Cómo es nuevo disco de Babasónicos, tema por tema

Babasónicos editó Discutible, un álbum provocador que interpela al espectador, la industria musical y que ironiza sobre el gobierno de Macri
Babasónicos editó Discutible, un álbum provocador que interpela al espectador, la industria musical y que ironiza sobre el gobierno de Macri Fuente: Archivo
Gabriel Plaza
(0)
12 de octubre de 2018  • 00:12

¿Cuántas veces puede mutar una banda después de 21 discos en la industria del pop? Esa es la pregunta y las formulaciones que se hacen los Babasónicos puertas adentro. El resultado y la devolución de ese enigma es Discutible. Su nuevo álbum, editado por Sony, está compuesto por diez canciones nuevas -el grupo no grababa un disco de estudio desde Romantisísmico- que abren otra etapa y definen la mutación constante del grupo. Babasónicos se desembaraza de etiquetas musicales y surfea entre asimétricas baladas pop, secuencias bailables, alteraciones electrónicas, cierta épica rockera y viajes psicodélicos que se apartan de la linealidad del hit radial.

Hay temas que quedan en la memoria y cierta pulsación urgente que habla de la angustia social por la que pasa el país, pero sobre todo hay frases que quedaran dando vueltas con el tiempo como misterios sin resolver: "¿Quién está dispuesto a pelear por lo que no vale nada?". La voz poética de Dárgelos se alimenta del eco de otras voces, de historias antiguas y presentes, de personajes que evocan signos, imágenes, fantasías, sensaciones y toda esa mitología construida alrededor de un artista pop en el siglo 21. El disco es el mejor disfraz para esa realidad Babasónica que trabaja en varios planos a la vez.

En Discutible, Babasónicos asume el riesgo artístico, reflexiona, ironiza y pone en duda a la industria de la música a la que pertenecen y también interpela a sus consumidores, aficionados y enemigos. Pero a la vez ese discurso ambicioso es el caballo de troya para un disco pop apto para el consumo masivo y, también, como lo hace el grupo desde sus inicios, un campo de batalla para discutir ideas y estéticas musicales en letras magnéticas con un final abierto. El resto lo completa el que lo escucha.

Babasónicos - La pregunta - Fuente: YouTube

4:55
Video

"La pregunta": El tema que abre el disco es el manifiesto de su nueva etapa. Una reflexión sobre los tiempos de crisis. Es Dárgelos haciendo un juego retórico que suma tensión e implosiona hacia el final. "¿Quién está dispuesto a matar?. ¿Quién esta dispuesto a morir?. ¿Quién esta dispuesto a luchar?. Quién esta dispuesto a pelear, por lo que no vale nada". Es la maquinaria pop en pleno funcionamiento reordenando sus prioridades, con un minimalismo electrónico y una pulsación primitiva. Acá están todas las preguntas. De lo cotidiano a lo existencial. La letra rompe con las convenciones e invita al enigma: "Quiero que pensemos la pregunta y nos la dejen preguntar". El mejor comienzo posible para este disco.

"El ingrediente": La banda activa su juego de seducción en esta canción sensual con secuencias de baile funk, como unos Daft Punk tracción a sangre. El vocoder, los efectos y los jugueteos amorosos que son clave en el poemario babasónico contrastan con la voz de Dárgelos que planea con el misterio crooner de un Barry White fraseando: "Nunca supe el costo de chocar con la verdad, pero si sabía que estrellarse duele".

"Bestia pequeña": La transfiguración de estilos, entre el electro pop de los ochenta de Depeche Mode y un guiño al autotune del hip hop experimental, le dan forma a una canción que suena como un baile decadente que tiene el tono de confesión autobiográfica, el relato de un doble o la construcción de un personaje que se sube al escenario: "En la vida fui un desesperado. Si me sobra tiempo probaré ser un cantante".

"Trans-algo": En primera persona Dárgelos se hace cargo del espíritu de una nueva generación que asume con libertad su sexualidad en una canción de naturaleza rockera con tonos épicos y que cabalga sobre las guitarras de Mariano Roger (autor del tema) y Diego Uma. Entre el manifiesto generacional con bonomía beatle aparece una letra directa y cruda: "¿Por qué desprecias a los trans?/ No ves que soy uno de tantos/que anda buscando libertad". La canción se alimenta de un tono dulzón y rebelde, que se aleja de la canción social para mutar a un himno con sabor a revancha.

"Partícula": "En la bitácora de mis anhelos,hay algunos puntos huecos, que pretenden crecer". La poesía de la canción navega sobre una melodía ondulante, una base y un riff electrónico deforme que le da combustible a esas frases de tono existencial: "Quiero ser una partícula de Dios". Envuelto en esa suerte de ensoñación instrumental, coros y ruidismos, Dárgelos salta de lo microscópico a lo universal y de una oda de la naturaleza pasa a la promesa sexual. "Quiero que lo hagamos juntos. Quiero que nos pase alguna vez. Quiero que nos pase antes que interrumpan. Quiero que nos pase ahora antes que salga el sol".

"Adiós Pompeya": En esta fantasía de rock psicodélico de los setenta el grupo construye una canción que captura la atmósfera alienante del presente: "Correr, esconderme, tomar aire y pensar. ¿Como salgo de esta? ¿Hasta cuando dura?. Siento frío todo el tiempo". La densidad eléctrica de las guitarras hacen contrapunto con el falsete de Dárgelos y ese coro etéreo que recuerda a Almendra y repite como un mantra: "Corre, corre, corre". En el fondo la letra enmascara una hermosa canción de amor.

"Teóricos": Un groove bailable sobre una base de teclados galácticos y las voces a lo Giorgio Moroder son la excusa para un microdancing con bajada de línea sobre la nueva era del consumo digital . "Nos persiguen con largos algoritmos perversos. Eso es adecuado para instalar un dossier de pavadas". Es el único momento donde los Babasónicos suenan como unos veteranos. El tema es solo una excusa para tirar una molotov dentro del sistema de la industria a la que pertenecen.

"Cretino": El grupo explora su ala rockera con marcha a go go y sentimiento pop, sin perder mordacidad en el estribillo: "Es todo ese festival de la canción, donde festejan y aplauden. Tengo problemas y los resuelvo mal. No soy un premio para nadie". La canción de tres minutos, que por momentos tiene un aire al Virus de Federico Moura, respira un espíritu indomable. El grupo logra el equilibrio perfecto en esta letra irónica que muestra el mejor truco de Babasónicos y cómo convertir una crítica a la sociedad de consumo en un hit radial.

Fuente: Archivo

"Orfeo": La canción emerge con un riff pesado, un sonido retro y una melodía pop. Es uno de los temas más logrados del disco. Dárgelos se pone en el personaje de un profeta, por momentos bíblico o rockero. Es un ídolo díscolo que le habla a sus fans con honestidad brutal. La canción tiene garantía de himno para estadios y enciende el ritual colectivo con frases del tipo: "Las cosas pasan y yo sé muy bien, que no hay razón para todo. No nos mentimos a nosotros mismos desde que el lobo se comió al pastor". Es fácil imaginárselo a Dárgelos mirando de reojo a la masa en el estribillo y diciendo con tono de gurú: "Quiero saber quién es mi gente"

"Un pálpito": Sobre la base de un beat irregular y primitivo, Babasónicos construye un viaje bucólico entre máquinas electrónicas y versos ensoñados, que reivindican el lugar de la poesía como si fuera una palabra en desuso. En medio de ese viaje espiritual a la infancia, Adrián Dárgelos interpela al oyente mientras suena el acorde dramático de un piano. Como si fuera empujando y molestando al oyente con cada frase, el cantante dispara la lección final del disco: "Vine a transformarlos, vine a despojarlos, vine a provocarlos". Suena como el mesías que bajó de la montaña.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.