Alivio para Vidal: Boldt saca ventaja en la licitación de casinos, pero no está solo

Aunque aún resta la segunda etapa de la licitación, el empresario Daniel Mautone se impuso a la firma de los Tabanelli en dos de las siete salas provinciales que están en juego
Aunque aún resta la segunda etapa de la licitación, el empresario Daniel Mautone se impuso a la firma de los Tabanelli en dos de las siete salas provinciales que están en juego Fuente: Archivo - Crédito: Agustin Marcarian
Marcelo Veneranda
(0)
12 de octubre de 2018  

El Instituto Provincial de Loteria y Casinos (IPLyC) informó los resultados de la primera etapa de la licitación de siete casinos bonaerenses, con un resultado que desafió los pronósticos: Boldt, histórico operador de las tragamonedas de la provincia, recibió una mala calificación en el rubro "experiencia" y fue superado por el entrerriano Daniel Mautone en la oferta por dos de los casinos en juego: el Central de Mar del Plata y Monte Hermoso.

La primera etapa de la licitación que concluyó ayer al mediodía otorga un puntaje máximo de 55 puntos tras analizar los antecedentes técnicos y económicos de cada oferente, las inversiones prometidas y la capacidad financiera, entre otros aspectos.

En un mes y medio se abrirá el segundo sobre de la licitación, que contiene la oferta económica que los competidores le harán a la provincia. Otorga los 45 puntos restantes y premiará a quién más ganancias le asegure al Estado.

Ayer, Lotería envió extenso informe de 82 páginas con los resultados a los competidores, que tendrán tres días para presentar impugnaciones.

En este primera etapa, y sin competidores, Boldt obtuvo 38 de los 55 puntos que había en juego en la licitación por el Casino Trilenium, de Tigre, la joya de esta competencia, que se licita en una misma canasta junto al Casino de Pinamar, el más modesto de los siete.

La segunda canasta en disputa comprende los casinos de Tandil, Miramar y el Hermitage de Mar del Plata. Por esas salas, la firma de Antonio Tabanelli compite con el Bingo Oasis de Pilar, de Ricardo Glazman y Alejandro Gravier, que para la licitación se asoció con la misionera Entretenimientos Saltos del Moconá. Boldt consiguió 34 puntos, contra 32 de sus rivales.

En la tercera canasta, que incluye el Casino Central de Mar del Plata y el de Monte Hermoso, la firma de Mautone, Casino de Victoria SA, consiguió 37,5 puntos, contra 34 de Boldt.

En todos los casos, los Tabanelli se encontraron con la misma sorpresa: la provincia le asignó cero puntos en los rubros "experiencia en manejo de casinos" y "cantidad de casinos que administra". Fue porque Boldt no se presentó en la licitación junto el resto de las firmas propias con las que opera en el país (Puerto Santa Fe, Melincue, Manteo y Resort, entre otras).

En Buenos Aires, Boldt no "opera" los casinos, que son del Estado, sino solo las tragamonedas. Mautone, a través de Casino Victoria, sí opera otras salas del país. Lo mismo que la firma Saltos del Moconá, el socio elegido por Glazman y Gravier.

La noticia no deseada para Vidal

La sorpresa y ese detalle técnico -que el IPLyC advirtió a Boldt antes del fallo de ayer y que no habría sido subsanado por la empresa- significa un alivio político para la gobernación de María Eugenia Vidal. En La Plata temían enfrentarse hoy a un título catástrofe: que Boldt, que opera los casinos bonaerenses desde hace 23 años, quedaba a un paso de ganar todas las licitaciones y asegurarse el negocio por 21 años más.

Sucede que, en enero, Vidal anunció con bombos y platillos que su gestión iba a encarar la primera licitación pública desde que el juego pasó al control de la provincia, en 1995. Desde entonces, todas las habilitaciones fueron otorgadas, renovadas y "parchadas" de manera directa, sin compulsa y siembre bajo sospecha.

En concreto, la gobernadora anunció la licitación por la administración de 3860 máquinas tragamonedas que funcionan en siete de los doce casinos provinciales. También cerró las puertas de otros tres casinos y un bingo, algo igualmente inédito.

Pero hacer la primera licitación en la historia provincial para que todo siguiera en manos del clan Tabanelli, que consolidó su poderío desde los tiempos de Eduardo Duhalde, no era la noticia deseada por Vidal. En aquel lejano enero, con la economía nacional en auge, varias firmas internacionales se mostraron interesadas en competir: entre otras, la chilena Enjoy (controlada por la norteamericana Advent) y la española Codere (también manejada por fondos estadounidenses).

Los vaivenes cambiarios desatados desde abril espantaron a todos los jugadores internacionales. Básicamente, porque la licitación requiere una fuerte inversión en dólares (en las máquinas tragamonedas y los edificios) y ofrece ganancias en pesos, en un contexto recesivo.

Más acostumbrados a los vaivenes locales, solo Mautone y Glazman se mantuvieron en la compulsa. Corren con desventaja, porque Boldt tiene parte de la inversión necesaria ya realizada y es dueña de algunos de los edificios donde funcionan los casinos. El Trilenium, por ejemplo. No en vano, Boldt fue el único que se presentó para competir por esta sala de Tigre, pese a que es la que más recauda y lo hace durante todo el año, no solo en vacaciones.

El alivio, para Vidal, podría ser transitorio si es que se termina dando lo que todos esperan: que, con mejores espaldas, Boldt hará la mejor oferta económica para la provincia. El segundo sobre con esa oferta, resguardado hoy en la Escribanía General de Gobierno, se abrirá dentro de un mes y medio. Allí se sabrá cuál será la noticia que Vidal tendrá que anunciar.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.