La rebeldía del BMX, una filosofía que llevó a la Argentina al oro y le dio aire a los Juegos

Los campeones y sus medallas: Agustina Roth e Iñaki Iriartes Mazza
Los campeones y sus medallas: Agustina Roth e Iñaki Iriartes Mazza Fuente: LA NACION - Crédito: Fernando Massobrio
Germán Leza
(0)
12 de octubre de 2018  • 02:23

Agustina Roth alienta. "Vamos Lara", grita a los pies de la pista. Antes, le había preguntado si se sentía bien, y juntas, divirtiéndose, se quitaban cualquier rastro de nervios que pudieran tener antes de empezar la prueba. Si algún espectador llegaba justo en ese instante, habrá pensado que la alemana Lara Lessmann y Agustina eran del equipo argentino. No. Son rivales y este era el versus más relevante de la final de mujeres de BMX Freestlye. Así es esta disciplina. Así, con 74 puntos que le otorgó el jurado, la bahiense Roth consiguió el segundo puesto y el fueguino Iñaki Iriartes Mazza fue primero entre los hombres, con 83, 33 puntos. Su rival también era un alemán: Evan Brandes (sumó 82 puntos). Agustina sumó 10 puntos por ser segunda, e Iñaki 15, por ubicarse primero. Se sumaron los puntos de ambos y ganaron la medalla en esta prueba por equipos. Alemania, con igual cantidad, también se llevó el oro. Si los valores olímpicos inculcan respeto, excelencia y amistad, el movimiento olímpico tiene mucho que aprender de esta disciplina.

Se trató de la cuarta medalla bajo la bandera argentina. Se suma al oro de Sol Ordás (remo, single scull), la plata de Delfina Pignatiello (natación, 800 metros libres) y el otro bronce del remo (Felipe Modaralli y Tomás Herrera, en dos sin timonel). Además, bajo la bandera olímpica y en modalidad mixta junto a otros países, la delegación argentina cosechó otras dos medallas de bronce y dos de plata (ver aparte). Y si algo distingue estos Juegos de su versión de mayores, además de la formalidad de que no hay medallero, es la espontaneidad y la frescura de los atletas. En el BMX, eso se potencia aún más.

A volar: Iñaki y su destreza en BMX Freestyle
A volar: Iñaki y su destreza en BMX Freestyle Fuente: LA NACION - Crédito: Fernando Massobrio

Después de los 60 segundos del segundo "run" de Agustina, donde sumó su mayor puntaje, la bahiense explotó de alegría. Se abrazó con sus entrenadores Martín Ferrari y Ever Temperan, y lloró junto a su mamá Eliana. "A los 2 años ya andaba en bici sin rueditas", cuenta Eliana a la nacion, todavía con los ojos vidriosos. "Vivimos un año sin verla. Creció mucho como persona y como deportista". Agustina se mudó este año al hospedaje del Cenard y se acobijó los fines de semana en la casa de Ferrari, su esposa, y sus cuatro hijos. Agustina tiene solo 17 años pero una personalidad corajuda y un humor inquebrantable. Acaso haya sido el BMX una de sus principales escuelas. Y a propósito de esto último, esta nueva disciplina olímpica del ciclismo también fue un soporte para que ella continuara sus estudios en la escuela secundaria del Cenard. Lara Lessmann, su amiga alemana y subcampeona mundial en la categoría mayores, también pondera a Agustina: "Ella es muy graciosa. Siempre sonríe. Cada vez que la veo me pone feliz".

Agustina se va corriendo a la platea para ver competir a Iñaki Iriartes Mazza, su compañero de equipo, y una de las jóvenes estrellas del BMX Freestyle a nivel mundial. Quiere verlo, filmarlo y fotografiarlo. Así que se sale de su silla, se para, corre a la otra punta del palco y se sube a una de las barandas para poder hacerlo lo mejor posible. Le advierten que no esté ahí. Y ella respeta la indicación. El espíritu rebelde está en ella. Su madre no la dejaba practicar BMX porque tenía temor que se hiciera daño. A los 13 años, Agustina se anotó sola en un certamen y entonces Eliana se dio cuenta de que no le quedaba otra que apoyarla en sus sueños. Dice: "Siempre que competía, yo le llevaba la tarjeta de la prepaga. Una vez, antes del clasificatorio, se cayó y se desmayó". Ahora Eliana no puede más de su orgullo. Llora, se ríe y se abraza con todos.

Iñaki, finalmente, le gana el versus a Evan y se confirmó que Alemania y la Argentina compartirían el oro. "¿Querés que te diga la verdad? Es lo mejor que pudo haber pasado. Demuestra lo unidos que somos", confiesa Ever Temperan. En el BMX Freestyle no se festejan las caídas de los otros. Se sufren y siempre se alienta por los otros para el adversario lo haga todavía mejor. Porque eso los mejora a todos. Iñaki, acostumbrado a los medios, no tiene pelos en la lengua ni se preocupa por decir algo que a otros les pueda molestar. Así describe la filosofía del freestyle: "Para mí son mis raíces y mi escuela en la vida. Yo dejé de ir a la escuela hace un par de años y gracias al BMX freestyle estoy bastante aplicado, me ha enseñado muchísimos valores. Y añade: "Este buen vivir es increíble porque es una atmósfera de mucho amor. Y el amor solamente te lleva a lindos lugares con lindas personas", remata Iñaki, que mañana cumplirá 18 años.

El festejo de Iñaki Iriartes Mazza
El festejo de Iñaki Iriartes Mazza Fuente: LA NACION - Crédito: Fernando Massobrio

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.