Suscriptor digital

La formación docente, eje de un nuevo proyecto de cooperación con Francia

Una delegación de ese país participó de reuniones con funcionarios locales; claves para lograr alumnos "exitosos"
Fabiola Czubaj
(0)
15 de octubre de 2018  

La formación docente profesionalizada, basada en resultados de la investigación científica en distintos campos asociados con el trabajo en las aulas y la evaluación sostenida de indicadores de calidad, es uno de los factores esenciales en un sistema educativo que aspire a alumnos "exitosos", de acuerdo con dos representantes del Ministerio de Educación de Francia que intercambiaron conocimientos y experiencias con funcionarios locales.

Christophe Bernard, jefe de la Oficina de Formación del Personal Docente y de la Educación , y Ludovic Morge, director de la Escuela Superior del Profesorado y de la Educación de Clermont-Auvergne (centro de Francia), participaron la semana pasada de una reunión del Instituto Nacional de Formación Docente (Infod), a propósito de la reunión de la Mesa Federal de Formación Docente. Ambos forman parte de un proyecto de cooperación educativa bilateral, según precisaron desde la embajada de Francia.

En la sede del Instituto Francés de la Argentina, frente al Palacio San Martín, Bernard y Morge conversaron con LA NACION sobre políticas públicas, desafíos en el aula para lograr "alumnos exitosos" -como definen- y la importancia de las decisiones basadas en la investigación para diseñar planes de formación docente.

"Tenemos la oportunidad de identificar diferencias estructurales, pero también puntos de encuentro sobre ciertos interrogantes actuales, como las innovaciones pedagógicas, la formación a distancia o el lugar que tiene que ocupar lo digital en la capacitación de alumnos y docentes", indica Bernard, doctor en Letras con formación de grado en docencia universitaria e integrante del jurado del concurso de admisión al cuerpo de inspectores del Ministerio de Educación de su país.

Christophe Bernard, Oficina de Formación del Personal Docente y de la Educación de Francia
Christophe Bernard, Oficina de Formación del Personal Docente y de la Educación de Francia

Otra coincidencia entre ambos países, según destaca, es la "masificación" de la educación en el sentido positivo del término. "Lo que tenemos que lograr, ahora, es la individualización a través de la diferenciación pedagógica: atender las necesidades diversas entre los alumnos de un sistema educativo colectivo", precisa.

En el camino para lograrlo, suma la revolución digital ("que también es cognitiva", afirma) y la formación de maestros y profesores que "contribuyan al éxito de sus alumnos en un colectivo como nación", indica sobre un desafío que atribuyó a la sociedad, no solo al sistema educativo.

Morge dirige uno de los 32 institutos de formación docente de Francia. Ahí llegan los aspirantes a maestros y profesores con un título universitario previo de por lo menos tres años de estudios. Entre los docentes de primaria, lo más común es la formación en ciencias de la educación, mientras que en los que se inscriben para enseñar en el secundario suelen llegar con formación en alguna disciplina, como biología, matemática o letras, entre otros. Durante el primer año de ese máster, la formación incluye teoría y la preparación para el concurso que les otorgará el cargo en el sistema de la administración pública. El segundo año incluye teoría y prácticas con supervisión.

"Cuando recibo a los ingresantes de primer año les planteo una dicotomía -cuenta Morge-: no es lo mismo dar una clase que hacer que todos los alumnos tengan éxito. Para esto, sí hay que formarse. Esto, a la vez, plantea preguntas para poder diferenciar entre qué es dar una clase, con dominio del tema y el manejo de la disciplina, y qué es lograr que los alumnos alcancen el aprendizaje deseado".

Ludovic Morge, Escuela Superior del Profesorado de la Educación de Clermont-Auvergne
Ludovic Morge, Escuela Superior del Profesorado de la Educación de Clermont-Auvergne

Aquí, según dice, surge otra pregunta: ¿qué es ser docente? "Hay personas en la sociedad que no tienen tan claro que haya que formarse para dar clases. Hay quienes llegan a nuestros institutos con la idea de que con el manejo de un campo del conocimiento y habilidades para manejar el grupo se puede ejercer la profesión y, en realidad, ser docente es formarse para lograr que todos los alumnos sean exitosos", responde Morge, profesor de Ciencias de la Educación.

¿Qué se considera éxito? Según coinciden los entrevistados, que los estudiantes alcancen los objetivos que fija el Ministerio de Educación francés para cada grado y nivel. Morge los define como un conjunto de habilidades a desarrollar, pero que están condicionadas por factores como el clima escolar y las competencias de los adultos que rodean a los estudiantes, entre otros. Y eso es más que las buenas calificaciones.

"Las competencias no se limitan a ciertos conocimientos, sino al desarrollo de la autonomía y la convivencia con los compañeros, que va más allá de una nota -aclara-. En ciencias, por ejemplo, el objetivo de esas capacidades es desarrollar el espíritu crítico".

Bernard define como "otra herramienta" para ese éxito las "marcas anuales", documentos que ayudan a determinar avance en el conocimiento adquirido. Es que hay que poder medir y evaluar cada logro. "Estamos desarrollando un dispositivo nacional de evaluación para ciertas edades que se pondrá en marcha el próximo año -anticipa-. Con los resultados, los docentes sabrán en qué estado están sus alumnos y podrán hacer los ajustes necesarios".

Recientemente, el Ministerio de Educación fijó como objetivos de la enseñanza para primer grado que los chicos sepan leer, escribir, contar y respetar al prójimo. Otra "prioridad de prioridades" educativas en Francia está en el inicio de la escolaridad, por lo que bajó a los tres años la obligatoriedad de la educación con la escuela materna.

"Tenemos que hacer que la formación docente ayude a deconstruir las representaciones que existen sobre la formación docente -opina Morge-. Los institutos tienen un trabajo extraordinario en cuanto a presentar la realidad de la profesión, que es exigente, que presenta dificultades, pero es clave para LA NACION y puede ser fuente de dicha inmensa".

Definiciones de dos expertos

Investigación científica para mejorar resultados

Christophe Bernard, Oficina de Formación del Personal Docente y de la Educación de Francia

  • "Hay que lograr la individualización por la diferenciación pedagógica: atender las necesidades entre los alumnos de un sistema educativo"
  • "Hay que poder medir cada logro para que el docente sepa en qué estado están sus alumnos"

Ludovic Morge, Escuela Superior del Profesorado de la Educación de Clermont-Auvergne

  • "Hay personas en la sociedad que no tienen en claro que haya que formarse para dar clases"
  • "Tenemos que hacer que la formación docente ayude a deconstruir las representaciones que existen sobre la formación docente"

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?