Suscriptor digital

¿Hay relación entre precios y cantidad de dinero?

Juan Carlos de Pablo
(0)
14 de octubre de 2018  

Congelar el valor nominal de la base monetaria hasta mediados de 2019, la herramienta antiinflacionaria planteada por Guido Sandleris, el nuevo presidente del Banco Central (BCRA), reflota el eterno debate sobre las causas de la inflación. ¿Es el control de la oferta monetaria una condición necesaria para que el nivel general de los precios deje de aumentar de manera sistemática; es una condición suficiente; o no existe ninguna relación entre cambios en la cantidad de dinero e inflación?

Al respecto consulté al inglés Ralph George Hawtrey (1879-1975), quien entre 1904 y 1947 trabajó en la Tesorería de su país. Fue una de las figuras más relevantes entre los economistas británicos que reformularon la teoría monetaria después de la Primera Guerra Mundial. Su teoría del ciclo es monetaria: el desequilibrio macroeconómico es un subproducto del desequilibrio monetario. La receta es consecuentemente monetaria: hay que ajustar la tasa de interés de corto plazo, la cual depende del funcionamiento de los bancos, y de la política de encajes.

-Cuestionar la correlación existente entre aumentos de la oferta monetaria y tasa de inflación implica ignorarla contundente evidencia histórica.

-Efectivamente. Durante el último trimestre de 2008 en los Estados Unidos la liquidez en poder de los bancos se duplicó, proporcionada por la Reserva Federal (Fed), sin que aumentara la tasa de inflación, porque Benjamin Shalom Bernanke, entonces titular de la entidad, diagnosticó correctamente que, producto del pánico, en el mundo financiero había aumentado la preferencia por la liquidez. Episodio extraordinario que de ninguna manera cuestiona la vigencia de la correlación que usted menciona.

-En cambio se discute si la causalidad va de dinero a precios, como sostieneel monetarismo, o viceversa, como apunta el estructuralismo.

-Así es. Ejemplo del primero es la famosa afirmación de Milton Friedman, según la cual "la inflación es siempre un fenómeno monetario". En América Latina la explicación estructuralista de la inflación fue planteada por el mexicano Juan Noyola y modelada por su compatriota Julio Hipólito Guillermo Olivera.

-¿En qué quedamos?

-Por favor, leamos bien a Olivera. La existencia de rigideces estructurales, la necesidad de cambiar los precios relativos, etc., no constituyen un "piedra libre" para emitir dinero sin ton ni son. El estructuralismo bien entendido sostiene que la inflación no es solo un fenómeno monetario, de manera que la política antiinflacionaria no puede consistir exclusivamente en frenar la emisión monetaria.

-Pero es exactamente lo que se acaba de anunciar en la Argentina.

-Antes de ir al fondo de la cuestión, note que el presidente del BCRA anunció el congelamiento del valor nominal de la base monetaria, pero sabemos que en un país donde la población tiene parte de su dinero en el bolsillo y parte en los bancos, y estos solo tienen que guardar como reservas una parte de los depósitos, la cantidad total de dinero supera a la base monetaria. En otros términos, también los bancos comerciales crean dinero.

-¿Qué tendría que ocurrir para que la base monetaria no se modificara,pero la cantidad de dinero pudiera seguir aumentando?

-Que el Banco Central dispusiera una reducción de los encajes. Supongo que si el objetivo es antiinflacionario, no apelarán a esta medida, al menos de manera entusiasta.

-Pues bien, sujeto a lo que acaba de decir, ¿qué problemas le ve a implementar la política antiinflacionaria sobre la base del congelamiento de la base monetaria?

-Principalmente, si en la Argentina 2018 el anuncio es creíble. Como bien explica Guillermo Antonio Roberto Calvo, en su país la credibilidad en los anuncios gubernamentales no puede darse por descontada. Máxime cuando el actual gobierno lleva ya más de dos años en funciones. Por eso le recomiendo leer una monografía que en 1983 publicaron Robert Joseph Barro y David B. Gordon.

-¿Qué dice?

-Que la relación entre la política monetaria y las expectativas de la población no tienen que entenderse como una unilateralidad sino como una pulseada. Si los anuncios no son creíbles, las decisiones de la población generarán mayor recesión, y esto aumentará las dudas sobre el cumplimiento de los anuncios realizados.

-¿Qué deberían hacer las autoridades monetarias, para que el congelamiento de la base monetaria resulte creíble?

Sugerir cómo va a enfrentar los inevitables conflictos que tendrán que enfrentar, con respecto al resto del sector público y al sector privado. Puede resultar muy bonito decir que el referido congelamiento se mantendrá pase lo que pase y caiga quien caiga, pero en su país la credibilidad no se basa en un simple enunciado.

-Deme ejemplos de conflictos.

-El Poder Ejecutivo está embarcado en eliminar el déficit fiscal, pero en la medida en que no lo logre; ¿seguro que el BCRA ganará la pulseada frente a cualquier demanda pública de fondos? En el plano privado, ¿seguro que resistirá las presiones para disminuir las tasas de interés, cuya permanencia en los actuales niveles está transformando buena parte de la realidad económica?

Don Ralph, muchas gracias.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?