Suscriptor digital

Desbloqueaban celulares y los vendían en oficinas de Belgrano

La oficina donde desbloqueaban celulares
La oficina donde desbloqueaban celulares Crédito: Policía de la Ciudad
Leonardo Scannone
(0)
11 de octubre de 2018  • 15:24

La Policía de la Ciudad desbarató una banda dedicada al desbloqueo de celulares robados para su posterior comercialización. Personal de la División Delitos Informáticos Complejos de la Policía de la Ciudad intervino en una investigación por la cual finalmente fueron allanadas dos oficinas en la calle Echeverría al 2500, en el barrio porteño de Belgrano.

Según fuentes policiales,el procedimiento comenzó con una serie de averiguaciones realizadas en diversas páginas web y foros asociados al servicio técnico de telefonía celular, compra y venta de dispositivos y liberación de equipos. Así se logró establecer que las personas que ofrecían dichos servicios operaban al margen de la ley.

El operativo se dio en el contexto de la lucha contra el robo de equipos, su reciclado en el mercado informal y el uso de líneas prepagas para cometer delitos. En ese marco, dentro de una semana ya no se podrán utilizar los celulares con líneas prepagas cuyos usuarios no las hayan registrado previamente.

En los sitios web investigados los sospechosos decían tener excelente manejo y experiencia en el rubro y para poder solicitar el servicio había que contactarse de forma privada.

A raíz de esto, el juzgado nacional criminal y correccional federal N°10, a cargo de Julián Ercolini, ordenó completar la investigación y, de ser necesario, realizar allanamientos.

La oficina donde desbloqueaban celulares
La oficina donde desbloqueaban celulares Crédito: Policía de la Ciudad

Según relataron fuentes de la investigación, en primer lugar se procedió a rastrear la dirección IP desde la cual funcionaba la página web en cuestión para poder analizar los datos existentes en la plataforma. De esta manera se obtuvo la dirección de la calle Echeverría.

Con la finalización de esta primera etapa de pesquisa, el magistrado solicitó que la brigada se hiciera presente en el lugar con el fin de obtener más información. Se comprobó que el lugar promocionado funcionaba en una oficina del domicilio de la calle Echeverría. Además, en ese mismo sitio había un laboratorio técnico en el que se realizaba la liberación de los aparatos que se encontraban en "banda negativa".

Además, se obtuvieron los nombres de algunas personas que realizaban esa actividad y vincular otra oficina de la misma dirección, que funcionaba como una agencia de turismo que recibía consultas por el servicio de telefonía móvil y, a su vez, servía de depósito, ya que el encargado tenía relación de parentesco con uno de los empleados de la otra oficina.

De inmediato se verificó con la Agencia Gubernamental de Control (AGC) porteña si ambos inmuebles contaban con habilitación para funcionar, logrando confirmar que la agencia de viajes sí contaba con permiso, mientras que la otra oficina no tenía ningún tipo de documentación municipal que avalara su actividad.

Junto con las vistas fílmicas y fotográficas de las maniobras y de las personas involucradas en el caso, la Justicia ordenó los allanamientos que se concretaron en las últimas horas. En la "cueva" se encontraron computadoras de escritorio que tenían instalado un software especial para la liberación de equipos de telefonía celular. También había herramientas para tal fin, dispositivos móviles en proceso de adulteración y gran cantidad de celulares acopiados.

Se secuestraron 1854 teléfonos celulares -la mayoría reportados por robo, hurto o adulteración de su IMEI-, 7 tablets, cuatro boxes de adulteración de celulares y seis computadoras.

Según fuentes policiales, hubo cinco detenidos: cuatro hombres de entre 25 y 53 años y una mujer de 36. Todos fueron trasladados en calidad de detenidos a la Alcaidía N°3 de la Policía de la Ciudad, donde quedaron alojados a disposición de la Justicia.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?