Suscriptor digital

Negocios: genética argentina para conquistar Sudáfrica

Además de vender genética de soja, la empresa de Lafuente hace siembra propia
Además de vender genética de soja, la empresa de Lafuente hace siembra propia
Fernando Bertello
(0)
20 de octubre de 2018  • 01:58

Francisco Lafuente, un experto en producción agropecuaria, fue a probar suerte a Sudáfrica en 2004. Llegó para impulsar en ese país el sistema de almacenaje de granos en silobolsas de una firma argentina. Al poco tiempo empezó a trabajar en un fondo que terminó invirtiendo US$120 millones en la compra de tierras en África.

Hoy, Lafuente es director y accionista de Southern Hemisphere Seeds, una empresa que creó con Russell Du Preez, un socio sudafricano. De llevar semillas de soja argentina para la comercialización en ese país, también se metió con otro cultivo que brilla: el zapallo. También con genética argentina. En la actualidad, Lafuente viaja periódicamente a ese país por su actividad.

En un país donde hay 7 millones de hectáreas para agricultura, y de acuerdo a los expertos hay potencial para 13 millones de hectáreas, el zapallo es en venta de semillas el que tiene la segunda facturación a nivel de vegetales en ese país, después de la cebolla.

Por el lado de la soja, en tanto, Sudáfrica tuvo el último año una producción récord de 1,5 millones de toneladas. Para comparar, hace diez años producía 400.000 toneladas de soja. En zapallo la estimación es más difícil, ya que hay mucha producción en minifundio, pero hay un mercado de semillas híbridas al que apunta Lafuente y que representa una facturación de US$5 millones.

"Sudáfrica es un país que tiene mucho consumo de vegetales de pulpa por la cultura inglesa. Además, sirve como mercado de exportación a Europa y otros países en contraestación. Hay tres zonas de producción que son las zonas del Southern Cape, las provincias de North West y Limpopo y lo que se llama el highveld, que es el centro de Sudáfrica. Sin embargo es un cultivo que a nivel minifundio está muy muy desarrollado a lo largo de todo el país", contó.

Según explicó, recurrieron al cultivo porque, después de la cebolla, es el cultivo que tiene la facturación más alta en venta de semillas en el mercado de vegetales de Sudáfrica. "Es un cultivo que se siembra durante 10 meses del año, cumpliendo nuestro objetivo de generar una facturación constante para diversificar riesgos", señaló.

Lafuente y su socio apostaron a la genética argentina ya que el 60% del market share del cultivo de zapallo en Sudáfrica lo tenía un zapallo de origen brasileño llamado Pluto, con unos "rindes espectaculares, buena calidad y homogeneidad de producción".

"Con esta información corroboramos que en la Argentina Pluto era uno más del mercado y había productos de otra compañía que tenían el 75% del mercado argentino y lo superaban en casi todas las zonas en esos tres atributos (rindes, calidad y homogeneidad). Esta compañía independiente argentina tiene una de las bases de germoplasma en zapallos butternut y zapallitos más importante del mundo", recordó.

Las hortalizas le dieron un impulso a la empresa de Lafuente
Las hortalizas le dieron un impulso a la empresa de Lafuente

Empezaron en Sudáfrica testeando la genética argentina y desde 2014 comercializan cuatro productos de zapallo híbrido argentino: Y 538; Y 1390; Y 1138 e Y 3706. "Nos están ayudando a ganar market share año a año en todas las condiciones de producción y ambientes", expresó.

"Este es un producto que con el adecuado asesoramiento tiene un diferencial en el rendimiento muy alto. Es por eso que nuestra empresa se dedica a hacer programas de extensión con productores para que los productos tengan la mejor performance", agregó.

También lanzaron un producto con alto contenido de azúcares y para apuntar al mercado de exportación y a productos procesados como tartas, purés y bandejas con productos listos para usar.

¿Cómo es producir zapallos en Sudáfrica? Según Lafuente, producir vegetales en Sudáfrica es un tema complejo. "El suelo carece de toda vida, solo es un sustrato pobre y con bajo contenido de nutrientes. Por lo tanto, hay que suplementar mucho con todo. Por otro lado, las plagas son similares a las de todo el mundo, pero africanizadas, con lo cual hay que controlarlas más", describió.

La producción tienen destino tanto para el mercado interno como la exportación
La producción tienen destino tanto para el mercado interno como la exportación

"Los costos son mucho más elevados, por eso la productividad es fundamental a la hora de la producción. A diferencia de la Argentina, una cebolla o un zapallo híbrido rinde entre un 20 y un 30 % más que el OP (un cultivar llamado de esta manera). Obviamente cuando se usan 250 kg de nitrógeno (para fertilización) por hectárea tiene un impacto muy importante a la hora de los márgenes", añadió. El suelo requiere en ese país más fertilización.

Según detalló, hoy para la comercialización de zapallo existen cuatro canales bien definidos: exportación, contratos directos con supermercados, mercados centrales (hay tres importantes, como Johannesburgo, Durban, Bluefontein) y lo que se llama el "hawker market", que según señaló son las ventas a pequeñas verdulerías.

"Recordemos que hay más de 15 millones de sudafricanos que viven en asentamientos informales y todos comen Butternut Pie (tarta de zapallo)", remarcó.

Soja

Antes que el zapallo, Lafuente y su socio comenzaron llevando semilla de soja argentina. "Hoy tenemos un portafolio de cinco productos que son producidos bajo la marca soYield. La semilla básica se importa todos los años de la Argentina y la sembramos para producir nuestra propia semilla fiscalizada. Tenemos cuatro empresas proveedoras y manejamos sojas desde el grupo 5.2 hasta el 6.5 todas RR indeterminadas. También estamos con un programa de desarrollo de sojas no GMO (no transgénica) de ciclo largo para ser comercializadas en otros países de África. Este proyecto dará sus primeros frutos en dos años", precisó. Su firma también trabaja con el girasol de la firma del argentino Ricardo Reddy.

Al margen de la actividad con la venta de semillas, la empresa de Lafuente y su socio siembra 1000 hectáreas de soja y 50 hectáreas entre zapallo, coriandro, tomate, repollo, sandía y zucchini. La mayor parte de la superficie se trabaja sobre campos alquilados o en sociedad con otros productores.

La genética argentina encontró un lugar en ese país y Lafuente la busca potenciar
La genética argentina encontró un lugar en ese país y Lafuente la busca potenciar

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?