Suscriptor digital

Anillos, pulseras y rosarios: la historia detrás de los objetos que permitieron identificar a los soldados argentinos en Malvinas

Algunos de los objetos que permitieron identificar a los soldados argentinos interrados como NN en Darwin
Algunos de los objetos que permitieron identificar a los soldados argentinos interrados como NN en Darwin Fuente: Archivo
Daniel Santa Cruz
(0)
11 de octubre de 2018  • 17:31

Cartas, anillos, medallas, rosarios, estampitas religiosas, carnet de conducir y hasta la factura de un colegio. Son solo algunos de los objetos encontrados junto con los cuerpos de los soldados argentinos caídos durante la guerra de Malvinas y sepultados en Darwin, que recientemente fueron identificados.

"La mayoría de los cuerpos no tenían medallas identificatorias, por lo que separamos los objetos personales que podían ser utilizados en un futuro para reconocer esos cuerpos. Pero nunca pensamos que esto llevaría 36 años", relata resignado Geoffrey Cardozo, el militar británico que sepultó e identificó a más de la mitad de los cuerpos en Darwin en febrero de 1983.

"En algunos casos, no descubrí documentos que pudieran haberme ayudado a identificar al hombre. Estos documentos usualmente estaban muy bien escondidos en sus cuerpos, por ejemplo, en sus botas, medias, etc. porque estaban dispuestos a preservarlos ellos mismos", detalla el coronel.

"La mayoría de los efectos encontrados en los cuerpos eran de origen militar: fósforos, lapiceras, dulces y pañuelos", relata textual el Informe Cardozo, considerado por el Equipo de Antropología Forense, que realizó la identificación de los cuerpos, "tan importante como un cruce de ADN".

Todos estos objetos recuperados están siendo entregados a sus familiares. Cada reencuentro con ellos revive las distintas historias que cada uno de ellos encierra.

"Fue muy emocionante y conmovedor poder entregarles a las sobrinas del capitán Márquez el anillo de bodas que llevaba puesto cuando fue enterrado, con el nombre de su esposa, Estela. Ellas se mostraron muy agradecidas por el trabajo serio y constante que venimos haciendo hace mucho tiempo", señala el secretario de DDHH de la Nación, Claudio Avruj. Y aclara: "Nada de esto hubiera sido posible sin la dedicación y la responsabilidad de Geoffrey Cardozo en la tarea de preservación de los objetos personales de los soldados enterrados en el cementerio de Darwin".

La factura de la escuela de Eduardo

Junto a la identificación del cuerpo de Eduardo, la familia Araujo recibió las pertenencias que estuvieron 36 años sepultadas junto a su cuerpo
Junto a la identificación del cuerpo de Eduardo, la familia Araujo recibió las pertenencias que estuvieron 36 años sepultadas junto a su cuerpo Crédito: Gentileza Familia Araujo

Eduardo Araujo se incorporó al Regimiento de Infantería Mecanizado N°7 de La Plata. Fue transportado a las Islas Malvinas, en pleno conflicto, el martes 13 de abril de 1982. Murió el 11 de junio a los 19 años en la cruenta batalla de Monte Longdon.

Junto a la identificación del cuerpo de Eduardo, la familia recibió las pertenencias que estuvieron 36 años sepultadas junto a su cuerpo: una biblia rota, una estampita de la virgen de la Merced, una libreta del Ejército, una pulsera, el carnet de conductor y una factura de un colegio privado.

Su hermana María Fernanda recuerda ese momento: "Yo creía que los restos de mi hermano no estaban en Darwin. Me habían dicho que una bomba cayó en el pozo donde estaba y que era imposible identificar su cuerpo. Pero cuando nos informaron que Eduardo era uno de los soldados identificados también me dijeron que en un cuarto contiguo estaban sus pertenencias", relata emocionada. "Entré a ese cuarto y vi la cara de Eduardo en una foto en su carnet de conducir, que estaba en mejor estado que el mío. Y además había una factura de su escuela que había pagado. Como se llevó varias materias estaba intentando terminar la secundaria. Ahí miré a mis hijos, Agustín y Sol, y les dije ¡Este era el tío! ¡¿Qué tenía que hacer en una guerra con una factura de un colegio!? Y nos reímos mucho. Eduardo nos hacía reír siempre, así que era como estar con él".

Para María Fernanda, 10 años menor que Eduardo, su hermano era su ídolo, su héroe, la persona que la hacía correr a la puerta cuando llegaba, porque era todo alegría. "Esa tarde miré hacia arriba, como cuando hablaba con él. Luego vi el cielo y tuve ganas de correr como lo hacía cuando Eduardo llegaba a casa. Me sentí chica de nuevo y supe que ese era un regalo que él me envió por todo ese amor que me hizo sentir".

El reloj y el pañuelo de Cambacito

Elma Pelozo recibió las pertenencias de Cambacito: un reloj y un pañuelo bordado
Elma Pelozo recibió las pertenencias de Cambacito: un reloj y un pañuelo bordado Crédito: Gentileza Elma Pelozo

Gabino Ruiz Díaz era conocido como Cambacito en Colonia La Elisa, San Roque, su pueblo natal. Tenía siete hermanos cuando partió como soldado del Regimiento N° 12 de Mercedes a participar de la guerra del Atlántico Sur. Murió el 29 de mayo de 1982 en la brutal batalla de Ganso Verde, luego de enfrentarse durante tres días con el Segundo Batallón de Paracaidistas Británico.

Junto a la identificación del cuerpo de Cambacito, Elma Pelozo recibió las pertenencias que permanecieron sepultadas en Malvinas todos estos años: un reloj y un pañuelo bordado.

"El pañuelo seguro debió regalárselo alguna chica y él lo llevó a Malvinas. El reloj lo recuerdo perfectamente. Era suyo", cuenta conmovida Elma. En un principio creyó que el pañuelo era un regalo de su abuela, pero luego supo que lo había recibido de parte "de alguna noviecita que tenía Camabacito en el pueblo". Y agrega: "El reloj me dio mucha impresión. Recuerdo que lo tenía puesto el día que pasó a despedirse de todos montado a caballo. Me emocioné al poder recuperarlo".

El anillo de boda del Teniente Marquez

Lorna Márquez recibió un anillo, que resultó ser la alianza de matrimonio de su tío Rubén
Lorna Márquez recibió un anillo, que resultó ser la alianza de matrimonio de su tío Rubén Crédito: Gentileza Lorna Márquez

"Es el final de 36 años de un duelo interminable". Así definió Lorna Marquez a LA NACION lo que significó la identificación del cuerpo de su tío, el Teniente Primero Rubén Eduardo Marquez, muerto en la Isla Soledad el 30 de mayo de 1982 en Bluff Cove Peak, al oeste del Monte Kent, cuando enfrentó junto al Sargento Oscar Blas (también muerto en esa acción) una patrulla del SAS Británico.

Marquez es emblemático. Resultó ser el cuerpo identificado número 100 de los 121 solados sepultados en Darwin bajo la leyenda "Soldado argentino solo reconocido por dios".

Su sobrina recibió en estos días un anillo, que resultó ser la alianza de matrimonio de Marquez, quien se había casado unos meses antes de la guerra. "Para nosotros fue muy fuerte reencontrarnos con el anillo de matrimonio de mi tío", relata Lorna. Y agrega: "La alianza tiene grabada la fecha de casamiento y el nombre de quien fue su esposa. Tiene un valor fundamental para la familia ya que es el único recuerdo suyo que tenemos desde que partió a Malvinas".

El rosario blanco de Daniel

"El rosario blanco, que le coloqué en el cuello a Daniel para que lo acompañe, terminó siento la confirmación de su muerte", cuenta Dalal
"El rosario blanco, que le coloqué en el cuello a Daniel para que lo acompañe, terminó siento la confirmación de su muerte", cuenta Dalal Crédito: Gentileza familia Massad

Cuando la noche del 13 de abril de 1982 Marcelo Daniel Massad partió a Malvinas, sus padres Dalal y Said Massad lo despidieron a los apurones en el Regimiento N°7 de la Plata. Dalal alcanzó a colgar en su cuello un rosario blanco para que lo acompañara a la distancia. En las islas, Marcelo entrelazó al rosario blanco uno de color marrón para unirlos al rezar.

El 11 de junio de 1982 Daniel cayó abatido en la batalla de Monte Longdon, y fue uno de los soldados argentinos identificados en este proceso.

"El rosario blanco, que le coloqué en el cuello a Daniel para que lo acompañe, terminó siento la confirmación de su muerte", explica Dalal a LA NACION. "Una vez finalizada la guerra, con su papá no sabíamos dónde más buscar noticias sobre su paradero. Nadie nos decía nada. Pero apenas nos informaron en el regimiento sobre su situación, Jorge Suárez, un compañero del ejército, nos trajo ese rosario blanco, ahora entrelazado con uno marrón, que aún estaba manchado con su sangre", recuerda con tristeza.

"Fue el único objeto de nuestro hijo que recuperamos, además de unas cartas que nos envió desde Malvinas. Ahora el rosario está en una muestra itinerante en su honor, pero ya pedí tenerlo de vuelta en casa, porque verlo y tocarlo nos acerca a él", explica. Esta historia conmovió tanto al cantante Alberto Cortéz, que escribió y dedicó una canción en su memoria.

El anillo de plata de José

"Ese anillo tiene la fecha y el nombre de su prometida", relata orgullosa la mamá de José
"Ese anillo tiene la fecha y el nombre de su prometida", relata orgullosa la mamá de José Crédito: Gentileza familia Ortega

El 1 de abril de 1982, junto al grueso de la Unidad, José Ortega partió de Río Gallegos hacia Malvinas. Pasó primero por Comodoro Rivadavia y luego por Puerto Belgrano, donde se embarcó en el Rompehielos Almirante Irizar para llegar finalmente en helicóptero a Puerto Argentino. Ortega murió en un enfrentamiento en Pradera del Ganso el 28 de mayo.

Este año se concretó la identificación final de su cuerpo. Junto a esa información su mamá, Sonia Cárcamo de Ortega, recibió un anillo que llevaba su hijo. Ese anillo de plata fue fundamental para la tarea de reconocimiento de su cuerpo, pero además tiene una historia especial para la familia.

"José estaba de novio, y como se hacía en ese entonces, decidió comprometerse. En lugar de usar una media medalla ellos eligieron anillos de compromiso", cuenta Sonia. "Ese anillo tiene la fecha y el nombre de su prometida. Lo conservo porque me recuerda su integridad", relata orgullosa su mamá, que además atesora seis cartas que José envió desde las islas. "Nos mandaba una carta por semana".

Por último, Sonia explica el valor de conservar ese anillo. "Su novia estaba embarazada cuando José partió a Malvinas. En agosto de 1982 nacen mis nietas, las mellizas Melisa y Noelia, que José nunca conoció. ¡¿Cómo no voy a atesorarlo?!".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?