Suscriptor digital

David Almendra: a los 16 años, se mudó solo a Buenos Aires y se convirtió en un medallista olímpico

La felicidad de Almendra con su medalla de plata; nunca antes la Lucha argentina había subido a un podio olímpico
La felicidad de Almendra con su medalla de plata; nunca antes la Lucha argentina había subido a un podio olímpico
Germán Leza
(0)
14 de octubre de 2018  • 19:38

David Almendra tiene mucho para festejar. A los 16 años, ganó la medalla de plata en lucha libre en la categoría de hasta 55kg, luego de perder por 17 a 6 ante el estadounidense Robert Howard. Es cierto, él quería más. Buscaba la dorada. Por eso rompió en llanto al perder el combate. Su rival levantó su brazo para intentar consolarlo. Es que el sacrificio de David fue enorme. Oriundo de Corcovado, una pequeña localidad de unos 2000 habitantes a los pies de la cordillera en Chubut, decidió instalarse en Buenos Aires para entrenarse en el alto rendimiento con un único objetivo: brillar en los Juegos de la Juventud .

Y lo logró. No fue fácil el derrotero de David, quien primero vivió en Buenos Aires en 2016, y luego volvió con su familia porque no es fácil el destierro y alejarse de la familia. Tan sólo 14 años tenía entonces. Pero en 2018 volvió, se entrenó con el seleccionado y consiguió la clasificación a los Juegos. Se instaló en la pensión del Cenard y asistió a la escuela secundaria de esa institución. Entrenado por el colombiano Wilson Medina, y bajo la supervisión del cubano Erik León -fue coach del seleccionado cubano y tiene más de un campeón olímpico en su lista, David fue perfeccionando su técnica.

Además, sumó una dificultad más. Su especialidad era lucha grecorromana (donde no se utilizan las piernas para la defensa) pero su categoría no se contemplaba en estos Juegos. En enero de este año le propusieron cambiar a lucha libre. Aceptó, aunque no estaba muy convencido. "Fue duro el cambio. Quería seguir haciendo grecorromana. Pero también me ayudó mucho la grecorromana para la libre. Me va bien en ambos estilos", le cuenta David a LA NACION. Y añade: "Estaba pensando en dejarla después de los Juegos pero ahí estoy viendo", confiesa con una sonrisa. Es que después de ver la medalla plateada en su pecho, las perspectivas son otras: "Hay muchas razones para soñar con la libre", dice. David vuelva a recordar a su familia y no duda a quién dedicarle la medalla: "Mi papá y mi mamá se me vienen la cabeza: Sara Irma y Alejandro Fidel. Me dijeron que me apoyaban en todo y que siempre iban a estar conmigo. Y eso es lo que están haciendo. A ellos les dedico mucho esta medalla", expresó el oriundo de Corcovado, que empezó a luchar hace seis años.

León, director técnico nacional de los seleccionados juveniles, llegó a la Argentina hace 11 años para ser el entrenador del equipo argentino. Entre otros logros, Patricia Bermúdez fue campeona panamericana bajo su tutela y también logró un diploma olímpico en Río 2016. Sus ojos se empañan a medida que habla con la prensa. Anteayer, Linda Machuca logró la medalla de plata en la categoría de hasta 73kg. Y ayer, David se subió al podio. "La emoción que embarga mi corazón.", dice León, que hace una pausa. "Si no me morí del corazón hoy es porque no me voy a morir de un infarto. Entre David y Linda, me lo pusieron a prueba", continúa el coach cubano. León agradece el apoyo del Enard y de la secretaría de Deporte. Y también destaca el trabajo en equipo que hicieron junto a la Federación Argentina de Lucha y Wilson Medina, entre otros: "Un solo hombre no es nadie. El hombre es un ser social. Cuando trabajamos en equipo tenemos éxitos. Y por eso lo tuvimos", subrayó.

También se ilusiona con el futuro. Eduardo Lovera -grecorromana, hasta 51kg - estuvo cerca de obtener una medalla de bronce en estos Juegos. Tres luchadores representaron a la Argentina. "Prácticamente, tuvimos que hacer un trabajo de escuelita. No sabían luchar", explica León sobre el trabajo realizado con los adolescentes y con otro grupo de luchadoras y luchadores que hace apenas cinco años que comenzaron con el deporte. Para el entrenador es una ventaja iniciarlos en la actividad porque "cuando vienen con vicios viejos es más difícil quitárselos". Por eso, si las ayudas económicas del estado y del Enard continúan, se ilusiona con el porvenir: "Si podemos trabajar y tenemos el apoyo que tuvimos hasta ahora que fue muy bueno vamos a dar una buena sorpresa en Tokio 2020".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?