Suscriptor digital

Secuestraron seis toneladas de explosivos en un allanamiento en Córdoba

La Policía Federal realizó un operativo en las cercanías de Alta Gracia
La Policía Federal realizó un operativo en las cercanías de Alta Gracia Fuente: LA NACION - Crédito: Diego Lima
Gabriela Origlia
(0)
12 de octubre de 2018  • 19:03

CÓRDOBA. La Policía Federal con personal de Explosivos y del grupo especial GEOF, realizó un operativo en la localidad de La Paisanita, a 13 kilómetros de Alta Gracia (a 50 kilómetros de la capital cordobesa), donde se incautaron seis toneladas de explosivos. El problema fue que las condiciones de depósito no cumplían las normas de seguridad.Y las autoridades están muy atentas a situaciones de esas características en estas semanas previas a la reunión del G-20 en Buenos Aires.

El procedimiento lo ordenó el juez federal de Córdoba Alejandro Sánchez Freytes y se realizó en las oficinas comerciales y en los polvorines de la empresa Explosivos Villareal, que hace más de una década funciona en el lugar.

Los explosivos secuestrados fueron trasladados, momentáneamente, al destacamento de la Brigada Aerotransportada dependiente del Tercer Cuerpo de Ejército en Córdoba. La firma cordobesa compra la materia prima en Rafaela, a Austin Powder Argentina S.A. División Explosivos. Y ese fue el origen de la denuncia.

Según reconstruyó LA NACIÓN, la Policía Federal recibió un video por parte de Austin Powder que mostraba un volumen "importante" de explosivos de su marca almacenado "sin las condiciones de seguridad exigidas por la ley". La presentación hizo referencia a dos toneladas, pero en el allanamiento se encontró una cantidad mayor de explosivos en esas condiciones.

Desde la delegación Córdoba de la Policía Federal se realizó el ayer la denuncia ante el juzgado de Sánchez Freytes quien autorizó de manera inmediata la orden de allanamiento por tratarse de un tema de "seguridad pública".

El personal constató la existencia del lugar y de los explosivos "sin condiciones de seguridad; estaban depositados de manera precaria; andaban animales y sólo había un cuidador. En absoluto se cumplían las exigencias normativas".

La Justicia Federal puso en la custodia el lugar hasta que ayer llegó desde Buenos Aires personal idóneo de la Policía Federal para manipular los explosivos. Así se continuó con el procedimiento, se hizo un relevamiento detallado del material y se pidió a la Brigada Aerotransportada que lo resguarde.

En paralelo, la Justicia pidió a la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat) la documentación que pruebe que Explosivos Villarreal está habilitado. Varias fuentes aseguran que sí, pero debe ser constatado.

Fuentes allegada a la fábrica cordobesa indicaron a LA NACIÓN que la explicación que dan es que tenía que ser pintado uno de los depósitos y que por eso movieron los explosivos que fueron secuestrados a otro espacio sin las condiciones de seguridad. Desde la Justicia insistieron en que la manera en que estaban depositados representaba un "peligro extremo para la población".

Desde la Comuna de La Paisanita indicaron que a ese nivel la empresa cuenta con todas las autorizaciones y que en las inspecciones realizadas se comprobaron las condiciones de seguridad.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?