Suscriptor digital

Nuevos espacios de trabajo: entre el hoffice y el coworking

Fuente: LA NACION - Crédito: Gentileza
Sebastián A. Ríos
(0)
13 de octubre de 2018  

Son cuatro los puestos de trabajo que ofrece la mesa redonda que domina el centro de la pequeña habitación ovalada. Basta apretar un botón para que desde el interior de sus patas emerjan vidrios que delimitarán los cuatro espacios o "gajos" independientes; otro botón hace que los vidrios se vuelvan opacos, colaborando con la privacidad y capacidad de concentración de cada trabajador. En cuanto a las paredes de la habitación, circulares, se desplazan sobre rieles para ocultar o dar acceso a una kitchenette, a un sector con lockers e impresora, y un tercer espacio para el guardado de sillas.

"Hoffice" es el nombre de esta habitación que ocupa el espacio N° 25 de la actual edición de Casa FOA. Emplazada en esta ocasión en el ex-Convento Nuestra Señora de la Misericordia (Pareja 3670, Devoto), la tradicional exposición de arquitectura, diseño interior y paisajismo aborda, entre otros temas, los nuevos espacios de trabajo, sus necesidades funcionales y cómo estos influyen en el bienestar de las personas que trabajan en ellos. El cowork y el hoffice (algo así como una versión 2.0 del home office) son los dos polos entre los que se ubican las distintas propuestas elaboradas por arquitectos y diseñadores de interiores.

"Trabajar desde casa compartiendo con otros, potenciando la sinergia creativa del grupo, es la tendencia más actual", puede leerse en la memoria descriptiva del espacio N° 25, elaborado por el arquitecto Claudio Wertheim y la diseñadora de interiores Eugenia Landaboure. "Esta tendencia del hoffice lleva al surgimiento de espacios a partir de que una persona que trabaja en su casa alquila un sector para que venga otra gente a trabajar, y así en una misma área hay personas de distintas profesiones trabajando juntas, lo que resulta muy nutritivo", comenta Cata Ulloa, arquitecta de Casa FOA.

"Nuestra idea fue que, si bien es una oficina instalada en una habitación de una casa, que su aspecto no pareciera al de una oficina instalada en la habitación de una casa", afirma Eugenia Landaboure. "Para eso lo primero que hicimos fue cambiar la morfología de la caja arquitectónica tradicional rectangular y transformarla en un óvalo", agrega. El resultado de pasar de rectángulo a óvalo fue la generación de... esquinas. "Generamos entonces un mobiliario que tuviese movilidad para que esas esquinas cobren funcionalidad. Así, al desplazarse las bibliotecas de las paredes sobre rieles develan espacios nuevos", dice Landaboure, y concluye: "Un aspecto sustancial de estos nuevos espacios laborales es que tienen que ser sumamente flexibles y adaptables a múltiples funciones".

"De lo que se trata es de una economía de recursos y de espacios", agrega Cata Ulloa.

Conectividad

"Un sillón, un celular y una computadora, eso es lo necesario para una oficina en donde se hace networking", sostiene la diseñadora de interiores Megan Davobe, que junto a sus colegas María Verellen y César Stivaletta, y al arquitecto Nicolás Martínez Gattari, desarrollaron su "Oficina de Networking" en el espacio N° 22 de Casa FOA. "En el networking trabajar no tiene un espacio determinado. La tecnología, los soportes y las redes contribuyen a poder sentarnos a generar contactos y contenido donde quiera que estemos", escriben en la memoria descriptiva de su proyecto.

A través de los colores, las formas y los materiales proponen un espacio que se caracteriza por un clima lúdico. Así como en el espacio 25 lo que dominaba el ambiente era una mesa divisible, aquí todo gira en torno a un gran sillón que se destaca por lo confortable: "La idea fue plantear un espacio de oficina que no sea literalmente una oficina -dice Davobe-. Así, todo el piso y el cielo raso están trabajados generando un juego óptico que hace que no se pueda tomar mucha dimensión del espacio de trabajo".

El espacio lo completan dos taburetes -"ergonómicos, que si uno está en movimiento hacen trabajar las piernas y los abdominales"- y una mesa sobre la que descansa un teléfono a disco: "Es para graficar el valor de las telecomunicaciones". Además, agrega, "el sillón es superacústico, pensado para permitir una call conference por celular".

Ya sea a través de los materiales o del diseño, el manejo de la acústica es un factor clave que se repite en los distintos proyectos que abordan la temática de los modernos espacios de trabajo compartidos. "Nuestro espacio lo corona una gran lámpara como espiralada que hicimos con tela tensada y que genera toda una cuestión acústica que reduce el ruido del ambiente", retoma Landaboure, que cuenta que en su diseño se inspiraron en el "cono del silencio" de Maxwell Smart.

Inteligencia colectiva

En el paso de la tradicional oficina a las primeras modalidades de home office algo se ganó, es cierto, pero también algo se perdió. De ahí el surgimiento del hoffice -que incluye a otras personas en la oficina hogareña- y del cowork, oficinas donde conviven distintos emprendimientos, que hoy representan un modelo en pleno auge, que provee lo primero que se perdió con el home office: la interacción con el otro.

"Trabajar en la propia casa comenzó a presentar fisuras: nos fuimos dando cuenta de que trabajando en casa nos aislamos, quizá no hablamos con nadie, no intercambiamos una experiencia personal o una opinión profesional. Y si, por el contrario, armamos y equipamos un estudio privado, los costos de mantenimiento se elevan mucho y no siempre es productivo", advierten las arquitectas María Ponce Quinteros, Marcela Rodríguez y Lorena Spinola, creadoras del espacio N°29 de Casa FOA, con el título "Coworking".

La oficina ocupa una de las salas más grandes del ex-Convento Nuestra Señora de la Misericordia, y en sus laterales se hallan los puestos de trabajo individuales. El centro lo domina un espacio verde rodeado de sillones móviles; una de las paredes alberga un office, lockers y un amplio sofá, mientras que sobre la cuarta pared está la sala de reuniones separada por paneles acústicos.

"El coworking promueve la inteligencia colectiva. Es compartir el espacio, aun cuando no se compartan las disciplinas, haciendo incluso de esa diferencia la posibilidad de generar un encuentro laboral enriquecedor. Esta tendencia representa múltiples ventajas: promueve el debate, aumenta la concentración.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?