Revuelo en Uruguay por un viejo discurso contra los "vagos" de un líder sindical

El histórico dirigente Richard Read dijo en 2013 que "no se puede estar de acuerdo con que la gente no vaya a laburar"
Nelson Fernández
(0)
14 de octubre de 2018  

MONTEVIDEO.- El mensaje fue tan insual que se viralizó en cuanto se dio a conocer en las redes sociales. Pasaron cinco años desde que se escuchó por primera vez, en el palco de un acto sindical, pero en estos días comenzó a circular como nuevo y encontró una audiencia receptiva en Uruguay y otros países.

Quien hablaba era el uruguayo Richard Read, dirigente de la Federación de Obreros y Empleados de la Bebida (FOEB). Se trata de un histórico e influyente gremialista que ganó notoriedad entre la opinión pública por un discurso del Día del Trabajador de 2013.

¿Qué es lo que dice Read en su discurso? En vez de echar culpas exclusivamente afuera por los problemas de los trabajadores, exige que los gremialistas se pongan a la altura de las circunstancias y asuman sus responsabilidades.

"Hay que mirar para adentro en el sindicalismo", pide. "No podemos pedir una sociedad con nivel educativo y moral, con ética y reglas de juego, si nosotros no lo implementamos dentro del sindicato".

Entonces el dirigente encara lo que considera uno de los grandes problemas del gremialismo: "No podemos estar de acuerdo con que la gente no vaya a laburar, o que vaya y haga que labura. No nos mintamos, es un problema".

"Prefiero ser dirigente de un gremio donde la gente no falta nunca, que aprende el oficio, eso no lo quiero perder. No quiero vagos, o el lumpen, no quiero eso en mi sindicato, quiero laburantes", insiste con tono enérgico y en medio de aplausos.

Read recibió ofrecimientos de diversos sectores políticos para postularse a cargos electivos en las elecciones de 2019. En ese contexto, la divulgación del video fue hecha por disidentes del Frente Amplio (FA), en el gobierno desde 2005, que promueven la creación de un nuevo partido de izquierda.

"El sindicalismo es el que debe dar el ejemplo y asumir el problema", dijo Read anteayer a LA NACION, en una entrevista en la que se extendió sobre los temas de fondo del fenómeno viral. A su juicio las declaraciones de 2013 siguen tan vigentes como entonces, y son incluso más necesarias que cuando fueron pronunciadas en aquella reunión gremial.

Orador

Read surgió como dirigente sindical uruguayo durante la lucha contra la dictadura y fue uno de los oradores del primer acto del Día de los Trabajadores durante el régimen militar. El discurso viralizado fue pronunciado cuando se cumplían 30 años de aquel histórico acto. "Fue un discurso nuevo en 2013, pero viejo para mí, porque había percibido que se venía dando un cambio en el laburo, en el orgullo de ser laburante. Se iba dando algo y estaba pasando algo en la sociedad, y era que los códigos estaban en vías de cambiar. Yo entendí que había que decirlo públicamente y recapacitar, pero pasaron los años y lamentablemente el ausentismo se ha duplicado en un año", señaló.

"El sindicalismo es el que debe dar el ejemplo y asumir el problema; fue un discurso para señalar un problema que ya no es de los sindicatos sino de toda la sociedad", precisó sobre el impacto que generaron sus palabras. Pero nunca como ahora esos comentarios encontraron un terreno abonado para su expansión.

Read está en contra de la llamada "década ganada", en alusión a la Argentina y también a Brasil, bajo los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner, Luiz Inacio Lula da Silva y Dilma Rousseff. Pero también se refiere a los sucesivos gobiernos del FA, que sigue en el poder.

"En cada país habrá un análisis de por qué esa ola progresista que inundó América Latina se está retirando y vuelve una ola muy diferente, de derecha o centroderecha. Si se mira qué dejó esa 'ola', algunos compañeros hablan de la 'década ganada' porque lo vinculan al crecimiento económico, pero yo no comparto eso porque es efímero verlo desde el dato del PBI. El paso triunfal de una corriente ideológica pasa por el sistema educativo de un país, cuál es el nivel de educación, de solidaridad, de respeto, de tolerancia, en una sociedad democrática y plural. Y de eso creo que quedamos con un debe".

Read es también severo con la falta de crítica del expresidente José Mujica hacia otros gobiernos de la región que se vieron arrastrados a la corrupción y se embarcaron en otras prácticas ajenas a la democracia, y a los que se les perdona solo en nombre de la cercanía ideológica.

"El pobre, el hijo del trabajador que se vio entusiasmado con una propuesta de izquierda, se desilusiona -dijo con pesar-. Porque transcurre un tiempo y ve que esos dirigentes en los que confió, le mintieron y además, mientras ellos siguen igual o peor, los dirigentes se enriquecieron con actos de corrupción. América Latina está teñida de corrupción".

Y si el silencio ante la corrupción le hace ruido, también le duele la indiferencia ante los regímenes violentos. "Me siento muy frustrado con el silencio de la izquierda uruguaya y organizaciones sociales frente a lo que pasa en Venezuela y en Nicaragua -señaló-. No son las reglas que debería tener una izquierda democrática".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?