Suscriptor digital

Merkel no tiene paz: la derrota de un aliado clave golpea más a su coalición

La CSU, socia en Baviera de la canciller, perdió la mayoría del Parlamento regional; las ondas llegarán hasta Berlín
La CSU, socia en Baviera de la canciller, perdió la mayoría del Parlamento regional; las ondas llegarán hasta Berlín Fuente: AP - Crédito: M. Schrader
Luisa Corradini
(0)
15 de octubre de 2018  

PARÍS.- Con 12 puntos menos que en 2013, la Unión Social Cristiana (CSU), aliada bávara de la canciller alemana, Angela Merkel , sufrió ayer una dura derrota en las elecciones de ese opulento land industrial, cuya onda expansiva se hará sentir con extrema violencia en Berlín.

Al obtener 35,6% de votos, la CSU perdió la mayoría absoluta que tenía desde hacía 69 años en el Parlamento regional de Baviera. El otro gran derrotado es el Partido Social Demócrata (SPD), también socio de la coalición dirigida por Merkel.

Hasta ahora segunda fuerza política del land, el SPD -que perdió 10,5 puntos desde 2013- quedó relegado a la cuarta posición, con 9,5%, el caudal más bajo de su historia, según los sondeos en boca de urna.

El segundo lugar, con 18,3% de los sufragios, le correspondió a la Alianza 90/Los Verdes, que al parecer atrajo a gran parte del voto socialdemócrata, y se ubicó delante del movimiento Electores Libres (una escisión de la CSU).

En tercera posición quedó el partido de extrema derecha Alternativa para Alemania (AfD), con 10,9%, que capitalizó a los electores decepcionados de la CSU. Ese movimiento xenófobo, racista y antiislámico esperaba un mejor resultado. Sin embargo, el partido se situó por debajo de la media nacional registrada en las elecciones legislativas de 2017 (12,6%) y de los 18 puntos que le acuerdan los últimos sondeos a nivel federal.

Los liberales del FDP, por su parte, reunieron 5,1% y superaron el mínimo necesario para ingresar al Parlamento regional. En cambio, con apenas 3,5% de sufragios, el partido ultrarradical Die Linke (La Izquierda) no logró el mínimo requerido por la ley.

Con esos resultados, el Parlamento bávaro estará integrado por seis partidos y, por lo tanto, se verá obligado a recurrir a un juego de alianzas para formar el próximo gobierno regional.

Los resultados de la elección bávara constituyen un duro golpe para la gran coalición liderada por Merkel y para la canciller en particular, que desde hace meses enfrenta serias turbulencias provocadas por su ministro del Interior, Horst Seehofer, por la política inmigratoria.

Seehofer, líder de la CSU y feroz rival de Merkel, amenazó varias veces con renunciar y retirar a su partido de la alianza conservadora, lo que provocaría en forma casi automática la caída del gobierno.

El desastre que arrojaron ayer las urnas debilitó, en todo caso, la posición personal de Seehofer y agudizó la pelea dentro de la CSU que mantiene con el primer ministro del estado regional, Markus Söder, que ocupó ese cargo cuando Seehofer viajó a Berlín para asumir en el Ministerio del Interior.

Pero el impacto de esta elección desborda ampliamente las fronteras del land y amenaza con desestabilizar toda la coalición gubernamental. El presidente del Bundestag, Wolfgang Schäuble, confesó que "esperaba repercusiones".

Castigada en su región, la CSU seguramente intensificará la presión para desbordar a la canciller sobre su flanco derecho, lo que precipitará un nuevo capítulo de la batalla interna sobre la línea del partido y la preparación de la fase post-Merkel.

Todo dependerá, en definitiva, de la elección regional del domingo 28 en Hesse, estado ubicado en territorio de la ex-Alemania comunista que la CDU, el partideo Merkel, dirige en coalición con los ecologistas. El ministro presidente, Volker Bouffier, uno de los pesos pesados de la CDU, aspira a la reelección.

Para Schäuble, interpretados en forma conjunta, los resultados de Baviera y Hesse "afectarán inevitablemente la política nacional y, en consecuencia, la reputación de la canciller".

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?