Suscriptor digital

Por plazo fijos se paga más del 44% anual

Los rendimientos ofrecidos duplican y aún más a los de principios de este año
Martin Boerr
(0)
14 de octubre de 2018  

La nueva política monetaria de "secar" la plaza de pesos que implementó el Banco Central a partir de este mes trajo aparejado un nuevo fenómeno del que pueden gozar algunos ahorristas y empresas: los bancos pagan las mejores tasas por depósitos a plazos fijos desde 2004.

El viernes, bancos como el Galicia, el Francés o el Santander Río estaban pagando entre 53% y 54% para colocaciones de más de 1 millón de pesos a 30 o 60 días. Estos rendimientos no se registraban desde 2003, cuando por efecto de la salida de la convertibilidad (ocurrida en 2002) los bancos se vieron obligados a subir las tasas de interés y desincentivar la huida a la moneda norteamericana. En esa época aparecieron las Lebac.

El promedio de tasas por depósitos a 30 días que publica el Banco Central, en tanto, se ubica en 44,5% (dato más reciente, al miércoles 10); un mes atrás estaba en 36,13% y, a inicios de año, en 20,8%. Así, ahora más que se duplica aquel rendimiento.

"Esta política de tasas altas no puede durar más allá de diciembre", dijo a LA NACION el gerente de finanzas de uno de los tres bancos privados más grandes. Otros colegas coincidieron.

¿Por qué los bancos están pagando por primera vez rendimientos significativos por encima de la inflación? La primera respuesta está vinculada con la política de Guido Sandleris de "secar" la plaza, aspirando pesos de los bancos a través de las Letras de Liquidez (Leliq). "El Banco Central puso un incentivo para que los bancos trasladáramos parte del rendimiento de las Leliq a los ahorristas", comentó un gerente de una entidad.

"Se habilitó la posibilidad de integrar los encajes sobre los plazos fijos marginales (los nuevos) con Leliq, reduciendo el costo financiero que tenían los bancos, lo cual deriva en una mayor tasa", explicó Walter Ramírez, jefe de Research del Banco Supervielle.

La política de Sandleris es sacar los pesos de la calle, pero como el público ya no puede adquirir Lebacs como en la era de Federico Sturzenegger, ahora son los bancos los que trasladan parte de esta suba de tasas que paga el ente monetario.

La gran diferencia entre las Leliq y las Lebac es que solo los bancos pueden colocar su dinero en estos instrumentos. Se deja al margen a inversores del exterior, aseguradoras, fondos comunes de inversión, empresas, otros inversores individuales y hasta pequeños ahorristas.

En las entidades financieras destacan que colocar el dinero en Leliq también tiene su costo. "El Banco Central subió mucho los encajes, es dinero que no tiene remuneración", señaló Javier Di Cristo, gerente de inversiones del Banco Meridian.

Hoy, por cada 100 pesos que reciben en depósitos, los bancos deben inmovilizar cerca de 35 pesos (varía según el plazo de la colocación).

Con semejantes tasas, ¿están creciendo los depósitos en plazos fijos? "Si tomamos los últimos tres meses de los depósitos en pesos del sector privado y anualizamos el dato, se observa una suba de alrededor del 40% anual", señaló una fuente del Santander Río. "Pero no hay un boom de plazos fijos por la sencilla razón de que no hay pesos", señaló Di Cristo, del Meridian.

En rigor, las empresas usan los pesos o dólares (que venden) para pagar cuentas y autofinanciarse y, así, evitar a los bancos, que le cobran tasas de más del 80% para financiar capital de trabajo. Sin pesos, se puede frenar el dólar. Pero también a toda la economía. Para algunos, es como combatir la rabia matando al perro.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?