Suscriptor digital

Para disfrutar, primero hay que llegar a destino

La ansiedad y la impaciencia son malos consejeros para viajar
Gabriel Tomich
(0)
13 de octubre de 2018  

Hoy comienza un fin de semana largo. Es primavera, además, lo que invita a salir de paseo o viajar a alguno de los excelentes destinos turísticos que tenemos en el país. Por lo tanto, las rutas tendrán un tránsito mayor al normal.

No hay récords que batir. Parece una verdad de Perogrullo, pero lo importante es llegar, de ida y de vuelta. La ansiedad juega un papel poco difundido en los accidentes viales: muchos se producen cerca de los destinos, producto de la impaciencia por arribar.

Otro flagelo son los choques frontales. Más de un 60% de las víctimas se deben a este tipo de colisión, que muchas veces se producen en la banquina. ¿Por qué? Porque ambos conductores deciden bajar a ella para evitar al que viene de frente. La solución es mantener siempre la derecha; por lo tanto, hay que bajar a la banquina para permitir el sobrepaso que está realizando el otro conductor (que debe quedarse a su derecha; es decir, arriba del asfalto). Por supuesto, hay que bajar a la banquina reduciendo todo lo posible la velocidad y volver de manera suave: en forma brusca, el descalce entre el asfalto y la tierra puede hacer volcar al vehículo.

En las autovías, también se debe circular por la derecha y sobrepasar por la izquierda. No se debe circular por la izquierda aún a la velocidad máxima permitida: no solo lo indica la ley, siempre habrá alguien que viene más rápido; entonces, ¿para qué complicarse la vida? Lo mejor es facilitar las maniobras de los demás, aunque estén equivocados.

Por último, algo vital: todos deben usar el cinturón de seguridad. Viajar en el asiento trasero no garantiza ninguna protección extra. Hay muchos casos de personas heridas que "venían durmiendo" en las plazas posteriores sin abrocharse.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?