Suscriptor digital

La historia del productor que resiste una "guerra" por el tomate con Paraguay que otros abandonan

Luis Galeano, en la chacra de tomates de media hectárea en Formosa
Luis Galeano, en la chacra de tomates de media hectárea en Formosa Crédito: Familia Galeano
Mariana Reinke
(0)
15 de octubre de 2018  • 14:00

Todavía quedan algunas plantas de tomates en la media hectárea de la familia Galeano, que deberán terminarse de cosechar para fines de octubre.

Luis Galeano es productor formoseño. Vive a 40 kilómetros de Clorinda, en Colonia Palma Sola, que pertenece a la pequeña comunidad de Laguna Naineck, en el norte de la provincia. Nació y creció entre plantaciones de tomate de su familia en unas parcelas a las afueras del poblado. Sus abuelos paraguayos emigraron a la Argentina en 1947 y la primera actividad que desarrollaron fue el cultivo del algodón. Pero luego se pasaron al fruto colorado para nunca más abandonarlo.

Luis tiene 35 años y, junto con su hermano, desde los 14 se dedica a la producción de tomates. Todos los días, entre las 5 y las 18, trabaja en la chacra familiar.

En el último tiempo, Galeano y otros colonos viven con preocupación. Sucede que desde abril pasado el vecino país, adonde venden la mayor parte de la producción, impide el ingreso de los tomates.

El Senave, organismo equivalente al Senasa argentino, no otorga una acreditación fitosanitaria para la importación porque, según los funcionarios paraguayos, no estarían cumplidos ciertos requisitos.

Esta traba de Paraguay ya generó graves problemas en la comercialización para los productores de la provincia. Galeano, por ejemplo, perdió el 80% de la producción. "Esto se replica en todos los pequeños agricultores de la zona, los tomates se pudrieron en la chacra por falta de comercialización", dijo a LA NACION.

Se requieren cuidados especiales para el cultivo
Se requieren cuidados especiales para el cultivo Fuente: Archivo - Crédito: Ricardo Pristupluk

Por la situación complicada, muchos jóvenes abandonaron la chacra, dejaron la colonia y se fueron a estudiar para "gendarme o prefecto".

El tomate es un cultivo intensivo, con cuatro meses de trabajo duro que no dan descanso. Los cultivos de la familia Galeano, sujetos con tutores y alambres, están a la intemperie. Cuando hay heladas los cubren con un plástico.

Para Luis, es difícil abandonar una actividad que aprendió desde la infancia. "Algunos padres hasta vendieron parte de sus tierras para ayudar a sus hijos en sus estudios", contó.

Si bien la principal actividad de la zona es la banana, con 1600 hectáreas ocupadas, unas 240 familias de pequeños productores de tomate cultivan 120 hectáreas en el municipio de Laguna Naineck.

Sin embargo, el problema no solo se da en Laguna Naineck. Unas 800 familias de Clorinda, asociadas a esta actividad en lo productivo y en la comercialización, también fueron perjudicadas.

"Este es el interior profundo; tres colonias producen 5500 toneladas de tomates por año y nuestro principal mercado, Paraguay, por una cuestión solo de proteccionismo nos cerró la frontera", se quejó Pánfilo Ayala, dirigente de Federación Agraria Argentina (FAA) en Formosa.

La producción moviliza mano de obra intensiva
La producción moviliza mano de obra intensiva Fuente: Archivo

Hace unos días, Ayala, en nombre de los agricultores y de FAA, le pidió al gobierno nacional que intervenga ante Paraguay para que cumpla el acuerdo de libre comercio entre las partes previsto en el Mercosur.

"Solo queda gente grande en la colonia. Los viejos ya no tienen ganas de seguir, están cansados de tanta lucha, pero me piden que no los abandone", relató Galeano.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?