Suscriptor digital

Circuitos con buen ritmo: crónica de un día movido en el Festival de Danza Contemporánea

Endo, la contagiosa propuesta de David Wampach y Association Achles
Endo, la contagiosa propuesta de David Wampach y Association Achles Crédito: Festivales BA
Este año el encuentro propone recorridos por diferentes sedes en los que se despliegan estéticas y formatos bien diversos, pero que pueden conformar en sí mismos una coreografía interna propia
Alejandro Cruz
(0)
13 de octubre de 2018  

En la Usina del Arte, anteayer, a las seis de la tarde, había más gente de seguridad y de sala que público. Si se toma en cuenta la cantidad de propuestas que está desplegando el Festival Buenos Aires Danza Contemporánea allí, ese bello edificio en La Boca tiene ganado el estatus de sede central de este encuentro, que culmina el próximo miércoles y que este fin de semana programa su agenda más nutrida.

En el descanso de las grandes escaleras se ve, justamente, Escaleras sin fin, videodanza de la coreógrafa Margarita Bali inspirado en las imágenes del artista M. C. Escher. Hay que reconocer que proyectar el video en este lugar es todo un hallazgo, porque entra en inevitable diálogo con la arquitectura con las escaleras imaginadas por Bali con sus citas a Escher. Vale una aclaración para los que quieran apreciarlo mañana, a las 18.30: el público no se puede sentar en los escalones.

Apenas concluye el video, a metros de ahí y con los enormes ventanales que dan a la tarde lluviosa y fría, tiene lugar X-Distante, un mágico encuentro entre la música interpretada en vivo por Juan Ignacio Ferreras y la reinterpretación que hace de los sonidos del chelo la bailarina Jesica Josiowicz. En algunos desplazamientos por el espacio la performance tiene algo de continuidad con el video de Bali, como si ambas propuestas fueran parte de un díptico que va desdoblando sus pliegues en medio del espacio y sus puntos de fuga. Este tipo de experiencias forman parte de "Miniaturas portátiles", sección compuesta por pequeñas piezas que aparecen de manera sorpresiva en las distintas salas y sedes donde se desarrolla el festival.

Hay otro capa de este encuentro organizado por Cultura de la Ciudad y que dirige artísticamente Roxana Grinstein que se llama "Cocina de la danza". En ella el público se puede asomar a ver el proceso creativo de un montaje coreográfico. A las 19, quien ocupa la enorme sala principal de la Usina es la coreógrafa Laura Falcoff junto a cinco bailarines del Grupo Efímero. Es ella quien va explicando y mostrando cómo ciertos ejercicios de improvisación pautados se van articulando entre sí. La sección en sí misma es interesante, aunque para un potencial público complejo de definir. Queda reflexionar si el gran escenario principal es el marco adecuado para un tipo de experiencias cuyo ámbito natural es una sala de ensayo y no una sala tan grande como la de la Usina, que suele habitar el objeto artístico terminado.

En la Usina, más a la noche, vendrá una función de Castadiva 20 años. Pero como el festival tiene varias sedes, ¡casi 30!, trasladarse de un lado hacia otro forma parte de la propuesta de este encuentro.

En el Teatro Cervantes tiene lugar una charla-taller entre el filósofo y performer Horacio Banegas y el coreógrafo Pablo Rotemberg. En el Cultural San Martín, Mauricio Kartun está dictando un seminario en una franja de actividades que tuvo más de 1500 inscriptos. En ese mismo lugar, y en contraposición de lo que sucede en la Usina, hay público, hay nervio, hay cola de gente que espera por un título internacional, Endo: la obra del francés David Wampach, creador fuertemente influido por las artes visuales.

Pero minutos antes de las 21 se despliega otra de las formas de la sección "Miniaturas portátiles": en el hall de la sala irrumpe BOLÉRO take away. Con dirección de Grisel Alboniga, la interpretación de Emilio Bidegain (el mismo que Rotemberg dirigió en Strep+tease) y música en vivo de Martín Barrangou, sobre la original de Maurice Ravel, hasta el inevitable recuerdo de la coreografía de Maurice Béjart interpretada por Jorge Donn. BOLÉRO es una joyita de esas que van ocupando el espacio casi desde el susurro hasta que el trabajo musical en vivo, la potente energía de un intérprete como Bidegain y una coreografía atravesada por mixturas acapara miradas y merecidos aplausos.

Termina y empieza Endo a sala llena. En escena hay un pulcro espacio escénico delimitado por un piso cuadrado y dos paredes. Todo blanco. Impecable. Pero con el minimalismo esta propuesta, interpretada por el mismo Wampach y por Tamar Shelef, no tiene nada que ver. Al rato de comenzar, sus propios cuerpos se convierten en pinceles, en tachos de pintura, hasta en lienzos en constante transformación cromática y de formas. Los dos tienen mucho de deliberados clown, de radicales performers que se entregan al juego con una capacidad asombrosa mientras la obra salpica pintura fresca por fuera del mismo espacio que supo ser blanco y que, ahora, claro, ya no lo es. Todo esto acompañado de un impecable trabajo sonoro realizado por Gaspard Guilbert. En medio de la función sucedió el imprevisto: la consola de luces dijo basta, hubo apagón total y desconcierto general hasta que un espectador (alguien entre el público) encendió la linterna de su celular, y le siguió otro y varios más, y la fiesta, el juego, terminó sumando complicidades, voluntades.

En perspectiva fue un excelente cierre para un jornada definida por los distintos movimientos de un festival cuyo eje es el arte del movimiento en sus diversos estadíos, búsquedas de lenguaje y formatos.

Para salir a ver y caminar

Circuito sabatino

La Boca Un recorrido posible tiene como eje el barrio de La Boca. El kilómetro cero está, a las 15.30, en el Teatro de la Ribera, a metros de Caminito, donde se presenta la obra Soma, de Gabriel Contreras. De ahí habrá que moverse unas cuadras hasta la Usina del Arte. Desde las 18 habrá tres intervenciones. Y a las 20, las que copen la parada serán Ana Kamien y Graciela Martínez, dos figuras icónicas en tiempos del Di Tella, que revisitarán sus creaciones. A las 20.30, Mariana Blutrach y Daniel Böhm presentarán La vida de ella.

Circuito dominguero

Centro

En este caso, el kilómetro cero es a las 19, en el Cultural San Martín, donde Mayra Bonard presenta Mi fiesta. A las 20 habrá que irse hasta el Rojas (son pocas cuadras), en donde el grupo La Montón ofrecerá El Risco. A las 21.30 habrá que tomar un decisión: o volver al Cultural para ver Destructivo de un desastre irruptivo, de Eugenia M. Roces, o ir al Teatro San Martín para ver Je te haime, creación de la argentina radicada en Europa Candelaria Antelo. Por las dudas, en la página del festival (festivales.buenosaires.gob.ar) está la información completa

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?