Suscriptor digital

La actualización del fondo del conurbano sube la tensión entre Macri y Vidal

La gobernadora bonaerense reclama $19.000 millones, pero desde la Casa Rosada advierten que "no hay plata"
La gobernadora bonaerense reclama $19.000 millones, pero desde la Casa Rosada advierten que "no hay plata" Fuente: Archivo
Santiago Dapelo
(0)
15 de octubre de 2018  • 19:42

La discusión por el presupuesto podría derivar en un enfrentamiento impensado entre el gobierno de María Eugenia Vidal y la Casa Rosada. Es que la mandataria bonaerense pedirá que se incluya un artículo con la actualización del fondo del conurbano por un total de 19.000 millones de pesos, pero se encontrará con una barrera infranqueable: el gobierno de Mauricio Macri , que tiene por objetivo llegar al equilibrio fiscal, no accederá al pago total de esa deuda.

Así, la ya fría relación entre el Presidente y la gobernadora tendrá una dura prueba en el corto plazo. Desde La Plata ya instruyeron a los legisladores para sumar un artículo a la ley de presupuesto con la actualización del fondo, que se votó en la ley de Consenso Fiscal que se aprobó en diciembre último.

El argumento central de la solicitud se funda en dos variables que, desde el punto de vista bonaerense, son indiscutibles: al momento de negociar la recomposición del fondo del conurbano la inflación proyectada por el Gobierno para este año era del 10 por ciento y del 5% para 2019. Hoy, según reconocen cerca de Macri, la inflación cerrará el 2018 arriba del 40% y la establecida en el presupuesto que se debate en Diputados es de 23%.

De los 65.000 millones de pesos que tiene previsto cobrar Vidal, unos $44.000 millones, es decir dos tercios, se fijaron a valor nominal, sin actualización. La diferencia, los $19.000 millones que reclamará la gobernadora, surgen de ahí.

El Gobierno aceptó negociar, aunque pone reparos en los montos. "La vamos a ayudar siempre, pero los costos no los puede pagar siempre la Nación. No tenemos 19.000 millones de pesos, no hay...", describieron fuentes oficiales.

Según pudo saber la nacion, la administración nacional estaría dispuesta a ceder la mitad. Macri y Dujovne ya avisaron que la baja del déficit fiscal no se negocia.

Los reclamos y fastidios por ahora se mantienen bajo reserva. Cerca de Vidal describen a los funcionarios nacionales de "insensibles". En la trinchera de enfrente los acusan de priorizar la política con miras en las elecciones antes de acompañar el "esfuerzo" que implica "la normalización de la economía".

Lo cierto es que Vidal está "enojada" con Macri desde hace algunas semanas. La razón fundamental es que cree que no la escuchan. Su malestar también alcanza al jefe de Gabinete, Marcos Peña y con el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne . En la Casa de Gobierno no quieren entrar en conflicto y aseguran que la relación es "muy buena, como siempre".

En los próximos días los diputados por Buenos Aires que integran la comisión de Presupuesto harán el planteo formal. En la provincia se entusiasman con lograr el respaldo de parte de la oposición.

El ministro de Economía bonaerense, Hernán Lacunza, ya habló del tema con los ministros del Interior, Rogelio Frigerio , y Hacienda, Nicolás Dujovne. También sondeó el asunto con el resto de sus pares. En todos los casos encontró buena predisposición para tratar el tema.

En sus exposiciones Lacunza señaló que la provincia de Buenos Aires es el distrito que mayor volumen de subsidios absorberá. Entre lo que la Nación le girará en materia de transporte, energía y agua suman 28.000 millones de pesos. Casi duplicaría el déficit provincial.

"El reclamo de Vidal por actualización del Fondo es legítimo; hay que ver como lo enmarcamos en la negociación legislativa con el peronismo", afirmaron fuentes cercanas al ministro Frigerio.

El nuevo escenario también generó preocupación entre los que lideran la negociación por el presupuesto. Es que la aprobación de esa norma "está atada con alambras", según reconocieron desde el oficialismo. Después del escándalo por el aumento retroactivo del gas -que en acuerdo con el Gobierno el Senado la dio de baja la última semana-, no hay margen para nuevos conflictos.

Como adelantó la nacion el último sábado, el vínculo entre Macri y Vidal no pasa por su mejor momento. "La gobernadora decidió dejar de involucrarse en las decisiones nacionales", dijeron fuentes de La Plata.

La mandataria bonaerense decidió tomar distancia. Entre las razones que enumeran cerca de Vidal se destaca que su voz ya no tiene peso en la toma de decisiones. Vidal, al igual que el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y el presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó, pidió incorporar figuras de otras fuerzas políticas al gabinete, algo que Macri desechó. Este fue solo un ejemplo.

Pero pese al disgusto no habrá desplantes. Cada vez que Macri encabece un acto en territorio bonaerense, Vidal estará a su lado.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?