Suscriptor digital

El hechizo de Harry Potter y el Museo de la Magia

Vestuario de la producción teatral Harry Potter y el legado maldito
Vestuario de la producción teatral Harry Potter y el legado maldito Crédito: NYT
En una exhibición en Nueva York, las galerías están organizadaspor las materias enseñadas en Hogwarts
Jennifer Smith
(0)
14 de octubre de 2018  

Ese pedazo de papel arrugado colgando de la pared más alejada me hipnotizaba. Era el boceto de un niño de pelo oscuro y anteojos redondos, rodeado por sus parientes de cara agria. El bollo de papel había sido estirado y tenía manchas que parecían de café. Pero ahí estaba, "el Niño que Vivió", dibujado amorosamente por la mismísima J.K. Rowling seis años antes de la publicación del primer libro de la saga de Harry Potter .

Detrás de un imponente muro de castillo, Harry Potter: una Historia de Magia, la atractiva nueva exhibición de la Sociedad Histórica de Nueva York, se remonta a los orígenes de la historia de Harry, no solo desde el punto de vista del proceso de escritura, sino rastreando las muchas influencias históricas, culturales y científicas que fueron fuente de inspiración para la magia que hay en los libros de Potter.

Pero lo que primero captó mi atención fueron esos primeros bocetos: una Profesora Sprout alegremente rodeada de sus plantas; Argus Filch, celador de Hogwarts, con su enorme llavero; Harry merodeando por los salones de Hogwarts junto a Hermione, Ron, Neville y Gary, a quien los lectores conocen como Dean Thomas.

Como la mayoría de los fans de Harry Potter, siempre supe que Rowlings había llevado esa historia dentro de ella durante años, garabateando sus notas en servilletas y en cualquier papel que tuviese a mano. Pero imaginarla dibujando meticulosamente las rayas de la camisa de Harry o las pecas en la cara alargada de Ron, mucho tiempo antes de saber que en algún momento eso podría interesarle a alguien, tiene algo de profundamente conmovedor.

El Rollo de Ripley del siglo XVI contiene secretos para el elixir de la vida eterna
El Rollo de Ripley del siglo XVI contiene secretos para el elixir de la vida eterna Crédito: NYT

A lo largo de los años, los dominios de Potter se han extendido en todas direcciones. Está el musical de Broadway con su deslumbrante maquinaria escénica, están los parques de atracciones con sus enormes réplicas de Hogwarts, y están las películas derivadas de la saga que se estrenarán en los próximos años. A muchos, esta exhibición les parecerá apenas otra herramienta promocional de un imperio en constante crecimiento, pero este regreso a los orígenes del proceso creativo tiene algo que reaviva la llama de la magia original y disuelve cualquier prejuicio cínico.

Y eso es lo que logra a las mil maravillas esta exposición que se originó hace un año en la Biblioteca Británica. Como conmemoración de los 20 años de la publicación en Estados Unidos de Harry Potter and the Sorcerer's Stone , la exhibición tiene algo que ofrecerles a todos por igual, niños y adultos, amantes de la ficción y aficionados a la ciencia, fanáticos consumados de la "pottermanía" y visitantes casuales. La distribución de las salas se ajusta a las diversas materias que se cursan en Hogwarts, así que el visitante va pasando de Pociones a Herbología , y de ahí a Encantamientos, hasta llegar a Cuidado de Criaturas Mágicas, donde las sombras de centauros y unicornios galopan sobre las paredes.

Si bien tiene un toque fantástico, la exposición no parece un parque temático ni una visita guiada a un estudio de cine. La amplia variedad de objetos exhibidos -que se remontan al año 770 DC- arman un puente entre el mundo real y el ficcional. En los libros, por ejemplo, Nicolas Flamel era el legendario hacedor de la Piedra Filosofal, un objeto capaz de convertir cualquier metal en oro y de conceder la inmortalidad a través de su Elixir de la Vida. Pero recién cuando vi la auténtica lápida de Flamel (que fue prestada por el Museo Cluny, el Museo Nacional de la Edad Media, París), me di cuenta de que no era un personaje de ficción, sino un renombrado escriba y alquimista francés que tal vez se haya o no topado con un raro manuscrito con indicaciones para crear la Piedra Filosofal.

Los chicos quedarán encantados con las partes más interactivas de la exhibición, que incluye un puesto de elaboración de pócimas, donde logré elegir los ingredientes adecuados para destilar digitalmente un tónico que al parecer protege de los duendes nocturnos. Una tirada electrónica de tarot me adelantó que estoy a punto de cumplir varios de mis objetivos. También hay una capa de invisibilidad, inteligentemente colgada dentro de una vitrina, y un divertido estudio de las "llaves aladas" dibujadas por Jim Kay, uno de los tantos ilustradores que le han dado vida al reino de Potter a lo largo de los años.

Una escoba en la sala de los Encantamientos
Una escoba en la sala de los Encantamientos Crédito: NYT

Para algunos, el gran atractivo de la muestra serán los antiguos rollos y manuscritos exhibidos. Otros se deleitarán con las detalladas representaciones históricas de criaturas como los hipogrifos y las sirenas, o se asombrarán al ver la escoba voladora de una bruja del siglo XX, llamada Olga Hunt, a la que solía verse sobrevolar los páramos de Devonshire en las noches de luna llena.

Pero en el centro de la exhibición estaban los libros, en los que uno puede fascinarse con cada pedacito de papel que permite una mirada íntima al proceso de escritura: cartas entre Rowling y su editor en Estados Unidos, Arthur Levine, o ese mapa de Hogwarts donde uno repentinamente advierte la presencia de un calamar gigante en medio de un lago.

¿Lo más fascinante de todo? Una nota de Alice Newton, hija del único editor que se animó a publicar la saga de Potter. Con su caligrafía infantil, Alice escribió: "El libro es tan emocionante que siento una especie de calor en mi interior. Creo que es el mejor libro que un niño de 8 o 9 años puede leer".

Hacia el final de mi visita, advertí que había un área de estudio que faltaba: la transfiguración. En los libros, se trata del difícil arte de convertir una cosa en otra: un ratón en tabaquera o un erizo en un alfiletero. El curador asociado de las exposiciones de la Sociedad Histórica de Nueva York, Cristian Petru Panaite, dice que representaba un desafío enorme ilustrar ese proceso utilizando objetos tangibles. Pero tal vez toda la experiencia de la muestra sea una especie de transfiguración: desviarse de una calle bulliciosa, dejar atrás ese mundo caótico y confuso, y desaparecer por un rato en la magia de Harry Potter. Los lectores vienen haciendo ese truco desde hace dos décadas. Ahora otros tendrán la chance de probar suerte con ese mismo hechizo.

Lo más destacado

  • El mapa estelar dunhua: Genera asombro al ver el atlas del cielo nocturno más antiguo del que se tiene conocimiento. Fue creado alrededor del 700 d.C., pero todavía es sorprendentemente preciso
  • Colmillo de Narval: Ninguna exhibición de magia está completa sin un cuerno de unicornio. Pero como son difíciles de encontrar, el largo colmillo de un narval ("el unicornio del mar") es un remplazo apropiado
  • Informe de lectura de Alice Newton (8 años): Es difícil no preguntarse qué hubiera pasado si la hija de Nigel Newton, el director ejecutivo de Bloomsbury, no hubiera sido cautivada por Harry Potter cuando su padre llevó a casa el manuscrito y ella lo salvó del olvido

Traducción de Jaime Arrambide

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?