Suscriptor digital

"Que se pudran en prisión", una frase que debe erradicarse

Gustavo Ferrari
Gustavo Ferrari PARA LA NACION
(0)
10 de octubre de 2018  

Solemos escuchar una frase cuando se habla de las personas que, por distintos actos delictivos, se encuentran detenidas en las cárceles de nuestro país: "Que se pudran en prisión". ¿Reflejan esas palabras un pensamiento que contribuye a la mejora de la sociedad? Sin duda alguna, no.

Muy por el contrario, para bien de nuestro país, es importante detenernos a pensar en nuestros presos. Como sociedad y como Estado, estamos ante un tema en el que debemos permanentemente trabajar, porque estas personas en algún momento, luego de cumplir su condena, salvo contadas excepciones, indefectiblemente salen en libertad. Y claro está que, en la medida en que no nos ocupemos de la población carcelaria, mientras no les demos una oportunidad para que se reintegren a la vida social, posiblemente reincidan en ese círculo delictivo del que buscamos que salgan, para su bien y el de todos.

Ocuparnos nos obliga a pensar en las cárceles no como un intervalo entre delitos, sino como un lugar destinado a rehabilitar y reinsertar.

En la provincia de Buenos Aires tenemos una sociedad y un gobierno dispuestos a no tolerar que los delitos queden impunes. Por ello la política criminal es activa y proactiva. Pero al mismo tiempo, una vez lograda la detención de quien viola la ley, el hecho de que esté en manos del Estado obliga al gobierno -además de asegurar que cumplirá la condena que le corresponda- a ocuparse del tratamiento de esa persona.

Por eso, en lo que a esto respecta, si algo ha ordenado la gobernadora María Eugenia Vidal, al asumir su mandato, es incorporar al Servicio Penitenciario Bonaerense al sistema integral de seguridad de la provincia.

Y, en ese sentido, encaramos nuestra gestión en las cárceles promoviendo la educación, el trabajo y el deporte, además de la ampliación y mejoras de habitabilidad en los establecimientos penitenciarios.

Ochenta posibles tareas

En diciembre de 2015 encontramos que solo funcionaban 51 talleres de oficios en las cárceles de la provincia. Hoy tenemos 310 en funcionamiento. Rubros textiles, de carpintería, herrería, electricidad, envasado de productos, confección de calzados, arreglos de sillas de ruedas y camas ortopédicas, chapa y pintura, mecánica, trabajos en viveros y huertas, elaboración de hostias, pelotas de fútbol, artesanías, trabajo en madera, ventanas para complejos habitacionales, ropa, panadería, dulces y conservas, producción de quesos, cría de porcinos y conejos, fabricación de bloques para construcción, tapicería, confección de colchones, guantes y vestimenta, libros y mapas en Braille, y otras actividades completan casi 80 variantes de tareas que hoy ocupan a los internos de la provincia.

En lo que va del año, más de 13.300 internos se encuentran capacitándose en oficios dentro de los talleres que reactivamos en las unidades penitenciarias y otros 14.500 están estudiando primario o secundario.

Asimismo, firmamos más de 20 convenios con municipios y organismos públicos provinciales, en el marco del Programa de Disposición y Reutilización de Tecnología en Desuso, mediante el cual llevamos procesados 108.610 kilos de material tecnológico en los talleres destinados al desguace y reciclaje.

Junto al gobierno nacional comenzamos a dictar cursos de alfabetización digital y en el último año brindamos 116 cursos, alcanzando a la totalidad de los complejos penitenciarios.

Por último, incentivamos la actividad deportiva para favorecer la socialización e incorporación de hábitos saludables. Actualmente, más de 24.300 internos practican algún tipo de deporte, destacándose rugby, fútbol y hockey como medio para difundir los valores de solidaridad, respeto y compromiso. Además, se promueve la práctica de boxeo, gimnasia y otras actividades, como yoga, ajedrez y meditación.

Pero como cada vez tienen menos edad -lamentablemente- las personas que ingresan a nuestras unidades, hemos resuelto dedicar una de las nuevas unidades que estamos terminando de construir, a jóvenes entre 18 y 21 años, para poner todo el Estado a tratar de rescatar a aquellos que inician su carrera delictiva. Cuatro centros educativos y talleres, un ámbito permanente de tratamiento de adicciones, espacios para huertas que generen autoabastecimiento, plantas de reciclado y espacios para deportes integran este proyecto, que estará funcionando en Campana a inicios de 2019.

Infraestructura

Igualmente, no desconocemos lo mucho que falta trabajar y que hay enormes carencias de infraestructura en muchas unidades que, por caso, datan del siglo XIX o de inicios del siglo pasado. Los recursos son escasos y deben repartirse entre las múltiples necesidades de la provincia. Conscientes entonces de los límites, vamos igualmente avanzando en mejorar la habitabilidad y los servicios porque sabemos que esto también forma parte de un mandato constitucional y un deber de humanidad. Por eso estamos enfocados en esto y en ese camino es que seguiremos ocupándonos, desde la responsabilidad que nos toca, para lograr una sociedad más integrada.

En una de mis recorridas por las cárceles, una vez un joven me dijo: "Yo tuve más oportunidades en la cárcel que en libertad". Esa frase, que representa en sí misma un fracaso del Estado, nos guía en cada acción que procuramos desarrollar en nuestras unidades, reforzando la convicción de que nos cabe, como gobierno, procurar igualar oportunidades, tal como se ve en el enorme esfuerzo que orienta la gobernadora en materia de desarrollo social, educación y salud, agregando nuestro rol como Ministerio de Justicia para también aportar herramientas, aunque estas lleguen en situación de encierro.

El autor es ministro de Justicia bonaerense

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?