Suscriptor digital

La portentosa nave Argentina

Maximiliano Gregorio-Cernadas
(0)
10 de octubre de 2018  

Se cuenta que el general romano Pompeyo arengó a sus marineros reacios a embarcarse por temor a una tempestad con la frase "Navegar es necesario; vivir no lo es", la cual se aplica desde entonces a aquellas disyuntivas supremas entre una humillante inacción que apenas conserve la vida o el riesgo de perecer en una acción heroica que lo cambie todo.

La Argentina de hoy semeja aquella nave de Pompeyo que, amenazada por un temporal, se debate entre resignarse a retornar al cómodo puerto que la cobijó por casi 90 años o continuar su travesía proa al mar abierto, enfrentando con coraje el vendaval en busca de horizontes superadores.

Desde los golpes conservadores y reaccionarios de 1930 y 1943, la nave Argentina ha subsistido amarrada a un muelle decadente, apenas flotando, precariamente sostenida por tres pilares hundidos en un lecho fangoso: desprecio por la ley y las instituciones democráticas, abuso del aparato estatal y corrupción. Durante ese largo período, sus sucesivos comandantes persuadieron a buena parte de su tripulación con un palabrerío mesiánico, pero conservador, de que se prosperaría permaneciendo amarrados, solo luciendo su antiguo aparejo e invocando la restauración de supuestas glorias en tierra firme, por lo que zarpar constituiría una traición pues expondría la nave a ominosos peligros.

La comodidad para la embarcación era evidente: el orden de a bordo se transgredía a discreción, sus bienes se usaban sin reparos, florecían los negocios espurios y la nave vivía no de su comercio, sino de su pasado, cual barco-museo, cobrando entradas para relatar a los incautos hazañas jamás confirmadas, sin asumir riesgos ni gozar de los beneficios que un buque de tal porte podría traer a todos sus tripulantes y no solo al círculo que lo comandaba y lucraba con la situación.

En diciembre de 2015, la mayoría de la tripulación de la nave Argentina optó por una opción revolucionaria: calafatear su casco parasitado, alijar el lastre innecesario, alistar su aparejo, soltar las amarras de la frustración y lanzarse en busca de otros mares.

Actualmente, esta majestuosa nave Argentina que ha vuelto a navegar, afrontando los desafíos del mar abierto globalizado, se encuentra sacudida por un severo temporal con varias causas: el lastre histórico que se conserva en la sentina, el afán de ciertos tripulantes por preservar el antiguo gobierno de la nave, los factores adversos del actual clima mundial y algunas maniobras fallidas.

En esta encrucijada, donde el buque se escora peligrosamente y su maderamen cruje entre rolidos e inmensas olas, se escuchan los alaridos dramáticos y agoreros de algunos navegantes que exigen retornar a su vetusta amarra, so pena de un nuevo motín o de un naufragio.

Por otro lado, se alzan las voces pompeyanas de quienes pilotean el buque y de buena parte de su tripulación alentando a conservar la calma, cumplir con las duras tareas de cada uno a bordo, perseverar en el esfuerzo, alejarse de aquel indulgente muelle y mantener firme el timón hacia la conquista de mares dignos del tamaño de nuestra nave y de nuestros sueños.

Debemos confiar en esta nave portentosa que es la Argentina y en la sed de éxito de todos sus tripulantes, a quienes nos han cabido el deber y el desafío de ejercer un protagonismo histórico, sin par en nuestras vidas, que nos permita en el futuro afirmar a nuestros hijos y nietos: yo tripulé la nave Argentina cuando fue necesario navegar, cuando no nos amilanamos frente al peligro, logramos capear aquella tempestad y recuperamos el rumbo de nuestro destino.

Diplomático de carrera y miembro del Club Político Argentino

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?