", acotaba.

Cerca de la largada de los botes, que salían desde una plataforma resguardada por cuatro miembros de Prefectura Nacional montados en dos motos de agua, Lucila veía cómo las embarcaciones atravesaban los diques hacia la línea de meta. A su lado Matía Ayala estaba más entusiasmado que ella en lo que estaba viviendo. "Para mí no es ninguna sorpresa porque sabía lo que estaba pasando en Puerto Madero. Salí de trabajar, en Mataderos, y me vine enseguida. También quiero ver rugby, en San Isidro, y dar otras vueltas por el Parque Urbano que está cerca de acá", agregaba. Allí se disputan las pruebas de breaking, básquet, escalada, y otras.

Entre la sorpresa y la fascinación por las nuevas postales de la zona, el remo dejó su sello en el barrio más jóven de la ciudad, por dónde la circulación de vehículos está restringida, pero sin colapsar. Los mayores problemas de tránsito siguen siendo por la obra del Paseo del Bajo. Los organizadores aconsejan tener en cuenta esta situación y recomiendan salir de sus casas con anticipación para no perderse ningún detalle de las competencias.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?