Suscriptor digital

El relato del horror en Flores: "Las manitos ensangrentadas de la nena quedaron marcadas en el auto"

La mujer al momento de la detención a pocas cuadras de haber matada a su hija
La mujer al momento de la detención a pocas cuadras de haber matada a su hija
Leonardo Scannone
(0)
11 de octubre de 2018  • 17:09

El cuerpo de Lourdes yacía sobre el adoquinado de Terrada al 200, a metros de las vías del Sarmiento. Eran casi las nueve de la noche cuando la hija de María Lucila Vilarruiz, que acababa de irse, regresó en estado de pánico. "¡Mamá, mamá, mamá! ¡Gustavo! ¡Vengan, por favor! ¡Hay un muertito al lado de tu auto, Gustavo! ¡Vení, por favor, vas a tener problemas! ¡Pedí ayuda!", gritaba sin consuelo, según contó a LA NACIÓN la señora, que vive enfrente de donde quedó el cuerpo de la niña, degollada por su propia madre, Soledad Angélica Gómez.

Horror en Flores: los antecedentes de un desenlace fatal

07:05
Video

"Cuando salimos el cuerpito estaba en el medio de dos autos, el de mi yerno, Gustavo, y el auto ese azul que está ahí", señaló Vilarruiz, de 60 años. "La nena estaba tapada con bolsas y un cartón, entre los vehículos. Me dio mucha impresión. Les dije a mis hijas que se fueran, que no la tocaran. Ellas pensaban que podía estar viva. Hasta que levantamos el cartón y le vi el cuello, la sangre. 'Está muerta', les dije", continuó Vilarruiz con su relato. "Me tuve que tomar una pastilla, estoy en pánico. Mirá mis manos, tiemblan... No pude dormir. No puedo creer lo que le pasó a esa pobre nenita", dijo.

El yerno de Vilarruiz, dueño del Volkswagen Suran detrás del cual Soledad Gómez intentó esconder el cadáver de su hija, dijo a LA NACIÓN: "Fue una imagen chocante, tétrica. Te quedás paralizado. Lo primero que hice fue ir a buscar unos policías que estaban a dos cuadras. A la nena la encontramos tirada sobre su costado izquierdo; tenía la cara tapada con una bolsa. Fue un horror".

"Cuando terminó todo y pudimos sacar el auto de allí vimos lo peor. Las manitos con sangre de la nena habían quedado marcadas en el paragolpes del auto. Parecía como si hubiese habido un forcejeo, como que si hubiera querido defenderse. Me acuerdo y se me pone la piel de gallina", agregó Gustavo.

Anoche, la Policía de la Ciudad, tras el estremecedor hallazgo del cadáver, encontró a Gómez a pocas cuadras, en Yerbal y Condarco. Según fuentes policiales, Gómez descartó en el camino un cuchillo que sería el que usó para degollar a su hija. El marido de la detenida, Alfredo Martínez, declaró a la policía que la mujer sufría depresión aguda, ataques de pánico, angustia y delirios.Además, dijo que la semana pasada una médica le había recomendado que se internara para intentar "revertir la situación" de su grave cuadro psiquiátrico.

En tanto, según confirmaron fuentes oficiales, Gómez había hecho dos denuncias por violencia de género contra Martínez. Las acusaciones fueron realizas por ella a fines del año pasado y principio del actual en la excomisaría 38a., del barrio de Flores.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?