Suscriptor digital

El FMI advirtió que si la recesión argentina es peor a la prevista, afectará a países vecinos

Fuente: Archivo
Rafael Mathus Ruiz
(0)
12 de octubre de 2018  • 09:43

WASHINGTON.- El Fondo Monetario Internacional ( FMI ) se mostró confiado en que el ajuste previsto en el presupuesto del año próximo será suficiente para alcanzar la meta fiscal de "déficit cero", minimizando la posibilidad de que una recesión más profunda a la prevista obligue al Gobierno a ampliar los recortes en el gasto público para cumplir con los objetivos fiscales acordadas con el organismo. Pero ese escenario, indicó el Fondo, sí podría tener otra consecuencia: provocar un contagio "significativo" de la crisis a los países vecinos.

Los técnicos del staff del Fondo plasmaron esta visión en el último Panorama Económico Regional para América latina, que fue presentado ayer en Bali, Indonesia, durante la reunión anual del FMI y el Banco Mundial, en una conferencia de prensa presidida por el director del Departamento del Hemisferio Occidental, Alejandro Werner.

El crecimiento en la región está perdiendo impulso, evaluó el FMI, con claras divergencias dadas las crisis en Venezuela y la Argentina, que contrastan con la expansión -a menor ritmo- que muestran otras economías, como Brasil o México provocada por las "crecientes tensiones comerciales", las turbulencias financieras y la volatilidad en los mercados materias primas.

El Fondo dejó plasmadas en el informe dos advertencias nuevas respecto de la Argentina. La primera: si la recesión empeora, afectará a los países vecinos. La segunda: la elección presidencial del año próximo vendrá acompañada de mayor incertidumbre política y económica.

"Una recesión mayor a la esperada en Argentina podría tener efectos derrames significativos para los países vecinos con una fuerte exposición comercial", indica el informe, en el apartado sobre riesgos domésticos y regionales. "Al mismo tiempo, una intensificación de la presión financiera en Argentina podría resultar en un aumento en la aversión al riesgo y reversiones en el flujo de capital para las economías integradas financieramente en la región", agrega.

El panorama regional también se ocupa de los "riesgos políticos" que abrirá el calendario en la región. Las elecciones en Brasil, este año, y en la Argentina, Bolivia, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Panamá, Perú y Uruguay, el próximo, "darán lugar a incertidumbre económica y política", dijo el organismo. Una de las dudas persistentes entre inversores y analistas en Estados Unidos es, justamente, si el presidente Mauricio Macri conseguirá la reelección el año próximo, y si, en caso de que no lo logre, qué sucederá con el rumbo económico de la Argentina.

En el Fondo también creen que el ajuste previsto en el proyecto de ley de presupuesto alcanzará para cumplir con la meta fiscal de "déficit cero".

"Tenemos confianza de que las medidas que se proponen en el presupuesto serán suficientes para lograr un equilibrio cero", dijo Nigel Chalk, el economista que supervisa a la Argentina en el Departamento para el Hemisferio Occidental.

Chalk respondió a una pregunta enviada por LA NACION sobre la divergencia en el pronóstico oficial con el del Fondo para la economía argentina para este año y el próximo. Mientras el Ministerio de Hacienda estimó en el presupuesto que el producto bruto interno (PBI) caerá un 2,4% este año y un 0,5 por ciento en 2019, el Fondo prevé una recesión más profunda, del 2,6 por ciento este año, y el 1,6 por ciento el próximo. Para el Fondo, esa divergencia no forzará al Gobierno a realizar nuevos recortes en el gasto ante la eventualidad de que la recaudación impositiva sea inferior por la menor expansión.

"El presupuesto de la Argentina se preparó antes de cuando preparamos el programa. La situación allí se ha movido bastante rápido. Acordamos un marco con el gobierno argentino que está alineado con el pronóstico que produjimos esta semana. El programa se basará en este marco acordado. Para el presupuesto, no hace una gran diferencia", indicó Chalk.

El economista confirmó además que el board del Fondo aprobaría antes de fin mes la revisión del acuerdo stand-by con la Argentina, que fue ampliado de 50.0000 millones de dólares a 57.100 millones. Ese préstamo, el mayor en la historia del organismo, le permitirá al gobierno de Macri cerrar el programa financiero hasta el fin del primer mandato, al proveer un colchón de casi 19.000 millones de dólares sólo durante el año próximo.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?