Suscriptor digital

Fútbol alterado: ¿por qué se emparejaron las ligas de Alemania, España e Inglaterra?

Bayern Munich busca respuestas
Bayern Munich busca respuestas Fuente: AFP
Claudio Mauri
(0)
12 de octubre de 2018  • 13:44

Quien dijera que en la próxima temporada Bayern Munich debe ir a disputar la etapa previa de la Europa League, que Sevilla será campeón de la Liga de España por segunda vez después de 73 años y que la Premier League se definió por los resultados de los involucrados en un triple empate entre Manchester City, Chelsea y Liverpool, es factible que sea señalado por no estar en su sano juicio. Falta mucho para que ocurra algo semejante, y es improbable que se haga realidad, pero lo descripto es la foto actual de tres de las cinco ligas de Europa más importantes.

Lo disputado hasta aquí no alcanza a la cuarta parte de la temporada, queda mucho por delante, pero en el Viejo Continente se repara en esta situación un tanto infrecuente. Y la pausa impuesta por la fecha FIFA deja espacio para echar una mirada sobre lo que no deja de ser una sorpresa.

El inesperado bajón del Bayern

Es el caso más inesperado. Ganador de los últimos seis títulos locales (tres con Guardiola, dos con Heynckes y uno con Ancelotti) con un dominio aplastante, Bayern Munich está sexto, tras dos derrotas consecutivas. En la Bundesliga anterior resignó 18 puntos en 34 fechas; ahora ya cedió ocho en siete jornadas. Marcó solo 12 goles, producto de una baja eficacia: rentabilizó el 21,8 por ciento de las 55 situaciones creadas. Lewandowski, con tres tantos, se ubica noveno en la tabla de goleadores.

Están apuntados el nuevo entrenador, Niko Kovac, y la política del club en el reciente mercado de pases. No se renovó un plantel cargado en años (Ribery -35- y Robben -34- están a la cabeza de varios treintañeros); algunas contrataciones, como los volantes Goretzka y Gnabry, están en etapa de adaptación, y promesas como Süle y Sanches no terminan de dar un paso al frente en este momento de crisis. También siente las ausencias de los lesionados Alaba y Rafinha. Actualmente, solo cuenta con 15 jugadores de campo en buena forma física. A estas alturas, en la temporada pasada fue despedido Carlo Ancelotti, reemplazado por Jupp Heynckes, el histórico entrenador del club -obtuvo el triplete en 2013- que recondujo la situación.

Kovac, que al mando de Eintracht Francfort le ganó a Bayern Munich la última final de la Copa de Alemania, fue respaldado por el presidente Uli Hoeness: "Voy a defender a Niko hasta la muerte". En Munich se preguntan hasta qué punto podrá sostenerlo el dirigente, que salió al cruce de una información del diario Bild, que puso a Zinedine Zidane y Arsene Wenger -ambos sin clubes- como candidatos a suceder al croata. El entrenador también debió lidiar con James Rodríguez, insatisfecho con los minutos que tiene de juego. Lothar Matthäus, una vieja gloria de los bávaros, salió a poner en su sitio al media-punta colombiano: "Se siente ofendido cuando no es titular, pero cuando lo es juega como si no fuera parte del equipo". El exvolante cuestionó que el club no hiciera una contratación de renombre, como "Griezmann o Bale". Entre los malos resultados en la Bundesliga intercaló un empate de local ante Ajax por la Champions League que no ayudó a bajar la impaciencia.

Tras un comienzo con tres victorias consecutivas, Bayern tiene cinco equipos por delante y está a cuatro puntos del líder Borussia Dortund, el último campeón, en 2012 con la dirección de Jürguen Klopp, antes de la hegemonía bávara.

Barcelona, un campeón alicaído

Messi y Barcelona, en un momento de debilidad en la liga española.
Messi y Barcelona, en un momento de debilidad en la liga española. Fuente: Reuters - Crédito: Albert Ge

Barcelona, ganador de siete de las últimas diez ligas, dejó puntos ante Girona, Athletic Bilbao y Valencia, y perdió por primera vez en la historia con Leganés, que estaba último cuando lo enfrentó. Obtuvo tres de las últimas 12 unidades. Real Madrid fue goleado por Sevilla, no caía de visitante frente a Alavés desde hacía 87 años y solo rescató uno de los últimos nueve puntos. Atlético de Madrid se recompuso con la obtención de diez de los últimos 12 puntos, luego de que en las primeras cuatro jornadas tuviera el más flojo comienzo estadístico en los casi ocho años de gestión de Diego Simeone.

De esta inconsistencia se aprovechó Sevilla, líder de un torneo que no gana desde 1946. Hoy es imposible imaginar un campeón con 100 puntos, como los fueron Real Madrid y Barcelona hace seis y cinco años, respectivamente. Que los seis primeros de las posiciones estén apretados en el estrecho margen de dos puntos es algo que no ocurría desde hacía 31 años. Es más, desde que el triunfo se premia con tres puntos, ningún equipo en la octava jornada había sido primero con 16 unidades, como lo es ahora el conjunto andaluz que tiene a Mercado (últimamente ausente por lesión), Banega (ubicado como único volante central es el mayor recuperador de pelotas de la Liga) y Franco Vázquez.

Las razones del bache de Barcelona responden a errores defensivos que no eran frecuentes, a su atención prioritaria a la Champions League (hizo ocho goles en dos encuentros) y a la dependencia cada vez mayor de Messi, que desde la partida de Iniesta va quedando en minoría como representante del estilo de la Masía. Real Madrid se debate entre dos temas centrales: cómo sustituir los goles y la voracidad competitiva de Cristiano Ronaldo, y medir la capacidad de Julen Lopetegui para que estas tempranas turbulencias no lo arrastren a una crisis que le cueste prematuramente el puesto. En ascenso viene el Atlético de Madrid, que dispone del mejor plantel en muchos años.

Tres cabezas en la Premier

Chelsea y Liverpool le pelean palmo a palmo a Manchester City.
Chelsea y Liverpool le pelean palmo a palmo a Manchester City. Fuente: AP - Crédito: Kirsty Wigglesworth

Hace casi un semestre, Manchester City fue campeón con una diferencia récord de 19 puntos sobre el escolta Manchester United. El equipo de Pep Guardiola dio la vuelta olímpica con 100 unidades y plusmarcas en triunfos (32) y goles (106). Aunque con menos holgura, los tres campeones anteriores (dos veces Chelsea y una Leicester) tampoco necesitaron llegar a la última fecha para consagrarse.

El panorama actual es mucho más apretado. Dos de los punteros, Manchester City y Liverpool, vienen de empatar 0-0. Lo aprovechó para alcanzarlos el Chelsea de Maurizio Sarri, que cosecha elogios por el estilo de juego asociado y ambicioso que le inculcó al equipo. El volante Cesc Fábregas está encantado con el director técnico italiano: "Con Sarri recuperé sensaciones futbolísticas que pensé que no iba a sentir más. Me hubiese gustado tenerlo antes de entrenador".

A dos puntos de los tres que ocupan la cima está el Arsenal de Unai Emery, que tuvo un comienzo duro y complejo, con derrotas ante el City y Chelsea, pero con buen juego y goles encadenó seis éxitos en fila. El último título de Liverpool data de 1990, dos años antes de que se creara la Premier League. Para cobrarse esa deuda mantiene al tridente Salah, Firmino y Mané, e incursionó fuerte en el mercado de pases con las contrataciones de Alisson, Shaqiri, Fabinho y Naby Keita. Con Tottenham también en la conversación, por ahora el único que desentona es Manchester United, con un Mourinho que rinde examen en cada partido.

Status quo en Italia y Francia

Neymar y Di María y una foto habitual: PSG gana sin miramientos.
Neymar y Di María y una foto habitual: PSG gana sin miramientos.

A diferencia de España, Alemania e Inglaterra, en Italia y Francia se impone la vieja ortodoxia, la mano de hierro de Juventus y Paris Saint Germain. Con Cristiano Ronaldo en plan de "goleador moderado" (cuatro goles en ocho partidos, por debajo del promedio de un tanto por encuentro con que se fue de Real Madrid), Juventus es un tiro hacia el octavo scudetto consecutivo: con 100 por ciento de eficacia (24 puntos en ocho fechas) ya le sacó seis unidades de ventaja a Napoli. Al menos en el calcio no extraña a Buffon y Cristiano cubre, y seguramente superará, la cuota de efectividad de Higuaín.

Con la llegada del alemán Thomas Tuchel a la dirección técnica, PSG prolonga su hegemonía en Le Championnat. Nueve victorias en igual cantidad de encuentros, con ocho puntos de diferencia sobre el escolta Lille. Si bien la obsesión del club del emir Al-Khelaifi es la Champions League, tiene apuntado obtener el sexto título local en los últimos siete años (solo Monaco se interpuso en 2017). Neymar y Mbappe lideran la tabla de goleadores, con ocho goles cada uno. Mas que competir para determinar quién es la principal figura, algo que en la temporada anterior hizo sospechar que la convivencia entre ambos sería inviable, el brasileño y el joven crack se complementan y se asocian en beneficio del equipo.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?