Suscriptor digital

Dejar atrás la decadencia crónica

Federico Pinedo
Federico Pinedo PARA LA NACION
(0)
10 de octubre de 2018  

Una vez, el dalái lama dijo que debíamos agradecerles a nuestros enemigos -que al final del día no son tantos, agregó- porque ellos son los que nos hacen superarnos y crecer. La Argentina tiene una enorme oportunidad de salir fortalecida de los momentos difíciles que estamos pasando. Podemos conquistar los primeros diez años de estabilidad y dejar atrás una decadencia crónica, que construimos al reemplazar el Estado de Derecho por el sistema de la arbitrariedad de los poderosos, es decir, por un Estado mafioso. Dos grandes avenidas de políticas de Estado se abren frente a nosotros: la conquista de la estabilidad para construir sobre ella el desarrollo social y la conquista del imperio de la ley por sobre cualquiera y por sobre todos. Es una gran oportunidad. Podemos salir. Depende de nosotros.

Cuando en 2010 Mauricio Macri aparecía como el principal adversario de los Kirchner, un grupo estatal armó una causa judicial inventada para meterlo preso. Quienes estábamos con Macri y dábamos la cara y las explicaciones del caso, creíamos que efectivamente lo iban a meter en una cárcel, solo por ser un dirigente opositor. Ese era el funcionamiento del sistema democrático entonces, hasta que descubrimos que el denunciante anónimo de la causa no era sino un agente de inteligencia del gobierno nacional, que fue filmado cuando hacía la llamada. El juez era Oyarbide, vinculado a la Policía Federal de esos tiempos. La Cámara debía liberar a algunos subordinados por lo evidente de la falsedad, pero mantenía procesado al jefe de gobierno. Hice varios pedidos de juicio político y pedí que se trataran juntos, porque mostraban cómo actuaba el juez, pero la mayoría oficialista del Consejo de la Magistratura los trató y desechó uno por uno, como si fueran sentencias ajenas a un modus operandi que yo creía claramente delictivo. Solo tuvimos la solidaridad de algunos opositores a nosotros, como la doctora Carrió, mientras muchos de los que hoy hablan con el índice levantado sonreían desde la tribuna. Mientras esto pasaba, también pasaban los bolsos.

La única manera de crear producción y trabajo, bienes y servicios, es con confianza. Quienes deben tomar las decisiones de emprender e invertir sus recursos buscan que se bajen los umbrales de riesgo para tener más confianza. No puede haber confianza, ni producción ni empleo sin estabilidad. Aprobar un presupuesto nacional sin déficit primario, sin gastar más de lo que tenemos, y con las provincias con superávit, es una enorme oportunidad para generar una década de desarrollo, trabajo y disminución de la pobreza. La Argentina puede dar vuelta la página de la decadencia.

Pero para eso hay que ser responsables. Cuando se tiene una sequía que quita ocho mil millones de dólares, y suben las tasas de interés internacionales, y se corta el crédito, y sube el petróleo que compramos, y baja la soja que vendemos y caen nuestros socios comerciales, hay que ver cómo ayudar y no hacerse el inteligente atacando a las autoridades democráticas del momento. El gradualismo era la propuesta de todo el arco político. Lo que diferenció en eso a los distintos sectores es que, ante la crisis, la acción política internacional del Presidente consiguió 57 mil millones de dólares, sin los cuales estaríamos en otra destrucción hiperinflacionaria.

Los héroes de esta etapa de nuestra historia no serán los cínicos, los que dicen que todo se va al demonio siempre, inexorablemente, los que afirman que los argentinos no podemos mejorar y estamos condenados a la autodestrucción, los que solo se limitan a acusar a los que ponen en juego su cuerpo y su nombre, los que pelean con los que lidian con la realidad comparando sus resultados con un ideal absoluto que no existe, los que desprecian a los que no piensan como ellos, los que no quieren conocer las miserias que padecen los excluidos, los que lucraban con gobernantes corruptos, los que hacían lobby para levantar paredes contra la competencia mientras convertían la Argentina en el país más caro del mundo, mientras ellos pasaban a ser los ricos universales, los delincuentes con cargos públicos, los depredadores.

Los héroes de esta etapa serán los que creyeron que la Argentina es un gran país y que no somos menos que nadie, aunque debemos esforzarnos y sacrificarnos para ser mejores. Los héroes serán los que acuerden para construir, en lugar de apostar a destruir. En el medio, muchos argentinos están padeciendo, y a ellos les digo que vamos a salir.

Presidente provisional del Senado de la Nación

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?