Suscriptor digital

Bonus track: retrato emotivo de Herbert Vianna

Destacado trabajo de Patricio Abadi
Destacado trabajo de Patricio Abadi Fuente: LA NACION
Jazmín Carbonell
(0)
13 de octubre de 2018  

Bonus track / Dramaturgia y dirección: Patricio Abadi / Intérprete: Patricio Abadi / Voz en off: Isabel Merajver / Concepto espacial: Patricio Abadi, Marcela Blanco, Ivana Nebuloni. vestuario: Ivana Nebuloni / Iluminación: Ricardo Sica / Colaboración artística: Caro Babich, Florencia Bergallo, Valentina Fernández de Rosa / Entrenamiento vocal: Carmen Baliero / Colaboración en diseño de movimiento: Marina Otero / Asistencia de dirección: Marcela Blanco, Ivana Nebuloni / Teatro: El excéntrico de la 18°, Lerma 420 / Funciones: sábados, a las 22 / Duración: 50 minutos / Nuestra opinión: muy buena

Ya hace unos cuantos años que el director, actor y dramaturgo Patricio Abadi viene indagando sobre la biografía de personajes conocidos por la mayoría. Con ese interés estrenó hace dos años Frida Kahlo -luces y sombras-, un unipersonal interpretado por Jimena Anganuzzi, con una gran repercusión y tres temporadas sostenidas. Pero Abadi siguió investigando y comenzó a darle forma teatral a la vida trágica y costosa de Herbert Vianna, el cantante de Os Paralamas do Sucesso que en 2001 sufrió un accidente manejando su propia avioneta en el que perdió la vida su mujer. Él, según estipulan los médicos, estuvo 7 segundos muerto, 44 días sumergido en un coma profundo y luego secuelas de las que nunca podrá librase. Secuelas físicas -la pérdida de la movilidad de las piernas, por ejemplo- pero sobre todo secuelas desgarradoras, esas que duelen en los rincones más desconocidos por todos, una culpa que se instala para no irse.

Abadi retoma esta historia que es de por sí atractiva. Pero ¿cómo volverla teatral? Ese es el desafío más grande que emprende el director y autor que además en este caso será él mismo quien interprete al cantante en este nuevo unipersonal. Si a su Frida la había confinado a permanecer en la cama, en este caso, su Herbert no, se mueve buena parte de la obra con un cuerpo dispuesto a este desafío. Sube escaleras, se arrastra, baila, dramatiza el accidente como forma de atravesarlo. La platea se convierte en un pequeño grupo de sostén emocional porque el cantante esta noche hará su primera presentación junto a su banda luego del accidente, en esta nueva vida que se le ofrece como un don, como un bonus track y en la que él deberá encontrar qué hacer con este ¿regalo? Abadi se mueve por todo el espacio, usa su voz, grita, llora, expresa todo y se pone en la piel de una historia que duele. Se filtra la música, aquellas canciones conocidas por todos, que hicieron que la banda salga de su Brasil natal para popularizarse por el mundo entero.

A no dejarse engañar por el comienzo, un prólogo un poco alocado y paródico, muy gracioso y que expone al actor en otra de sus facetas. Es una estrategia que Abadi teje para hacer entrar al público a esta historia que será cruda y sobre todo triste y no tendrá nada, pero nada de alegre. Es además un modo de llegar por un camino alternativo a conocer a este hombre que se enamoró locamente de Lucy (en este comienzo, Abadi evoca a Lucy en su rol de comediante) y ahora debe aprender a vivir sin ella con la culpa a cuestas. En esta biografía ficcionalizada, como el propio autor definió esta búsqueda en la que se encuentra, el foco estará en el costado más humano y emocional de Vianna y quedará a un costado el brillo de la fama. Una audacia que emprende Abadi con un resultado conmovedor.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?