Suscriptor digital

Mónica Macha: la diputada que no quería ser "machirula"

(0)
15 de octubre de 2018  

Dijo que no quería ser "machirula", pero terminó siéndolo. La diputada nacional Mónica Macha apeló a una de las típicas conductas machistas para atacar a la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich , durante su exposición, la semana pasada, ante la Comisión Bicameral de Seguridad. Lo hizo al recordar que el intendente de Morón, Ramiro Tagliaferro, al que estaba criticando por su política social, había sido esposo de la gobernador María Eugenia Vidal .

Bullrich esperó pacientemente que la diputada terminara y, sin inmutarse, le destacó que, aunque dijo que no iba a hacerlo, terminó actuando como un "machirulo", para redondear su respuesta recordándole que ella, Macha, también es conocida por ser la pareja del ultrakirchnerista Martín Sabbatella.

Las denuncias de Grabois, ahora en formato de libro

"Senegal no tiene embajada en la Argentina, los migrantes de ese origen no hablan español y su color característico -el negro- no atrae hacia ellos los mejores sentimientos por parte de la policía y los inspectores del espacio público". Con una descripción en la que toma partido, el dirigente Juan Grabois, abogado y cara visible del Movimiento de los Trabajadores Excluidos y de la CTEP, denuncia en un libro diversas urgencias y postergaciones sociales, como la situación que viven unos 7000 inmigrantes senegaleses, dedicados en su mayoría a la venta ambulante, en un contexto de alta vulnerabilidad social y conflictividad. Su nuevo formato de denuncias es el libro La clase peligrosa. Retratos de la Argentina oculta, que acaba de publicar la editorial Planeta y en el que repasa distintas historias que conviven a la vera de la economía global y renueva sus críticas al neoliberalismo y al modelo económico vigente en el país.

El conflicto de los senegaleses lo vive de cerca, e incluso por acompañarlos en una protesta permaneció detenido unas horas en la comisaría 18 de San Cristóbal. En el libro, más allá de sus críticas al modelo económico, Grabois reivindica la capacidad productiva de los excluidos y su identidad como trabajadores. Rescata, en ese sentido, la recuperación de "viejos oficios en un heterogéneo conjunto de nuevas actividades, combinando recursos humanos y materiales descartados".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?