La bohème: con altos y bajos, la obra más entrañable de Puccini

Crédito: Arnaldo Colombaroli
Claudia Guzmán
(0)
14 de octubre de 2018  

La bohème / De Giacomo Puccini / Dirección musical: Joseph Colareri / Dirección escénica: Stefano Trespidi / Escenografía e iluminación: Enrique Bordolini / Vestuario: Imme Möller / Director del coro estable: Miguel Martínez / Principales intérpretes: Mariana Ortiz (Mimí), Atalla Ayan (Rodolfo), Fabián Veloz (Marcello), Jaquelina Livieri (Musetta), Carlos Esquivel (Colline), Fernando Grassi (Schaunard), Luis Gaeta (Benoit), Alcindoro (Víctor Castells) / En el Teatro Colón / Nuestra opinión: buena

La entrañable creación de Puccini, basada en las Escenas de la vida bohemia, que el francés Henri Murguer publicó a finales de la década de 1840, cumple este año nada menos que 50 temporadas en el escenario del Teatro Colón. En coproducción con la Ópera de Tenerife, se decidió, en manos de Stefano Trespidi, apostar por una puesta tradicional. El italiano, a quien pudimos conocer el pasado año en la anodina reposición de La Traviata de Zeffirelli, planteó esta vez una acertada dirección escénica. Sin deslumbrar manifestó, sin embargo, un intrínseco conocimiento de la partitura. Sus decisiones en cuanto a la agrupación de los personajes, sus movimientos y los pocos, pero efectivos, cambios de iluminación, tuvieron como impronta poner en evidencia la construcción musical.

Ya desde el inicio, utilizaron al máximo las escaleras que comunicaban las dos plantas de la buhardilla diseñada por Bordolini como imagen del ir y venir de la agitada conversación entre los cuatro amigos, uniendo y separando visualmente al grupo de acuerdo con las cohesiones y divergencias de las líneas vocales. Desde entonces se destacó la valía musical y la ductilidad actoral de Fabián Veloz, que construyó a un efusivo Marcello, dotando de gracia y vigor al personaje del pintor, gracias a una impecable emisión y a una proyección contundente. Si bien el brasileño Atalla Ayan tuvo un comienzo algo tibio como Rodolfo, su voz creció a partir del aria "Che gelida manina", a la que el público respondió con un caluroso aplauso.

No convenció de la misma manera la Mimí de Mariana Ortiz. La soprano venezolana apadrinada por Gustavo Dudamel cantó con intensidad, pero se hicieron evidentes sus dificultades en los agudos, que sonaron destemplados y con un vibrato poco controlado. Su voz se asentó a partir del tercer acto, donde creó algunas sutilezas dinámicas que volvieron a oírse en el final.

Lo más logrado de la noche resultó el segundo acto. Fue entonces cuando Trespidi creó coloridos cuadros en los cuales coros y protagonistas quedaban estáticos, moviéndose tan solo al momento de sus intervenciones, destacando cada uno de los dúos de los protagonistas, la impecable labor del Coro de Niños y del Coro Estable y resaltando pasajes tan fugaces como ese en el que Puccini realizó un magistral paralelismo entre Mimí y una pequeña niña, ambas con sus ilusiones simbolizadas por objetos: de la cofia a la trompeta y el caballito.

Magnífica, seductora y graciosa fue la Musetta de Jaquelina Livieri, dotada de justo histrionismo vocal y una excelente actuación. Fundamental fue asimismo el aporte de Víctor Castells como un muy efectivo bajo buffo en el rol de Alcindoro. Fernando Grassi y Carlos Esquivel cumplieron, sin sobresalir particularmente, como Schaunard y Colline, respectivamente. La dirección de Joseph Colaneri fue precisa, correcta y con una buena elección de tempi, aunque sin lograr transmitir, al frente de la Orquesta Estable, la refinada construcción tímbrica y los dinámicos cambios gestuales de color de Puccini. Sin deslumbrar, por momentos apenas correcta y en otros con gran acierto, transcurrió esta Bohème.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.