Suscriptor digital

El secreto de los Pumitas: la historia detrás del oro olímpico en Buenos Aires 2018

Los pumitas se consagraron campeones olímpicos en Buenos Aires
Los pumitas se consagraron campeones olímpicos en Buenos Aires Fuente: LA NACION - Crédito: Rodrigo Néspolo
Agustín Monguillot
(0)
15 de octubre de 2018  • 19:20

Arrasador de punta a punta. El seleccionado argentino de rugby Sevens se consagró campeón invicto en los Juegos de Buenos Aires 2018 y coronó con broche de oro un largo proceso de preparación, en un estadio que explotó de gente durante los tres días de competencia y con un plantel que entregó nombres a tener en cuenta para el futuro.

Los Pumitas arrasaron en el Seven - Fuente: Twitter

04:12
Video

La producción de los argentinos fue demoledora de principio a fin. En su primer día de competencia, clavaron dos goleadas a Samoa (50-7) y Japón (45-0). Durante el domingo, que se anunciaba como la jornada más exigente, consiguieron su pasaje a la final con dos triunfos claros ante Francia (el campeón defensor) por 29-12 y por 34 a 5 ante Sudáfrica, que había llegado a Buenos Aires como candidato por su fuerte tradición en el Seven y ni siquiera terminó en el podio.

Ya clasificados, el lunes empezó con un trabajoso triunfo ante Estados Unidos por 22 a 14, donde se vio a los jugadores más pendientes de la definición. Minutos después, Francia le ganó el mano a mano a Japón por el pasaje a la final y así se repetía la misma definición de los Juegos de Nanjing 2014, donde la Argentina le había ganado a los galos en la ronda clasificatoria y fue sorprendido en el último partido.

Como si hubieran tomado nota, los Pumitas 7's jugaron un primer tiempo soberbio y se fueron en ventaja por 19-0. Golpearon al minuto con una contra de Tomas Vanni que culminó Ignacio Mendy y ampliaron con una buena maniobra de Lucio Cinti y un try de Nicolás Roger tras una pelota recuperada. Se complicó en el inicio del complemento, con los argentinos mostrando signos de cansancio y los franceses envalentonados por los dos tries de Troubal. Dos amarillas por inconductas rivales y un try de Marco Costa sentenciaron el partido.

El Oro fue la consecuencia de un largo proceso que fue encarado desde la Unión Argentina de Rugby hace tres años y medio. Entrenados por Lucas Borges, ex Puma que formó parte del plantel que logró el histórico tercer puesto en el Mundial de 2007, el seleccionado realizó giras por Francia y Sudáfrica durante el último año, lo que les permitió interiorizarse sobre sus rivales ante la ausencia de una competencia oficial. También hicieron concentraciones en distintos puntos del país y se entrenaron con los mayores del Seven, donde fueron asistidos por un coach de lujo como Santiago Gómez Cora.

Los resultados se vieron en la cancha: un equipo visiblemente aceitado en cuanto al sistema, que destacó en ofensiva con sus destrezas individuales y nunca perdió el orden y la agresividad para defender. Los números finales son arrasadores: 34 tries marcados (todos los jugadores hicieron al menos uno) y apenas 8 recibidos en 6 partidos. "Esto le pasa a 12 jugadores cada cuatro años y nos tocó a nosotros. Todavía no caigo", dijo un emocionado Juan Martín González, su capitán.

Los apoyaron fervorosamente unas 4.000 personas que durante tres días colmaron La Boya, el anexo del Club Atlético de San Isidro que fue sede del rugby. Un final perfecto para Agustín Pichot, el gran promotor para que el rugby volviera a ser deporte olímpico y que ayer participó de la entrega de medallas. Es el primer Oro olímpico en la historia del rugby argentino.

También quedaron buenas señales pensando en el futuro. Así como Nanjing fue el punto de partida para el ascenso meteórico de Bautista Delguy hacia Los Pumas, Buenos Aires sirvió para ver algunos nombres que dentro de unos años estarán nutriendo tanto a los seleccionados mayores como a Jaguares. Por citar un caso, Ignacio Mendy demostró su potencial y cerró como tryman del equipo, con 7 conquistas. Hijo del ex Puma Cristian Mendi, el back de los Tilos impactó por su facilidad para sacarse marcas de encima gracias a su velocidad, cambio de pasos y potencia.

Pero más importante fue el altísimo nivel que mostró un plantel que estaba entusiasmado con aprovechar este torneo como una vidriera para mostrarse. Días antes de que empezara la competencia, Borges le decía a LA NACIÓN: "La materia prima la tienen, pero tendrán que confirmarlo". En estos Juegos ya mandaron su primer mensaje.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?