No importó el color de la medalla: la emoción de Delfina Pignatiello conquistó el corazón de los Juegos Olímpicos

El momento más emotivo: cuando Delfina recuerda a su abuela, fallecida la semana pasada
El momento más emotivo: cuando Delfina recuerda a su abuela, fallecida la semana pasada Fuente: Archivo - Crédito: AP
Germán Leza
(0)
9 de octubre de 2018  • 23:59

Cuando la cámara tomó a Delfina Pignatiello en el natatorio del Parque Olímpico y su imagen se reprodujo en la pantalla gigante, el público estalló en un aplauso demoledor, y la joven nadadora de 18 años, que ya se había acercado al podio con sus ojos húmedos, explotó en llanto y exhibió la palma de su mano izquierda escrita con la palabra "ABUELA" (sic) y un corazón dibujado al costado. Su abuela materna murió repentinamente en la noche del lunes 1°, ocho días atrás. Delfina lo cuenta a los periodistas quienes, apretados, la esperan tras las vallas para hablar con ella. "Falleció mi abuela la semana pasada asi que esta carrera fue para ella", dice Delfina, que vuelve a quebrarse. Se adoraban, como lo suelen hacer nietas y abuelas, con ese afecto cómplice que es único e irrepetible.

Pignatiello fue medalla de plata en los 800 metros libres de Buenos Aires 2018 con un registro de 8m32s/100, a cinco segundos de la húngara Ajna Kesely (8m27s60/100). La nadadora europea perforó este año todos los tiempos. El resultado de la carrera no fue una sorpresa. Pero sí lo es el estoicismo de Pignatiello que avanza lentamente y responde una a una las preguntas de todos los medios. Llora y se abraza con la húngara que la consuela y le sonríe, mientras las entrevistan la OBS, el canal oficial del Comité Olímpico Internacional (COI). La vitorean desde la tribuna y, quebrada, ensaya una sonrisa al público. Mientras, Delfina continúa con su recorrido por la fila enmarañada de micrófonos y grabadores que la esperan. Es un panel interminable. Y entre lágrimas, intenta responder. Lo hace con una profesionalidad que asombra a pesar de sus jóvenes 18 años, a pesar de todo, más allá de todo el dolor que la abraza.

El momento en que Delfina Pignatiello recibe la medalla de plata - Fuente: TyC Sports

1:02
Video

Los Juegos de Buenos Aires 2018 eran el gran objetivo de Pignatiello antes de su paso a competir con mayores. Su entrenador, Juan Carlos "el Gallego" Martín, lo repite una y otra vez: paso a paso, sin quemar etapas. Aplica esta fórmula con un riguroso programa de entrenamiento. Si a eso, se suma el coraje y la fortaleza de Delfina, los resultados son solo una consecuencia lógica. Su extenuante régimen comienza a las 5.30 de la mañana en la pileta municipal de San Isidro. Después asiste a la escuela, y luego otra vez a entrenarse. Además, como estudiante de quinto año, suma una medalla más: es abanderada. Pero una atleta siempre debe sumar un componente mental: Delfina lo tiene. Al día siguiente del fallecimiento de su abuela, estaba entrenándose desde las 7 de la mañana.

Así compitió en estos Juegos: atravesada por el duelo y lo hizo lo mejor que pudo en un contexto de un profundo dolor. Así, le peleó brazada a brazada la medalla de oro a la húngara Kesely, que este año sorprendió al mundo de la natación logrando el récord europeo junior con un registro de 8m21s91/100. La mejor marca de Pignatiello, que la consiguió en el Mundial junior de Indianápolis del año pasado, es de 8m25s22/100.

Así fue la definición de los 800m libres femenino que entregó medalla de Plata a Delfina Pignatiello

2:15
Video

A pesar de la emoción que la sorprendía en cada palabra, Pignatiello se permitió hacer una fría evaluación de su prueba: "No salió como estaba planeada. No me gustó, pero de los errores se aprende". Y fue más allá: "Se sintió la presión. Son cosas que hay que ir aprendiendo, todavía soy chica", reflexiona Delfina. La presión está relacionada con que muchos creían que Pignatiello debía conquistar la medalla de oro. Lo cierto es que los registros de Kesely fueron formidables este año. A su vez, Pignatiello destacó el cariño del público: "Me dijeron que están haciendo fila desde las dos de la tarde. Es tremendo", comenta con una sonrisa que se mezcla con sus ojos vidriosos.

Pignatiello logró la medalla de plata, y la austríaca Marlene Kahler fue tercera, con un tiempo de 8m36s57/100. Y otra argentina, la cordobesa Delfina Dini, llegó en la cuarta posición, con un registro de 8m43s71/100, su mejor marca personal y a 7s14/100 del podio. Es un gran resultado para Dini.

Ambas Delfina volverán a competir mañana, en los 400 metros libres. Por eso, es bueno para Pignatiello disfrutar esta medalla de plata. Ella misma se encarga de valorarlo: "Haber logrado una medalla acá es impresionante. Fue una emoción la entrega de premios. Escuchar tanta gente gritando... Y pensar que había ganado una medalla olímpica después de tanto entrenamiento es mucha emoción", dice.

Todavía no encontró el tiempo para abrazarse con su familia, después de una semana tan dolorosa. Y aún le resta competir en los 400 metros donde se renovará el duelo con Kesely. Pero Delfina tiene su propio talismán, su abuela: "Me va a seguir acompañando toda la semana y cada vez que corra".

Los principales temas del día

Principales noticias del día - 10 de octubre

2:22
Video

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.