Suscriptor digital

Cerró una autopartista del grupo Renault

Metalúrgica Tandil fabrica chasis y cajas, entre otras piezas, desde hace 70 años; según la firma, la operación ya no es rentable
Metalúrgica Tandil fabrica chasis y cajas, entre otras piezas, desde hace 70 años; según la firma, la operación ya no es rentable Crédito: Renault
Julia D'Arrisso
(0)
13 de octubre de 2018  

La histórica fábrica metalmecánica Metalúrgica Tandil , perteneciente al grupo Renault, cerró sus puertas anteayer, con lo cual alrededor de 100 empleados perdieron sus puestos de trabajo. Fuentes de la empresa argumentaron que la operación había dejado de ser competitiva y ya no podían afrontar las pérdidas económicas.

La firma de fabricación de piezas de hierro fundido para automotrices funciona desde hace 70 años, pero desde hace una década empezó a bajar su rendimiento.

Según explicaron en Renault, la filial tandilense arroja resultados negativos desde 2008. "Hoy el sector es menos rentable porque muchas piezas ya no se usan y la empresa ya no es competitiva", dijeron.

En la automotriz de origen francés justificaron la decisión de cerrar las puertas de la fábrica porque Metalúrgica Tandil "generaba grandes pérdidas económicas" y venía disminuyendo su número de clientes, hasta que perdió el último el pasado mes. A partir de ese momento comenzó a peligrar la continuidad de la compañía.

"Se empezó a evaluar la situación, se acordó con la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) una suspensión del personal y luego se decidió el cierre definitivo, que se informó ayer a la tarde [por el jueves]", dijeron en Renault.

Sin embargo, ante la consulta de la nacion, el secretario gremial de la UOM de la seccional Tandil, Carlos Romano, negó esta versión. El sindicalista afirmó que la metalúrgica no cumplió con el período acordado de suspensión, no de despido, de los empleados. Según él, esto estaba pactado desde hace aproximadamente un mes.

"Arreglamos un plan de suspensiones por 30 días con el 80% de los sueldos interrumpidos. Empezamos con las suspensiones y aparecieron los telegramas de despido. Es decir, no se cumplió con lo acordado, así que rechazamos los telegramas y la asamblea decidió tomar la fábrica", contó Romano.

En relación a los motivos del cierre de la empresa metalmecánica, coincidió en que los problemas vienen desde hace mucho tiempo, aproximadamente desde 2007, cuando, según Romano, "empezó un vaciamiento de la fábrica porque (los dueños de la compañía) no quisieron hacer inversiones para mejorar la productividad y así retener a sus clientes".

Fábrica tomada

La fábrica está actualmente tomada y los empleados despedidos permanecerán allí hasta el martes, cuando realizarán una movilización desde la sede de la planta de Metalúrgica Tandil, en Figueroa al 500, hasta la municipalidad de la ciudad bonaerense.

"Estamos buscando una alternativa. Los compañeros no quieren la indemnización, quieren los puestos de trabajo", concluyó el secretario de la filial tandilense del gremio de los metalúrgicos.

Metalúrgica Tandil funciona desde 1948 y trabaja en la producción de componentes en hierro gris, hierro nodular y aleaciones especiales para el mercado automotor, camiones, maquinaria agrícola, vial, sector ferroviario, petrolero, minero y todo proyecto que necesite piezas fundidas o mecanizadas, según consigna la compañía en su sitio web.

La empresa se dedicaba a la fabricación de blocks de motor y tapas de cilindros, cajas de velocidad, trombas y cañoneras, piezas de motor, chasis, freno y revolución.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?