Suscriptor digital

Pipo Cipolatti cobró durante meses la jubilación de su madre fallecida y podría ir a juicio

(0)
16 de octubre de 2018  • 16:57

Pipo Cipolatti fue denunciado ante la justicia y podría ir a juicio. El músico es acusado de haber cobrado la jubilación de su madre durante seis meses tras su muerte, habiendo falsificado el certificado de supervivencia. Según se dio a conocer, el cantante cobró casi 160 mil pesos entre jubilaciones y pensiones de la Policía Federal, defraudando la caja de retiros.

"Yo me muevo en un mundo del sarcasmo y la ironía sana y trato de tomarlo con humor pero es bastante jodida la historia", dijo en diálogo con Mariano Iudica en Involucrados. "No es así como se lo dice mediáticamente", alegó y aclaró que los papeles en estos casos rinden más que las palabras.

A continuación procedió a contar su versión de los hechos. "Es medio larga la historia y comienza con mi mamá con la cadera rota e internada en el Hospital Churruca. Ella la estaba pasando mal, le habían dado el alta y todavía no le habían puesto la cadera y me llaman de Superintendencia de Bienestar, de la Policía Federal, para que ratifique lo que había dicho y lo hice". En septiembre del 2013, el cantante había escrito una carta abierta denunciando el maltrato médico que sufría su mamá.

Pipo Cipolatti cobró la jubilación de su madre fallecida y podría ir a juicio - Fuente: YouTube

04:52
Video

En ese momento, Pipo comienza a hacer los trámites para denunciar la mala atención que había recibido su mamá. "Hicieron un sumario administrativo por una presunta mala praxis, y como eso iba a llevar mucho tiempo le dieron la posibilidad de llevar adelante una internación domiciliaria". En ese momento, María Rosa Arias de Cipolatti fallece, por lo que no llegan a trasladarla a su hogar. "A mí me dicen 'quedate tranquilo, vos seguí yendo a cobrar la pensión'".

"Muchas cosas me las decían por teléfono, y a mí seguir cobrando esa pensión me permitía pagar algunas deudas que había dejado mi mamá. Yo avisé que iba a hacer eso y pedí permiso porque internamente me tenían que compensar", aseguró, sin nombrar a quienes le dieron ese consejo. "Pero ahora dicen que falsifiqué una firma y eso es mentira. Yo estaba convencido de que seguir cobrando se permitía porque me dijeron que me iban a ayudar de alguna manera por el supuesto caso de mala praxis que había sucedido".

También relató que sus hijos lo acompañaban cada vez que iba a cobrar. "Iba con los mellis a cobrar y ellos le agradecían al cielo".

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?