Suscriptor digital

Allanaron dos "cuevas" donde desbloqueaban celulares robados

El laboratorio donde se desbloqueaban celulares, en una oficina de Belgrano
El laboratorio donde se desbloqueaban celulares, en una oficina de Belgrano Crédito: policía de la ciudad
Detuvieron a cinco integrantes de la banda, secuestraron 1824 equipos y desarticularon un desarmadero de teléfonos
(0)
12 de octubre de 2018  

Por su habilidad para desbloquear los teléfonos, en el ambiente delictivo lo conocían como "doctor celular". Es el jefe de una banda que se dedicaba a robar teléfonos de alta gama para venderlos en el mercado negro como si fueran casi nuevos.

Según fuentes del Ministerio de Seguridad porteño, durante los allanamientos realizados en dos oficinas de Echeverría al 2500, en Belgrano, detectives de la Policía de la Ciudad apresaron a cinco integrantes de la organización, entre ellos, su presunto líder.

Con estos cinco sospechosos detenidos suman 140 los delincuentes dedicados a la comercialización de celulares robados que fueron apresados en los últimos cuatro meses en jurisdicción de la Capital.

La investigación contra la denominada banda del "doctor celular" comenzó con una serie de averiguaciones realizadas en diversas páginas web y foros asociados al servicio técnico de telefonía celular, compra y venta de dispositivos, y liberación de dichos aparatos.

Así se logró establecer que las personas que ofrecían el servicio de desbloqueo de celulares operaban desde dos "cuevas" instaladas en Belgrano y no podían justificar el origen de los aparatos.

El operativo contra la banda del "doctor celular" se concretó el mismo día en que se anunció que dentro de una semana ya no se podrán usar los celulares con líneas prepagas cuyos usuarios no las hayan registrado previamente.

Tal como adelantó la nacion en su edición de ayer, la medida anunciada por la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich; su par porteño, Martín Ocampo, y la presidenta del Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom), Silvina Giudici, apunta a terminar con el tráfico de celulares robados.

En los sitios web investigados los integrantes de la banda del "doctor celular" decían tener excelente manejo y experiencia en el rubro. Para solicitar su servicio había que contactarse con él de forma privada.

A partir de una serie de elementos aportados por la División Delitos Informáticos y Complejos de la Policía de la Ciudad, el juez federal Julián Ercolini ordenó completar la investigación en curso.

Una de las pruebas que obtuvieron los investigadores surgió luego de rastrear la dirección IP desde la cual funcionaba la página web en la que ofrecía el servicio para desbloquear los teléfonos. Al analizar y cruzar los datos encontrados en la plataforma informática, los policías encontraron dos oficinas que eran usadas como base de operaciones de la banda, en Echeverría al 2500.

Con la finalización de esta primera etapa de pesquisa, el magistrado solicitó que un grupo de policías concurrieran a las oficinas para obtener más pruebas. Así, los investigadores lograron establecer que en ese mismo sitio había un laboratorio técnico en el que se realizaba la liberación de los aparatos que estaban en "banda negativa".

Además, los policías obtuvieron los nombres de algunos sospechosos. Al seguir a esos imputados, los investigadores determinaron que en el mismo edificio funcionaba otra "cueva", oculta tras la fachada de una agencia de turismo.

El encargado de esa agencia de viajes es familiar de uno de los imputados que desarmaba celulares en la oficina en la que los delincuentes recibían a sus clientes.

Otro detalle que llamó la atención de los investigadores fue que en el allanamiento realizado en la falsa agencia de turismo se encontraron partes y piezas de celulares.

A partir del hallazgo de estos elementos los responsables de la pesquisa abonaron la hipótesis de que, además de vender celulares robados, la banda habría instalado un desarmadero de teléfonos.

En las "cuevas" los policías encontraron computadoras que tenían instalado un software especial para la liberación de equipos de telefonía celular. También había herramientas, dispositivos móviles en proceso de adulteración y 1854 teléfonos celulares, la mayoría denunciados reportados como robados o adulterados.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?