Suscriptor digital
srcset

El subte que no duerme: así se cambian las vías de la línea E durante la noche

Mauricio Giambartolomei
(0)
12 de octubre de 2018  • 16:09

Los túneles de la línea E de subte nunca descansan. Los trenes se mueven rápido para transportar a más de 100.000 pasajeros diarios que viajan entre las estaciones Plaza de los Virreyes y Bolívar. Y cuando el último servicio sale de circulación la vida nocturna y subterránea se transforma: ahí entra en acción un ejército de obreros que trabajarán hasta minutos antes de que salga la primera formación de la jornada.

Un operario recorre los túneles de la línea E donde se está realizando el recambio de 20 kilómetros de vía
Un operario recorre los túneles de la línea E donde se está realizando el recambio de 20 kilómetros de vía Fuente: LA NACION - Crédito: Alejandro Guyot

Durante la madrugada la actividad no se detiene en los andenes y los talleres. Cuando las estaciones están vacías se aprovecha el momento para limpiar las instalaciones y poner en condiciones los vagones. En el caso de la línea E, además, se está realizando la renovación de las vías que ya tienen 74 años y demandaban un recambio.

Los viejos durmientes, que ya fueron retirados, se apilan para retirarlos de los túneles
Los viejos durmientes, que ya fueron retirados, se apilan para retirarlos de los túneles Fuente: LA NACION - Crédito: Alejandro Guyot

La sustitución se realiza en toda la extensión de la línea y, de acuerdo a los plazos previstos, finalizará en diciembre próximo. Se trata de 10 kilómetros entre las cabeceras (20 kilómetros en total sumando los dos tramos) con la mayor parte de la traza de vías sobre balasto (grava compactada donde se asienta la estructura) y un corto recorrido de vías sobre hormigón.

Todas las noches, a las 23.30 y por Plaza de los Virreyes, dos trenes de tracción autónoma ingresan a los túneles. Uno de ellos sirve para colocar las nuevas vías y cargar el material descartado; el otro se utiliza para colocar las piedras nuevas a través de una tolva. La segunda formación va acompañada de una retroexcavadora con la cual se remueve el balasto, una vez retirados los rieles y durmientes, en forma manual.

Uno de los dos trenes que ingresan a los túneles está cargado con bolsas de grava, o piedra, que se distribuyen a lo largo de la traza
Uno de los dos trenes que ingresan a los túneles está cargado con bolsas de grava, o piedra, que se distribuyen a lo largo de la traza Fuente: LA NACION - Crédito: Alejandro Guyot

Parte de los trabajos consisten en colocar una tela permeable y flexible de fibras sintéticas, y caños de desagüe sobre la superficie que luego será rellenada con balasto. Una vez colocados los nuevos rieles se realiza la nivelación y la formación que transporta la piedra hace su aparición para distribuir su carga. A las 4.30 la traza queda liberada para comenzar con la preparación de las instalaciones e iniciar el servicio del día.

Las nuevas vías, ya ensambladas en los durmientes, ingresan a los túneles para reemplazar a los viejos rieles de 1944
Las nuevas vías, ya ensambladas en los durmientes, ingresan a los túneles para reemplazar a los viejos rieles de 1944 Fuente: LA NACION - Crédito: Alejandro Guyot

"Hay 150 personas trabajando de madrugada, de lunes a sábados. Estas son las obras que el pasajero no ve, pero que son fundamentales para mejorar la frecuencia. Tenemos que tener bien las vías, los sistemas de potencia y señales y los talleres actualizados para poder pensar en correr formaciones renovadas", resumió el ministro de Desarrollo Urbano y Transporte, Franco Moccia, sobre la importancia de la renovación de las vías.

Los viejos durmientes se retiran en forma manual y son reemplazados por bases de hormigón con las vías ya ensambladas
Los viejos durmientes se retiran en forma manual y son reemplazados por bases de hormigón con las vías ya ensambladas Fuente: LA NACION - Crédito: Alejandro Guyot

Desde su inauguración, en 1944, los rieles de la línea E nunca habían sido renovados. La obra forma de la ampliación de la traza que, según estiman en el Gobierno porteño, estará lista en mayo del año próximo con la incorporación de tres nuevas estaciones.

Correo Central (ubicada en Leandro N. Alem y Corrientes, donde se podrá combinar con la línea B), Catalinas (en Córdoba y Alem) y Retiro (en Ramos Mejía y Alem, combinación con la línea C) serán las tres nuevas estaciones que se habilitarán el año próximo. Le dará la posibilidad a los pasajeros de unir Retiro con el sur porteño, además de las múltiples enlaces con el resto de la red.

Los operarios trabajan en los túneles para cambiar más de 20 kilómetros de vías en la línea E
Los operarios trabajan en los túneles para cambiar más de 20 kilómetros de vías en la línea E Fuente: LA NACION - Crédito: Alejandro Guyot

La línea E fue una de las más relegadas de toda la red porteña. Las quejas de los usuarios, sobre todo en verano, suelen inundar las redes sociales por el mal estado de los trenes, la falta de refrigeración y una infraestructura edilicia en malas condiciones. La cuenta pendiente seguirá siendo la renovación total del material rodante.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?