Suscriptor digital

Chad le Clos, la estrella que nació de los Juegos de la Juventud, pudo con Phelps y sigue brillando

Chad Le Clos se quedó con la medalla de plata ante Michael Phelps en los Juegos Olímpicos Londres 2012
Chad Le Clos se quedó con la medalla de plata ante Michael Phelps en los Juegos Olímpicos Londres 2012 Fuente: AP
Matías Baldo
(0)
12 de octubre de 2018  • 23:59

Chad le Clos repite una misma palabra para definir su carrera olímpica que empezó hace ocho años en los Juegos de la Juventud de Singapur. " Unbelievable", increíble en inglés, responde en un salón del coqueto Palacio Duhau en el que recibe a La Nación vestido de saco y corbata lejos de su vestuario habitual, de paso por Buenos Aires en su función de embajador de los Juegos Olímpicos de la Juventud y de OMEGA, cronometradora oficial del evento.

" Unbelievable" es también el título del documental oficial que narra su historia. El sudafricano fue una de las estrellas de la de la cita inicial juvenil en 2010. Con 18 años conquistó cinco medallas: fue oro en 200 metros medley; plata en 400 metros libre, 100 y 200 metros mariposa y bronce en la posta 4x100 metros libre.

Veinticuatro meses después, le Clos venció a Michael Phelps, el mejor nadador de todos los tiempos y el deportista con más preseas olímpicas en toda la historia, por 5/100 en la agónica final de 200 metros mariposa en Londres 2012.

El triunfo ante Phelps en Londres 2012

Para le Clos, de 26 años, Singapur dejó una marca indeleble en su carrera y se convirtió es sinónimo de los Juegos Olímpicos de la Juventud: figura de la primera edición, fue embajador en Nanjing y repite en Buenos Aires como un referente para los más jóvenes.

-¿Qué significó esa experiencia para tu carrera?

Los Juegos Olímpicos de la Juventud me dieron mucho y realmente me ayudaron a conseguir el oro en Londres. Fue increíble porque me permitió conocer cómo es un evento olímpico. Fue una gran oportunidad, viajar con el equipo de mi país por primera vez, estar en la villa.

-Embajador en Nanjing y en Buenos Aires. ¿Cuál es tu función?

Es una responsabilidad excitante para mi. Aún soy joven, pero puedo darles consejos, compartirles mis experiencias. Puedo ayudarlos porque, aún cuando estoy en esto desde muy joven, mis experiencias son muy recientes.

Le Clos, embajador de los Juegos en Buenos Aires 2018
Le Clos, embajador de los Juegos en Buenos Aires 2018

-Los atletas de Buenos Aires son menores de 18 años y muchos llevan varios años dedicándose a su deporte. ¿Qué tan difícil es tomar decisiones siendo tan joven?

No es fácil, para nada fácil. En mi caso, el fútbol es mi primer amor. Aún amo verlo, soy fanático del Manchester United. Yo sabía que tenía futuro en la natación, que podía ser campeón algún día, y que no iba a tener futuro en el fútbol. Pero la decisión tiene que ser de uno mismo, si sentís que es bueno para vos en tu corazón. No debe ser forzado por nadie, ni por tu familia ni por tus amigos. Uno tiene que estar convencido de que la decisión es correcta porque, si no estás convencido, vas a reprochártelo todos los días de tu vida.

-Cuando brillaste en Singapur, Joseph Schooling era un adolescente de 15 años. Seis años después, en Río de Janeiro te venció a ti y a Michael Phelps en los 100 metros mariposa. ¿Cuánto crees que influyó tu actuación y la celebración de los Juegos Olímpicos de la Juventud en su país en su aparición?

-Creo que Schooling, como todos los chicos de cada país anfitrión, sintió el efecto de la elección de Singapur. Cuando un país es anfitrión, como sucede ahora en Buenos Aires, los chicos sienten la emoción y el dinero que para desarrollar cada deporte aumenta. En mi caso particular, creo que haber ganado en los Juegos Olímpicos de mayores en 2012, dos años después de Singapur, demostró que una personal normal de Sudáfrica, ni un Maradona ni un elegido, puede vencer al más grande de todos los tiempos. Eso le abrió las puertas del deporte a muchos y, estimo, inspiró a Schooling. Siempre uno tiene que hacerlo primero para demostrar que es posible.

Le Clos, estrella y embajador de los Juegos
Le Clos, estrella y embajador de los Juegos

-Senegal fue elegida como sede de los próximos Juegos Olímpicos de la Juventud. ¿Qué significa para África?

-Es algo muy positivo para nosotros, estoy muy feliz y espero que tenga el impacto positivo que África en general necesita. Después de tantas dificultades, estamos acercándonos al resto del mundo. Es una gran oportunidad, no solo para Senegal, para toda África. Espero que algún día los Juegos Olímpicos de mayores puedan ser en Sudáfrica.

Fuiste uno de los principales adversarios de Micahel Phelps. En Tokio no competirás frente a él. ¿Qué representa su ausencia?

-No es algo que me ponga feliz, sinceramente. Me gustaría que estuviera ahí. Me gusta competir contra los mejores. Mis objetivos no cambian con él o no, siempre quise ganarle. No es que estaba esperando su retiro. Estoy ilusionado por mi futuro, pero nada cambia porque él esté o no.

Le Clos y su furia, ante Phelps
Le Clos y su furia, ante Phelps

-Ya retirado, Phelps admitió que varias veces pensó en suicidarse. ¿Pasaste por alguna situación similar?

-Todos somos diferentes y yo no puedo opinar sobre la salud mental del resto. Se que hoy está feliz, se recuperó muy bien, se lo ve feliz con su familia. Obviamente yo tuve mis dificultades, pero mi familia me respaldó siempre ante cada problema, estuvimos juntos, unidos y pudimos salir adelante. Es cierto que la natación es un deporte más solitario que el resto, pero aún así tenés la posibilidad de que sea excitante. Me motivan los nuevos desafíos y los nuevos lugares. También es importante rodearse de gente positiva a tu alrededor.

-En abril inauguraste una academia en tu país. ¿Por qué lo hiciste?

-Es algo que quería hacer hace mucho tiempo. En Sudáfrica necesitamos mucha inspiración y por eso fundé la academia. Se que si puedo tener un resultado positivo en Tokio, será positivo para el desarrollo del deporte de mi país. Hay muchos problemas en mi país, en África en general, eso no es ningún secreto, pero estamos confiados y somos positivos con respecto a nuestro futuro.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?