Suscriptor digital

Familias frente a frente: un desafío de repostería definió a los contrincantes del próximo duelo

Miembros del jurado de Familias frente a frente
Miembros del jurado de Familias frente a frente
Cecilia Martínez
(0)
15 de octubre de 2018  • 01:37

Con un gran desafío culinario por delante -dar vida a una torta de tres pisos con distintos tipos de relleno y cobertura de ganache de chocolate-, el cuarto episodio del programa Familias frente a frente puso en evidencia que todo logro en la cocina requiere de organización, armonía y creatividad cuando se trabaja en equipo.

De las cinco familias que participaron en la prueba -los Kaspin (cocina judía), los Andreu (griega), los Ho (coreana), los De Santo (Italia) y los Rodríguez (España)- la que logró los peores resultados en la elaboración del pastel fue la española. Esto significa que ha sido el grupo español el elegido para enfrentarse a la familia Rodríguez, de Perú, que quedó en peor posición en el anterior programa, en un duelo que dejará a uno de estos dos equipos fuera del reality el próximo domingo.

Como novedad, en este episodio se indicó a los grupos repartirse las tareas. Los integrantes eligieron a los dos más habilidosos de los suyos en repostería por cada formación para encarar la primera parte de la preparación, y los otros dos fueron instados a abandonar las cocinas en la primera instancia del proceso. A continuación, los que permanecieron fuera tomaron la posta y, en una tercera etapa, se juntaron finalmente los cuatro para ultimar y presentar el plato.

Mauricio Asta, experto pastelero y miembro del jurado junto a Dolli Yrigoyen y Christophe Krywonis, dio las indicaciones . "Parece complicado, pero lo que hay que hacer son los tres bizcochuelos y después ensamblarlos", apuntó.

Antes de empezar, el chef francés también dio un consejo, a modo de advertencia. "Sigan la receta al pie de la letra, mantengan el rigor", enfatizó. Siguiendo esta fórmula fue cómo justamente los menos experimentados en pastelería, los Ho, lograron los mayores aplausos por un pastel que destacó en sabor y en su anhelada geometría de tres alturas.

El equipo coreano mantuvo la calma y el humor, además de lograr un ordenado reparto en las tareas y de ser el primero en cubrir la torta con el temido baño de chocolate. "Es un gran aprendizaje verlos trabajar; cómo pusieron los palitos" para que se mantuviera la estructura del pastel y haber conseguido un ganache bien logrado"", recalcó Dolli. Krywonis también destacó la "serenidad y admirable preocupación" del grupo, aunque, para el paladar de Mauricio, el bizcochuelo estaba "seco".

El trabajo de los De Santo también recibió el reconocimiento del jurado como una de las mejores réplicas de la receta expuesta por Mauricio. Los italianos lograron mantener las formas y obtuvieron méritos en la decoración, además de que supieron divertir a los chefs por la debilidad de Salvatore a la hora de picotear en la cocina mientras prepara los platos.

La devolución para las Kaspin no fue tan positiva ya que la presentación no fue buena (llegaron a comparar su pastel con la torre de Pisa, por su inclinación) y un mal cálculo de la temperatura del horno hizo que la masa se secara más de la cuenta. Este grupo de cocineras no mostró la cohesión y el buen clima de trabajo de los grupos anteriores, a pesar del buen mando de "la bobe", pero logró, sin embargo, obtener un comodín sorpresa para la próxima prueba al ser elegida favorita la ensalada que preparó en una segunda prueba del día.

Los Andreu y los Ramírez vivieron, cada uno en su cocina, momentos de tensión y reproches entre sus integrantes, y fueron sus platos los menos alabados. Sobre los primeros, el conductor del programa, Leandro Chino Leunis, resumió el resultado: "Terminaron como una tragedia griega", bromeó. Dolli destacó "el aplomo de Jorge y su dedicación", aunque apuntó dificultades en el armado y en la cocción de la torta. Christophe fue más tajante y cuestionó "la desunión" del grupo, su "descomunicación completa y la casi falta de respeto (de Elena)", cuya nula participación en las labores del equipo hacia el final de la prueba no comprendió y reprobó.

El clima de trabajo en la mesa de los Ramírez fue aun más denso y, aunque bromearon con que habían cocinado la "torta de Dalí", por su aspecto desprolijo y "surrealista", debido a diversos errores en el armado, el jurado indicó además que no estaba logrado el sabor buscado.

El grupo español quedó así como uno de los dos candidatos a quedar fuera del programa en la fase eliminatoria de la próxima semana, oportunidad en que se presentarán nuevos retos para los concursantes.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?