Suscriptor digital

Desde un garaje, combinaron gin con malbec y hoy facturan hasta $12 millones por año

Rolando Hilbing y su hijo, Walter, creadores del gin con malbec
Rolando Hilbing y su hijo, Walter, creadores del gin con malbec Crédito: prensa Hilbing
Julia D'Arrisso
(0)
10 de octubre de 2018  • 12:08

Botellas de grapa, brandy, licores y gin encabezan la lista de opciones que se producen en la destilería Hilbing, en Luján de Cuyo, Mendoza. Tras una larga historia de negocios vinculados a la vitivinicultura, la familia que lleva el nombre de la empresa abrió sus puertas al mundo del gin, con la particularidad de elaborar una nueva variedad: crearon el primer gin con malbec.

El vínculo de la familia Hilbing con el negocio de las bebidas con alcohol viene de larga data: comenzó en 1870, pero la empresa Hilbing Franke Distillery se conformó en el 2000, cuando Rolando y su hijo, Walter, decidieron hacer de la destilería un negocio.

Rolando Hilbing es Ingeniero Agrónomo y Enólogo e hizo un Máster en la Universidad de Geisenheim, de Alemania, donde se especializó en el arte de la destilación. Así se convirtió en el primer master distiller argentino y para el 2000 volvió al país con el objetivo de retomar el camino familiar, que lo llevaba a seguir la ruta del malbec, aunque desde una mirada diferente.

Con la idea de hacer algo distinto por fuera de las bodegas y los viñedos, decidieron crear productos de origen vínico desde el garaje de su casa, "pero con todas las habilitaciones", aclaró Walter Desde allí se dispusieron a hacer bebidas nuevas: grapas, licores, brandy y el más novedoso: el gin.

"Apuntamos a productos premium, no a la elaboración masiva. Creemos que el consumidor busca productos de destilerías pequeñas pero con gran calidad. Este gin tiene malbec porque hace homenaje a la historia familiar", contó Walter, el presidente de la pequeña empresa.

Al principio, las ventas se hacían de forma directa y rondaban entre 7000 y 10.000 botellas por año, pero los Hilbing apostaron a cambiar el foco de negocios. "Hace algunos años, empezamos a elaborar para terceros y generamos una nueva unidad de negocios. Cambiamos la forma de ver al mercado y cómo generar diversidad dentro de la actividad", reconoció el hijo.

La venta se hace desde la destilería en Mendoza, pero las bebidas también se comercializan en distintas cadenas de vinotecas del país y se pueden conseguir a través del shop online. Además, los productos se comercializan en Inglaterra, España, Alemania, Suiza y Estados Unidos.

El gin con malbec se comercializa en Alemania, Estados Unidos, Suiza, España e Inglaterra
El gin con malbec se comercializa en Alemania, Estados Unidos, Suiza, España e Inglaterra Crédito: Prensa Hilbing

Hoy, en Hilbing trabajan en total diez personas, entre empleados y varios consultores de imagen, marketing, comercialización y finanzas. Además, cuenta con una capacidad de producción anual de 400.000 botellas sumando todas sus bebidas, si bien suele comercializar unas 100.000 al año, que generan ingresos de entre 6 y 12 millones de pesos al año.

"El gin es lo que más se vende", dijeron desde la empresa mendocina. Para su formulación se utilizan pasas de uva de malbec, flores de tilo, pétalos de rosa y jazmín y cítricos. La botella tiene un costo de unos $550.

Para darle un distintivo adicional, sumaron otro detalle: en el interior de la contraetiqueta se ven pinceladas donde se entremezclan distintos colores que representan a los componentes del gin y, a su vez, simbolizan a cada uno de los miembros de la familia.

Todo está puntillosamente pensado: el púrpura representa al malbec, el verde al tilo, el rojo a las rosas, el naranja a los cítricos y el celeste al agua.

Como el negocio se trata de la reliquia familiar, los Hilbing tiene una reserva de sus mejores botellas preparada para ocasiones especiales. Las guardan en cajas escondidas dentro de la destilería para cuando se presente el mejor momento. "Esta es nuestra herencia", dijo Walter.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?