Suscriptor digital

Le robaron $35.000 de su kiosco y los vecinos juntaron la plata para ayudarlo

Fabián, el dueño del kiosco
Fabián, el dueño del kiosco
(0)
14 de octubre de 2018  • 12:24

La desazón que sintió Fabián cuando el martes pasado le entraron a robar el kiosco que atiende hace una década en el barrio porteño de Coghlan, lo llevó a pensar en cerrar su negocio. Le habían llevado unos 35 mil pesos en mercadería y no veía la forma de recuperarse.

Sin embargo, un grupo de vecinos de la zona llegó a la puerta del kiosco de Fabián, de 55 años, y le entregó todo el dinero que le habían sustraído. Ellos habían iniciado en secreto una colecta para ayudar al comerciante. "Volví a creer en la gente", señaló el kiosquero, mientras agradecía el admirable gesto.

El martes pasado por la madrugada, delincuentes ingresaron a robar el kiosco de Fabián, para lo cual rompieron las rejas y la puerta del vidrio del local. Si bien no llevaron dinero en efectivo, los ladrones se llevaron todo lo que había en la cigarrera, que había llenado la jornada anterior. También se llevaron unas golosinas al azar. El comerciante, había calculado que el total de las pérdidas alcanzaba los $35 mil pesos.

El negocio de Fabián cuenta, como clientes, a los niños y adolescentes de los colegios que hay por la zona, especialmente el Instituto Educativo Moruli, a los que conoce desde que empiezan el jardín hasta que llegan al séptimo grado y luego a la secundaria.

Posiblemente por esa relación larga con sus pequeños clientes, los padres de los niños de la escuela Moruli decidieron juntar el dinero para reponerle a Fabián lo que había perdido, para que el comerciante no tuviera que cerrar el local, ya clásico de la zona.

Es por ello que el último viernes, este grupo de padres junto a los pequeños clientes de Fabián se juntaron en la puerta del kiosco para entregarle en un sobre el total de la plata recaudada. Coreando el nombre del comerciante, lo hicieron salir de su local y allí, luego de un breve intercambio de palabras, le entregaron el sobre con el dinero.

"Yo en verdad no le regalo nada a nadie", señala el comerciante en el video del momento de la entrega, que circula por las redes sociales. "Pero regalás cariño", le replica una de las madres. Luego, Fabián mira hacia dentro del sobre y al ver allí la plata juntada, hace un gesto de incredulidad y señala: "No, pero yo no perdí todo esto". "Es para renovarte y para que puedas seguir dando caramelos", le dice una de las vecinas, y otra bromea: "Ahora vas a tener cambio".

"Voy a estar agradecido toda la vida con todos los que me ayudaron y que volví a creer en la gente. A veces pienso que como sociedad estamos perdidos, pero mirá esto", concluyó Fabián, en diálogo con el portal Infobae.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?