Hermanos a la obra: "A veces sentimos que hacemos terapia de pareja"

"Nuestro vínculo como hermanos está por encima de cualquier pelea o discusión que podamos tener y que claramente también está por encima de nuestros trabajos", aseguraron los gemelos Scott
"Nuestro vínculo como hermanos está por encima de cualquier pelea o discusión que podamos tener y que claramente también está por encima de nuestros trabajos", aseguraron los gemelos Scott
Tomás Balmaceda
(0)
4 de noviembre de 2018  • 00:02

Considerados los gemelos más famosos de la pantalla chica, los hermanos Scott son conocidos en todo el mundo por su increíble habilidad para encontrar inmuebles en pésimas condiciones y transformarlos en lujosos hogares. Hoy estos canadienses tienen varios ciclos en cable, tres libros en su haber y un programa de radio, pero no se cansan de trabajar juntos. "Nuestra dinámica es intensa pero también estamos acostumbrados a estar con el otro y nos entendemos mejor que nadie", aseguran a LA NACION.

Con 40 años, Drew y Jonathan Scott son verdaderas personalidades televisivas globales gracias a Hermanos a la obra, un reality show en donde explotan sus señas particulares: mientras el primero es agente inmobiliario especializado en casas para remodelar, el segundo es un contratista con la habilidad de transformar espacios.

El éxito de este ciclo les permitió crear su propia productora de TV, con la que tienen otros programas, como Vender para comprar o Hermano vs. Hermano, además de su propia línea de ropa blanca, accesorios y hasta libros como La casa de tus sueños, un guía "para encontrar y reformar tu hogar ideal", que se editará en nuestro país en diciembre bajo el sello Océano. Y sus vidas sentimentales también suelen estar en la mira de la prensa del corazón, ya que un hermano es el marido perfecto mientras que el otro es un soltero empedernido.

Mientras que en la Argentina la séptima temporada de Hermanos a la obra puede verse los jueves, a las 22, por la señal Discovery Home & Health, ahora se sumó una selección de sus mejores episodios de lunes a viernes, a las 20. Además, ya está confirmado que en enero de 2019 habrá capítulos estrenos del quinto año de Vender para comprar.

En medio de tanto trabajo, los gemelos Scott hablaron con LA NACION sobre cómo manejan una agenda tan agitada, cómo logran no mezclar lo familiar con lo laboral y sobre sus deseos de conocer la Argentina.

-Trabajan muchísimo juntos, tienen programas de TV y radio, escriben libros... ¿Nunca se cansan del otro?

-Jonathan Scott: ¡Jamás! Crecimos en una familia muy unida y con fuertes valores. Una de las cosas que nos enseñaron es que nuestro vínculo como hermanos está por encima de cualquier pelea o discusión que podamos tener y que claramente también está por encima de nuestros trabajos.

-Drew Scott: ¡Quiero dejar en claro que yo no dije que en ocasiones no lo soporto a mi hermano! Nuestra relación es intensa, pero también estamos acostumbrados a estar con el otro y nos entendemos mejor que nadie. Nuestra dinámica familiar está por encima de cualquier cosa y realmente hemos aprendido a separar nuestro universo personal del mundo del trabajo y nunca se mezclan, así que cuando discutimos sobre algo en un ambiente nunca interfiere en el otro.

-Hermanos a la obra tiene ya siete temporadas y no parece tener un final pronto, sino que cada año es más ambicioso que el anterior, ¿por qué creen que el ciclo es exitoso?

-DS: Creo que los éxitos no tienen una explicación clara, pero supongo que todos los que nos ven tienen una casa en la que viven, más allá de si es propia o alquilada, si viven solos o acompañados, entonces pueden vincularse con los problemas que surgen en su mantenimiento. Y también es cierto que las transformaciones radicales son muy atractivas... ¡cómo hacer para mejorar algo que está en ruinas! Y, sin dudas, el hecho de que seamos hermanos y que discutamos como tales también es atractivo...

-JS: Coincido en que todos amamos una transformación total, pero a mí lo que más me sorprende es en cuántos países nos ven. Ahora estamos hablando con vos, que sos de la Argentina y sabemos que el show se ve en más de 100 países en todo el mundo. Eso es una locura. Realmente creo que logramos tocar un tema universal y que la manera en la que lo presentamos resuena de algún modo en cualquier hombre o mujer.

Drew y Jonathan Scott, verdaderas personalidades televisivas globales gracias a Hermanos a la obra
Drew y Jonathan Scott, verdaderas personalidades televisivas globales gracias a Hermanos a la obra

-Siempre vemos historias exitosas y con final feliz, ¿recuerdan alguna casa o dueño que haya sido particularmente difícil?

-DS: ¿Sólo un caso? ¡Yo recuerdo miles!

-JS: Todos los casos son difíciles y tienen sus particularidades...

-Vamos, ¡tienen que tener algo que realmente les haya costado mucho!

-JS: Es que realmente cada casa es particular y sus dueños también lo son. Después de muchos años ya aprendimos, por ejemplo, que siempre hay alguien que es más escéptico o menos confiado que el otro en la pareja y que es a él o a ella a quien tenemos que convencer. En ocasiones cambiar la casa es también negociar con el destino que se imaginan para su futuro, a veces sentimos que hacemos terapia de pareja con los dueños de casa.

-DS: Yo recuerdo mucho a un matrimonio que había tenido a su bebé algún tiempo atrás y que estaban remodelando su casa y querían eliminar todas las bañaderas, para tener más espacio. Nosotros intentábamos explicarles que, teniendo hijos, necesitaban al menos una bañadera. Ellos nos aseguraban que le enseñarían de chico a usar la ducha... "¡Pero tu bebé apenas tiene diez meses!", le terminé gritando y les costó aceptarlo.

Ver esta publicación en Instagram

Ciao a tutti! So nice to be back in Italy! [R][R]

Una publicación compartida por Jonathan Scott (@mrsilverscott) el

-Además de lo que se ve en televisión, ustedes son grandes usuarios de redes sociales y suelen estar en las revistas por cuestiones personales, como romances y bodas, ¿cómo lidian con ser figuras públicas?

-JS: Yo jamás me quejo de ser conocido y público porque el amor que recibís es increíble. Acabamos de terminar una gira por todo Estados Unidos con nuestro último libro y hemos escuchado historias increíbles y hemos recibido muchísimo cariño, así que disfrutamos cada momento.

-DS: Las redes sociales nos permiten extender ese vínculo amoroso más allá de las fronteras y compartir un poco de lo que hacemos en nuestras vidas por fuera de lo estrictamente laboral. ¿Sabés que en nuestro Instagram tenemos muchísimos seguidores de América Latina? Son muy cordiales y efusivos. Nunca visité la Argentina, pero me gustaría mucho ir.

-¡Convenzan a los productores de televisión! Acá podrían hacer grandes cosas...

-DS: Ya mismo voy a hablar con ellos y les diré que no se preocupen por el alojamiento, que nos quedamos todos en tu casa. De paso, te asesoramos gratis con cualquier cambio que quieras hacer...

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?