srcset

Una casa de campo que recrea el estilo de los viejos galpones ferroviarios

Lucrecia Álvarez
Magdalena Rodríguez Ballester
(0)
12 de octubre de 2018  

Quisimos celebrar el Día de la Madre con una dupla de madre e hija que trabajan juntas en arquitectura y decoración. Y para este domingo, nada más lindo que hacerlo mirando esta casa de campo de la arquitecta Carolina Peuriot Bouché, al frente de el Estudio Prágmata junto con su mamá, Magdalena Rodríguez Ballester.

La arquitectura muchas veces es un continente de experiencias y en el caso de una segunda casa, esa cualidad se hace mucho más explícita. El proyecto que encaró Carolina Peuriot Bouché tiene mucho de eso. El casco de este campo en Chascomús se hizo con la premisa de que se pareciera a un galpón reciclado, es decir; crear la fantasía de una vieja estructura original con las imperfecciones propias de haber sido reformada para la vida familiar.

Entre el loft neoyorkino y el rancho criollo, surge una propiedad que remite a las antiguas estaciones de pueblo con negras chapas de hierro, piso de ladrillos, galerías con decorativos aleros y cenefas y mucha madera.

En el volumen principal de doble altura hay un hall rústico para dejar las botas y otro que distribuye a los cuartos, con puertas de madera reciclada que corren sobre rieles y roldanas de hierro. La arq. Carolina Peuriot Bouché, a cargo de la obra.
En el volumen principal de doble altura hay un hall rústico para dejar las botas y otro que distribuye a los cuartos, con puertas de madera reciclada que corren sobre rieles y roldanas de hierro. La arq. Carolina Peuriot Bouché, a cargo de la obra. Crédito: Javier Csecs

La ambientación incluyó elementos de hierro, del universo ferroviario y de la vida en el campo. Una puesta impecable para vivir el presente con lo mejor del pasado.

Las bibliotecas que flanquean la entrada tienen en la base cajones de madera para las mantas y los almohadones de la galería. Las escaleras que corren sobre guías perimetrales permiten llegar a los estantes más altos.
Las bibliotecas que flanquean la entrada tienen en la base cajones de madera para las mantas y los almohadones de la galería. Las escaleras que corren sobre guías perimetrales permiten llegar a los estantes más altos. Crédito: Javier Csecs

Con la intención de que el hogar sirviera también como parrilla, tiene una puerta de chapa que preserva el living de humo cuando se hacen asados puertas adentro. "El living es el gran espacio que conecta todos los ambientes. Enfatizando su doble altura, conseguimos darle mayor importancia aun", comparte la arquitecta.

Se equipó con una chaise longue de peteribí tapizada en gamuza (Naturaleza Aguirre) y dos largos sillones de madera con fundas blancas (Costado) y almohadones de piel (Prágmata) combinados con modelos hechos por la dueña de casa. Una lámpara galponera (Restoration Hardware) baja sobre una zorra ferroviaria que funciona como mesa ratona (Costado).

En el entrepiso, mesa de pool con lámparas colgantes: un modelo especial para el juego (Restoration Hardware).
En el entrepiso, mesa de pool con lámparas colgantes: un modelo especial para el juego (Restoration Hardware). Crédito: Javier Csecs

Reiterando el diseño de la fachada principal, un impactante ojo de buey con vidrio repartido ilumina el entrepiso que se apoya sobre vigas y columnas de hierro con remaches. Además, se previeron ventanas laterales apaisadas que dan un efecto de luz cenital hacia la planta baja.

Debajo está el comedor, que se armó con una gran mesa antigua de taller de confección (Costado) y clásicas sillas Thonet pintadas de negro. La misma lámpara del living se triplica enfatizando las líneas verticales.

"Para darle una onda industrial y de espacio recuperado, usamos ladrillo avejentado y lo combinamos con maderas recicladas y objetos de hierro fundido".

Sobre la alzada, composición de azulejos antiguos que la dueña fue coleccionando.
Sobre la alzada, composición de azulejos antiguos que la dueña fue coleccionando. Crédito: Javier Csecs

La cocina está revestida en chapas de hierro remachado. Una enorme campana de hierro fundido contiene la cocina industrial de cuatro hornallas y parte de la mesada de Silestone.
La cocina está revestida en chapas de hierro remachado. Una enorme campana de hierro fundido contiene la cocina industrial de cuatro hornallas y parte de la mesada de Silestone. Crédito: Javier Csecs

El ambiente se organizó perimetralmente dejando un espacio central para la mesa de madera reciclada, como los muebles bajo-mesada, y favoreciendo una circulación fluida. Sobre ésta, una vez más, remata una lámpara rústica (Restoration Hardware). La mesada en 'L' está engamada con la antigua bacha doble de loza comprada por los dueños en un pueblito de Uruguay y complementada con grifería artística (Barugel Azulay). Aquí y en toda la casa se usaron pisos calcáreos color arena (Compañía Argentina de Pisos).

Construida con chapas de hierro y grandes superficies vidriadas, la cocina se percibe desde el exterior como un jardín de invierno que desdibuja el límite con el ancho horizonte del campo.

Como un galpón ferroviario reciclado esta casa de campo hecha a nuevo rinde culto a la tradición con mucho diseño y cero complejos
Como un galpón ferroviario reciclado esta casa de campo hecha a nuevo rinde culto a la tradición con mucho diseño y cero complejos Crédito: Javier Csecs

El ladrillo visto con diferentes tratamientos es una constante en todos los ambientes interiores así como en el exterior. En la galería, la terminación patinada le da un look más desgastado todavía.

El piso de ladrillos trabados recorre todo el perímetro de la casa generando diferentes situaciones para disfrutar del entorno.
El piso de ladrillos trabados recorre todo el perímetro de la casa generando diferentes situaciones para disfrutar del entorno. Crédito: Javier Csecs

En la zona de estar, otra zorra ferroviaria (Costado) en la que se apoyan objetos de cerámica artesanal de Los Naranjos.

La suite tiene una cómoda de lenga y una cama con detalles en cuero (ambos, Jay González) con una manta bermellón (Elementos Argentinos).
La suite tiene una cómoda de lenga y una cama con detalles en cuero (ambos, Jay González) con una manta bermellón (Elementos Argentinos). Crédito: Javier Csecs

Las cortinas de todos los cuartos son de lino blackout (De Levie).
Las cortinas de todos los cuartos son de lino blackout (De Levie). Crédito: Javier Csecs

En el cuarto que se ve a la izquierda, camas de hierro con almohadones verdes y mantas al tono (todo de Prágmata). El segundo tiene camas provenzales con colchas portuguesas (Arredo), almohadones bordados, mantas de lana tejidas a mano y mosquiteros de tul. "Este dormitorio tenía la peor orientación, pero terminó siendo el más luminoso gracias a la claraboya (Velux).Tiene un sistema eléctrico de blackout que se maneja a control remoto".

En los baños predomina el look vintage con calcáreos (Compañía Argentina de Pisos), espejos pivotantes (Herrajes Galo), piezas antiguas y otras nuevas a imitación, como el lavatorio Versailles (Ferrum).
En los baños predomina el look vintage con calcáreos (Compañía Argentina de Pisos), espejos pivotantes (Herrajes Galo), piezas antiguas y otras nuevas a imitación, como el lavatorio Versailles (Ferrum). Crédito: Javier Csecs

Antes de entrar, un espacio para para sacarse las botas y "desensillar".
Antes de entrar, un espacio para para sacarse las botas y "desensillar". Crédito: Javier Csecs

"La casa se orientó hacia el noroeste porque los dueños quisieron priorizar las vistas. El gran ventanal del comedor fue hecho precisamente para poder disfrutar del dorado atardecer campestre".

Madre e hija que trabajan juntas en arquitectura.

01:00
Video

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?